La última imagen de Allende

allende 1El entonces teórico francés de la guerra de guerrillas, Régis Debray, que acompañó al Che Guevara en la campaña de Bolivia, en 1967, dejó una imagen directa, cálida y sorprendente de Salvador Allende en la intimidad, publicada en la prensa francesa el 15 de septiembre de 1973, cuatro días después del golpe militar. Este texto muestra -como pocos- en toda su complejidad la rica personalidad del Presidente derrocado, debatiéndose entre las presiones militares y la de sus propios partidarios, en los días previos al Golpe de Estado que acabaría con su vida.

La versión completa de este extraordinario documento histórico fue recogida por el periodista Camilo Taufic en el libro “Chile en la Hoguera / Crónica del Golpe Militar”, best seller en Argentina y España a partir de su aparición en Buenos Aires, en febrero de 1974, reeditado en Santiago por Cesoc.

El relato en primera persona de Régis Debray, con la perspectiva del tiempo transcurrido, sorprenderá tanto a los allendistas como a sus adversarios, sobre todo en lo que se refiere a la alternativa de “vía pacífica” o “vía armada” que se presentaba ante el Jefe de Estado, una vez más, y como sin solución, en sus horas finales en La Moneda.

El que habla, en todo caso, es Régis Debray y no Allende. Es un texto fuertemente subjetivo el que se reproduce en estas páginas, salido de la pluma de un hombre apasionado, que penetró en la mente del “Chicho” con tanta lucidez como anteriormente había interpretado el pensamiento del “Che”.

Digamos en este punto que, luego de su aventura en las serranías bolivianas y su interés por la Unidad Popular chilena, Régis Debray devino en encorbatado alto funcionario de los gobiernos socialdemócratas franceses, académico fundador de la “Mediología” y presidente del Instituto Europeo de Ciencias de las Religiones, inaugurado en París el 22 de junio de 2003, bajo el alero del Ministerio de Educación Nacional francés. ¿Su objeto? Promover la enseñanza “del hecho religioso” desde una perspectiva laica y racionalista.

CHIVO EXPIATORIO

Eliminado Salvador Allende, la Junta Militar no sólo ocultó a los ojos del pueblo chileno lo que entonces parecía un crimen, sino que volcó todos los recursos de su propaganda (prensa, radio, televisión) en contra de aquel hombre que la había marcado a fuego con la frase “sólo muerto me sacarán de La Moneda”.

Allende fue acusado de llevar una vida licenciosa, de tener “una media docena de mansiones”, de preparar un golpe sangriento “para quedarse con todo el poder”… una campaña reiterativa e ingenua, que no convenció ni a los propios partidarios de la Junta. El corresponsal del diario tradicional brasileño Jornal do Brasil, escribía el 10 de octubre de 1973, desde Santiago: “La persona más insultada y vilipendiada en este momento, en toda la historia de Chile, llámase Salvador Allende Gossens… Si Allende hubiese bebido la mitad del whisky que dicen, entonces él se bebió la mitad de la producción de whisky de Escocia en un año… Los males que afligen a Chile parecen tener un único culpable: Allende. Es el chivo expiatorio, y se está intentado transformarlo en símbolo de todo lo que en Chile debe ser evitado de aquí en adelante”.

La residencia presidencial de Tomás Moro, destrozada por la aviación a bombazos, saqueada después por sus vecinos derechistas del barrio Las Condes, que llenaron sus autos con objetos arrancados a tirones de sus ruinas aún humeantes, estuvo dos meses abierta al público, bajo custodia policial para exhibir el guardarropa de Allende, su despensa, el jardín y las cocheras, la mecedora junto a la chimenea donde leía en las noches.

Pero sus amigos hicieron un retrato más fiel de lo que auténticamente fue el Presidente Allende. El conocido escritor francés Régis Debray, que acompañó al Che Guevara en su guerrilla en Bolivia, y que fue huésped de Allende en su hogar, aunque no compartía sus concepciones políticas de tránsito pacífico al socialismo, escribió al calor de los hechos (el 15 de septiembre de 1973, en la prensa francesa), un vivo esbozo del presidente inmolado.

1 comentario
  1. BENITO JARAMILLO ARANCIBIA dice

    Bien El Compañero Presidente, siempre será un ejemplo de dignidad y compromiso, para con los desposeídos de Chile y el mundo, quisieron borrarlo mas no pudieron, creo que para el mundo mostraron la imagen de Allende armado, pero la historia se va construyendo a medida que avanza el tiempo, hay mas antecedentes, como su ultima foto, que de acuerdo a mas versiones el Gobierno de Chile reconoce como probablemente su ultima imagen, cuando saluda a un grupo de estudiantes desde el balcón, yo soy uno de ellos ( el de los cuadernos en la mano ) fuimos testigos del retiro de Carabineros y tanquetas que custodiaban el palacio de Gobierno ( Benito Jaramillo A) hasta siempre con Allende.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.