“La igualdad, solita, no se da” señaló Michelle Bachelet al diario El País de España

La ex mandataria, que concedió una entrevista al periodista Javier Ayuso, para la serie “Líderes Globales” del matutino español, argumentó que cuando no existe equidad “hay que tener políticas para corregirla”. No habló de política chilena pero sí de los desafíos en ONU MUjeres y dijo que extrañaba su casa y sus afectos.

La ex presidenta Michelle Bachelet, en una larga entrevista concedida al periodista Javier Ayuso, publicada en el diario El País de España, se explayó sobre su actual trabajo en la ONU Mujeres y dijo que tenía una tarea “muy difícil” donde “no hay recetas mágicas” y que se debía “empezar con la educación de niños y niñas, desde chiquitos”.

En la nota, Bachelet reconoció que extrañaba su casa en Santiago, porque “allí tengo a mi familia, mis amigos, mis raíces” y manifestó que estaba comprometida con su trabajo: “me hice política por lo mismo que me hice médica: no puedo tolerar ni la injusticia ni el sufrimiento”, señaló.

Se definió como una “optimista histórica”, cuando le consultaron sobre el futuro de ONU Mujeres y aclaró que era “un trabajo que hay que hacer con muchas miradas: económica, social, las costumbres, las tradiciones, los contenidos religiosos… y que requiere una mirada profunda de los procesos que impiden u obstaculizan la igualdad de la mujer. Como en todo, aquí no hay tallas únicas, ni blancos o negros; aquí hay muchos grises y matices que nos lleva a la primera conclusión de que no hay recetas mágicas para solucionar los problemas”, señaló la ex Presidente.

Respecto a la igualdad dijo que si ella no se producía “no solo no se están respetando los derechos humanos básicos, sino que además se está perdiendo ese enorme potencial que pueden aportar las mujeres”.

Sobre las prioridades del organismo que preside, Michelle Bachelet sostuvo que la primera era empoderar a la mujer pero no en abstracto. “En lo social se ha avanzado mucho y la mujer va asumiendo más importancia en las distintas sociedades. Pero en donde existe realmente una brecha importante todavía es en el liderazgo de la mujer en política. Y no me refiero solo a los partidos políticos, a los que, por supuesto, incluyo. Me refiero al liderazgo de la mujer en todos los ámbitos y puestos de responsabilidad política. Esa es la clave para que puedan aumentar de verdad las oportunidades de la mujer en todos los terrenos”, puntualizó.

En cuanto a la violencia contra la mujer, la ex mandataria dijo que había que actuar en muchos frentes. “Hay que intervenir en términos de educación, de justicia, de aprendizaje social…, pero, sobre todo, hay que incidir en aspectos estratégicos. Porque no hay que olvidar que la violencia es una muestra del poder dominante del hombre, y es prioritario que haya unos marcos legales claros en todos los países. No puede haber impunidad para los perpetradores y, además, tiene que existir una política de atención y tratamiento a las víctimas”.

Bachelet, además, dijo a El País que “en la mayoría de las sociedades actuales, los hombres pueden desarrollar todos sus potenciales, y las mujeres, no”. “Todavía hay países en los que las mujeres no tienen los más elementales derechos. Por eso, yo propongo siempre tener la mirada de la diferencia que supondría incluir en todas las políticas aquellas medidas que ayuden a que las mujeres puedan superar los obstáculos con los que se encuentran. Si no, es como hacer una carrera de 100 metros lisos en la que los hombres corren por una calle libre y las mujeres tienen que correr saltando vallas. Puede que alguna mujer sea tan maravillosa que gane una carrera, pero la mayoría quedarán detrás de los hombres. Cuando hablo de situar a la mujer en el centro de la agenda política quiero decir que cada vez que se vaya a tomar una decisión, el político se plantee cómo va afectar a hombres y a mujeres”, señaló.

Sobre las cuotas o discriminación positiva, Bachelet dijo que era muy difícil avanzar sin ellas porque “la igualdad, solita, no se da; ni en el interior de los partidos, ni en el acceso a la financiación de las campañas electorales de las mujeres, ni en la conciliación de la vida privada y la profesional… por tanto, cómo nos podemos plantear que hombres y mujeres puedan llegar a la vez a la meta cuando están partiendo de lugares distintos. Cuando hay tal falta de igualdad hay que tener políticas para corregirlo, hasta que se produzca el cambio y la igualdad de oportunidades sea algo natural”, afirmó

Bachelet, si bien no se refirió en momento alguno a la política chilena, sí lo hizo en términos personales y, al ser consultada sobre a qué debió renunciar, respondió que “tal vez a etapas de la vida de mis hijos en las que me hubiera gustado poder estar más cerca de ellos”. “Yo tengo tres hijos, de los que dos viven en Chile y una en Argentina. También viven en Chile mis dos nietos y mi madre. Y la verdad es que los echo muchísimo de menos; me encantaría poder estar más tiempo con ellos, aunque si estuvieran conmigo en Nueva York tampoco los vería mucho, porque no paro de viajar. Los echo tanto de menos que no me veo muchos años fuera de Chile. Allí tengo a mi familia, mis amigos, mis raíces, en definitiva”, afirmó.

A la última pregunta, “¿Sigue siendo revolucionaria?”, tras lanzar una carcajada (Ja, ja…, se ríe con ganas, escribió Ayuso), respondió con una interrogante: “¿Quién sabe cómo me calificarán los jóvenes de mi país?”. Y agregó: “Para mí, revolución es educar; revolución es la capacidad de no quedarse apoltronada en el sillón, o atornillada en un cargo, sino replantearse permanentemente adónde vamos y si lo estamos haciendo bien, con sentido autocrítico y sin que eso suponga inseguridad. En ese sentido, yo siempre voy a estar por mejorar las cosas, nunca voy a creer que no hay cambio posible. Habiendo dicho eso, también mantengo mi espíritu de justicia social, de intolerancia al abuso de todo tipo, y en ese sentido mantengo los mismos valores y principios que antes. Pero he aprendido que esos valores y principios se pueden llevar adelante con distintos instrumentos. Yo no me quiero calificar con ningún apellido, porque eso al final no es real, pero sí puedo decir que nunca voy a estar enamorada de mi obra, sino de la gente, de la acción, de lo que hay que hacer”.

 Puedes ver la entrevista completa aquí.

3 Comentarios
  1. ricardo dice

    Luego de las varias faltas durante su des-gestion a esta distinguida dama no le creo nada, debe dedicar su esfuerzo a ser médico y punto y no es por machismo idiota sino que por ej, qué pasó con el proyecto Campiche?con Hidroaysen? la burla y persecución a funcionarios públicos?el costo combustibles ?, aún no me explico, salvo sea un manejo publicitario que no comprendo pues no soy vulnerable a eso,pero que a la chusma actual parece alucinar con tonterías…ni siquiera fue capaz de abrir una ventana para el real empoderamiento ciudadano que implique participar efectivamente en las decisiones, grandes o pequeñas….

  2. carlos montesino dice

    El comentario de RICARDO me parece un tanto vulgar y poco atinado. Al parecer no alcanza a comprender que la entrevistada hace una mirada macro respecto de la igualdad de géneros en el mundo y, por cierto, no se refiere a la política contingente de nuestro país.
    De sus comentarios se desprende una mirada pequeña, provinciana y mezquina de lo que debe entenderse como una “líder” mundial en el contexto de la ONU.

  3. Nelson Antonio dice

    Como siempre, Michelle Bachelet da una visión amplia en los temas que le pone el entrevistador. No se corre ante las preguntas. De su gestión como presidenta ya habrá tiempo de preguntarle en detalle por qué hizo lo que hizo y por qué no hizo lo que no hizo y criticarla en su cara, sin pequeñeces ni insultos gratuitos. Por el momento, está en otra, una tarea de alta responsabilidad que le entregó el mandamás de las Naciones Unidas. La crítica pequeña no la toca.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.