Acción Ecológica insta a Gobierno a no ceder ante “Alianza Populista Bencinera” que pretende eliminar impuesto a combustibles

El dirigente Luis Mariano Rendón sostuvo que el actual gravamen no alcanza para compensar “el gasto que el Estado debe enfrentar en servicios de recuperación de la salud de las personas, para no hablar de la pérdida de productividad general causada además por la congestión vehicular y ni siquiera mencionar los impactos del cambio climático”.

Luis Mariano Rendón, coordinador de Acción Ecológica, manifestó que “hemos visto como en los hechos se ha conformado una verdadera “Alianza Populista Bencinera”, conformada por la UDI y la DC, que está presionando por la eliminación de este impuesto. Estos sectores no comprenden, o no quieren comprender, que el impuesto a los combustibles no hace otra cosa que internalizar en una mínima parte todo el daño que la quema de combustibles fósiles provoca a las personas y al planeta en su conjunto”, afirmó.

El dirigente ecologista emplazó a la UDI y la DC para que informen de los datos que fundamentan su solicitud. “Quisiéramos que estos partidos le informen al país en cuánto calculan ellos el daño provocado en la salud de las personas y en la productividad del país generada por la contaminación proveniente de la quema de combustibles fósiles. Sólo sabiendo eso se podría hablar seriamente acerca de si el impuesto a los combustibles es alto o bajo. Nosotros tenemos claro que este impuesto no alcanza ni mínimamente a compensar por el gasto que el Estado debe enfrentar en servicios de recuperación de la salud de las personas, para no hablar de la pérdida de productividad general causada además por la congestión vehicular y ni siquiera mencionar los impactos del cambio climático”.

Refiriéndose al impacto redistributivo de la eliminación del impuesto a los combustibles, Rendón señaló que “toda medida que abarate el uso de combustibles fósiles es regresiva en términos sociales, por la sencilla razón que los que más combustibles consumen no son precisamente los sectores de menores ingresos. Si la UDI y la DC tienen datos en contrario, que los muestren. Ahora, si lo que se busca honestamente es mitigar los impactos del alza del precio del petróleo en los más pobres, entonces lo que se debe hacer es entregar subsidios directos y focalizados en esos sectores, o aumentar los subsidios al transporte público, pero no hacer más barato el uso del automóvil en general. El uso masivo del automóvil es incompatible con cualquier posibilidad de proteger la salud y la vida de las personas, la calidad de vida en nuestras ciudades y la sustentabilidad del planeta”, enfatizó.

Rendón concluyó diciendo que “lo responsable es hoy tener una mirada de largo plazo y entender que debemos preparar al país para la transición a una situación de precios del petróleo permanentemente altos. La época del petróleo barato se acabó.

Debemos por tanto rediseñar profundamente la vida económica para reducir las necesidades de transporte y el derroche de energía en general. Debemos también buscar formas sustentables de generar la energía que sensatamente se pueda consumir.

Todos los incentivos económicos del Estado deben ir en esa dirección y no en fomentar el despilfarro y el daño a las personas y la naturaleza, como pretenden hoy la UDI y la DC con la eliminación de este justo y necesario impuesto”.

Fuente: Prensa Acción Ecológica

1 comentario
  1. Carlos dice

    ¿Cómo es que si los combustibles fósiles son tan malos hoy día vivimos más y hay más personas que nunca en el mundo?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.