Fiscales brasileños denuncian al juez que intentó liberar al expresidente Lula

Un grupo de 103 fiscales pertenecientes al Ministerio Público Federal y a los ministerios públicos de diferentes estados presentaron una denuncia ante el Consejo Nacional de Justicia (CNJ) contra el juez que intentó liberar ayer al expresidente Lula da Silva de prisión, Rogério Favreto.

Los fiscales consideran que la decisión de Favreto “viola flagrantemente el principio de colegialidad, y por consiguiente, el orden jurídico y el Estado Democrático de Derecho”, según la petición divulgada este lunes, en que piden que el CNJ tome medidas contra el juez.

Favreto pertenece al Tribunal Regional Federal de la 4ª Región (TRF-4), el que condenó a Lula en segunda instancia a 12 años y un mes de cárcel, y el domingo aprovechó que estaba de guardia para lanzar una orden urgente de puesta en libertad del expresidente.

Tras un tira y afloje judicial dentro del mismo tribunal, el presidente del TRF-4, Carlos Eduardo Thompson Flores, derribó la medida de forma definitiva.

Los fiscales consideran que un único juez “es incompetente para revocar la decisión de un colegiado (el conjunto del tribunal)” y que el reglamento establece que durante una guardia no se pueden apreciar peticiones ya analizadas anteriormente.

Lula está cumpliendo su condena de forma preventiva y está internado en la Superintendencia de la Policía Federal de Curitiba (estado de Paraná, sur) desde el pasado 7 de abril.

Está acusado de delitos de corrupción pasiva y blanqueo de dinero por presuntamente haber recibido de manos de la constructora OAS un apartamento de lujo, que sería un agradecimiento por los favores prestados dentro de la trama corrupta de Petrobras.

Hasta ahora todos los recursos que su defensa había presentado en instancias superiores para lograr la libertad provisional fueron negados.

Sin embargo, el 6 de julio, dos diputados del Partido de los Trabajadores (PT) presentaron una nueva petición ante el TRF-4, y Favreto, que estaba de guardia el fin de semana, la aceptó poco después.

Lula es el candidato del PT para las elecciones generales que Brasil celebrará en octubre y el favorito en todas las encuestas.

Es poco probable que pueda presentarse, dado que la legislación brasileña prohíbe candidaturas de condenados en segunda instancia, pero su partido y sus abogados aseguran que recurrirán hasta el final.

Consideran que el exmandatario es un preso político y que está siendo perseguido por la Justicia y los principales medios de comunicación para evitar que vuelva al poder. (Sputnik)

zzz/jr/rp

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.