Jon Lee Anderson dice que Pinochet era “fascinante” porque era “como el último nazi”

Jon Lee AndersonEl periodista norteamericano que escribió la más completa biografía sobre Ernesto “Che” Guevara, acaba de presentar el libro “El dictador, los demonios y otras crónicas” donde incluye una conversación con Augusto Pinochet en la que éste confiesa que él fue “sólo un aspirante a dictador”. Entrevistado en forma exclusiva por el diario argentino Página 12, Anderson señaló que el chileno “era un pedazo de historia viva” y por eso quería “mirarlo a los ojos”.

El mejor biógrafo del Che, el estadounidense Jon Lee Anderson, entrevistado por el diario Página 12, al ser consultado si “cuando vio a Pinochet, ¿vio al mal?” explicó que el chileno “era fascinante porque era como el último nazi, por así decirlo. Si usted tuviera que decir quiénes eran las más reconocidas caras del fascismo, del credo totalitario de derecha del siglo XX, comenzaría con Hitler, seguido por Mussolini, seguido por Franco y seguido por Pinochet”. Y agregó: “Eso era fascinante, por eso quería mirarlo a los ojos”.

Para Anderson, autor del libro “El dictador, los demonios y otras crónicas”, donde entrevista al hombre que derrocó a Salvador Allende en 1973 y ordenó bombardear el palacio de La Moneda, Pinochet “era un pedazo de historia viva. Estaba convencido de que tenía la razón”.

El estadounidense entrevistó a Pinochet en 1998 en Londres, antes de ser detenido y fue responsabilizado de haber filtrado la información que le permitió al juez Garzón solicitar su captura y pedir su extradición, lo que mantuvo al dictador más de un año bajo arresto.

“Yo reconocía que él era un hombre de esa época, que tanto los hombres de izquierda como de derecha eran capaces de acciones apocalípticas, que implicaban a veces el asesinato masivo. Es un fenómeno que tiene que ver con esa vertiente histórica y a lo mejor ha marcado por el hecho que por primera vez descubrimos la forma de acabar con la humanidad. Porque a partir de la bomba atómica y el Holocausto –casi como que van de la mano–, tenemos un período de ruptura con esos credos totalitarios y una nueva generación de contestatarios, un poco descendidos del totalitarismo, pero ya rebeldes, buscan la utopía. Y la buscan a la buena y a la mala. Desde el Che hasta Pol Pot, desde Abimael Guzmán a Marcos, pero son parte de lo mismo, es la búsqueda de la ruptura”señala Anderson en la entrevista concedida hace unos días en México.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.