Los cuatro sacerdotes más cercanos a Karadima reconocen culpabilidad de ex parroco de El Bosque en abusos sexuales

En un comunicado de prensa, los obispos de la Iglesia Chilena formados por el ex párroco de El Bosque acogen la sentencia del Vaticano que declara culpable de abusos a Fernando Karadima.

Andrés Arteaga, Juan Barros, Tomislav Koljatic y Horacio Valenzuela son los nombres de los cuatro sacerdotes formados por Fernando Karadima que, mediante un escrito, reconocieron la culpabilidad de éste en los abusos sexuales en que está implicado, y “con gran dolor” mostraron su adhesión a la condena de la Santa Sede.

En la declaración, emitida desde la Asamblea Plenaria en Punta de Tralca, especifican que “junto al Santo Padre reiteramos nuestro más absoluto rechazo y dolor por cualquier actitud impropia de un consagrado”. Asimismo, manifestaron su solidaridad y cercanía con las víctimas y sus familias. Agregan que “cada uno de nosotros ha sido duramente impactado por esta tan lamentable situación y hemos también vivido jornadas muy tristes”.

Se trata de cuatro obispos muy cercanos a Karadima, que trabajaron con él en la Parroquia de El Bosque, siendo esta la primera vez que se refieren en conjunto al tema.   

1 comentario
  1. Quiero manifestar mi más absoluto rechazo a la tardía reacción que ha tenido la Iglesia Católica frente a los casos de abusos sexuales cometidos por los “representantes de la fe”. En efecto, han pasado muchos años de silencio cómplice de la jerarquía eclesiástica ante la criminalidad que -por cierto- ha destruido la vida de muchas personas. Desde ya expreso toda mi solidaridad hacia las víctimas.
    Ahora bien, no se me escapa, por otra parte, el hecho de que católicos, como Ximena Ossandón, hayan defendido al criminal de Karadima señalando que, éste último, estaba poseído por el diablo y todo ese tipo de cosas sin sentido. Mi pregunta aquí es: ¿qué papel juegan los laicos en todos estos crímenes? A mi juicio, el papel de los laicos es abominable. Lo digo como ex-católico: me revienta el silencio de los “impolutos”. En mi opinión, creo que se debería investigar también los actos de esos impolutos. Quién sabe si nos encontramos con algunas sorpresas.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.