Rector de la U. de Chile reprocha Presupuesto 2012: “no apunta a mejorar la calidad y equidad de la educación superior pública”

El profesor Víctor Pérez manifestó que el gobierno no puede seguir improvisando en torno al tema y formuló un llamado público a que el Ejecutivo “aumente significativamente los aportes basales a las universidades estatales y resuelva el problema del financiamiento estudiantil”.

El rector de la Universidad de Chile, profesor Víctor Pérez criticó el presupuesto 2012 presentado por el Gobierno, pues consideró que este “no apunta a mejorar la calidad y equidad de la educación superior pública. No se incorporan los Aportes Basales a las universidades estatales que aseguren un trabajo de calidad y sustentable según estándares internacionales y tampoco reformula de verdad las becas y ayudas estudiantiles para asegurar gratuidad hasta al menos el séptimo decil de ingresos. Este Presupuesto 2012 no está escuchando a la gente que quiere una educación pública de calidad y equitativa para todos”.

La máxima autoridad universitaria agregó que “el Estado nos entregó el 2011 menos de $ 40.000 millones y la Universidad de Chile le dio docencia, formación, investigación, extensión, ayuda a la comunidad y políticas públicas que requirió recursos por cerca de $ 400.000 millones. Es decir, nuestro dueño nos entregó menos del 9% de lo que hicimos y todos los recursos son fiscalizados por la Contraloría General de la República. La Universidad de Chile es líder en docencia e investigación en el país, pero es víctima de la insensibilidad y lejanía del Estado con la educación pública. El presupuesto 2012 privilegia la educación privada y perjudica a la estatal y pública, especialmente a la Universidad de Chile, que tiene una obligación moral con la calidad y la equidad”.

“Confío en que se honrará el compromiso del Presidente de la República de un Nuevo Trato y aportes basales a las universidades estatales, lo que no está reflejado en el presupuesto enviado. Espero que esta situación sea corregida, porque el sentido público de la docencia, formación, investigación y extensión que hace la Universidad de Chile es fundamental para el desarrollo del país”.

El académico también expresó su sorpresa porque “el presupuesto tampoco incluye fondos para restaurar y remodelar la Casa Central de la Universidad -que sufrió graves daños en el último terremoto y permanece clausurada- pese a que el Presidente se comprometió a inaugurar las obras durante su mandato”.

El Rector Pérez agregó que “las investigaciones no se hacen de un día para otro, son proyectos de largo plazo. Y así como hay recursos para Codelco u otras empresas públicas, tiene que haber recursos permanentes para la Universidad de Chile que es de todos los chilenos, porque la educación pública es la única posibilidad que tienen millones de chilenos y chilenas de transformar sueños en realidades”.

“Hago un llamado público al gobierno para que aumente significativamente los aportes basales a las universidades estatales y resuelva el problema del financiamiento estudiantil. Y hago un llamado público al Congreso Nacional para que se cumpla con el compromiso de duplicar los aportes basales, que en los países desarrollados superan al 50% del presupuesto de las universidades estatales, mientras que en la Universidad de Chile no llegan al 10%, lo que hace insostenible la situación de la principal universidad del país”.

El Rector Pérez agregó que “es decepcionante que llevemos 5 meses de movilizaciones masivas y no se haya producido ningún cambio que mejore realmente la calidad de la educación superior pública del país, al punto que aún se están formando comisiones y se están enviando presupuestos que perjudican claramente a la Universidad de Chile, pese a ser por lejos la universidad con más investigación científica del país y la que incorpora más estudiantes de menores recursos con buenos puntajes. ¿Alguien cree seriamente que la calidad y productividad de la investigación de la Universidad de Chile, respaldada en casi 170 años de historia, será generada por otra universidad con 10 o 20 años y que sólo hace docencia? Nuestros trabajos realizados por profesores e investigadores que dedican su vida al país no se improvisan y requieren un apoyo permanente y sustentable, el que no existe en el presupuesto 2012”.

“Las movilizaciones son el reflejo de una enorme molestia y enojo ante situaciones de abuso, injusticia y marginación que se vienen produciendo desde hace años. La gente quiere vivir en un país más amable y acogedor. Me sorprende que al Estado le cueste tanto entender qué significa la educación para una familia. Es clave que entendamos que la postergación de la educación pública no da para más y que si no se resuelve, volverá a aparecer cada vez con más fuerza. El sistema político se equivocó en cómo abordó el conflicto de los pingüinos, espero que esta vez no cometan el mismo error, porque estarán generando un 2012 de tensión permanente y así no avanzan los países. Yo espero que de una vez por todas el diálogo sea sincero y permita rápidamente acuerdos de políticas de Estado, respaldadas por todos”, puntualizó el rector.

“Aquí hay que hacer reformas…”

El Rector Víctor Pérez agregó que “el Estado no puede seguir improvisando en educación pública, que es un tema serio y hay que hablarlo seriamente, dando gobernabilidad al sector. Es decir, aquí hay que hacer reformas que aseguren una educación superior pública de calidad, equitativa, con estándares internacionales e investigación de verdad. Hacer otra cosa es engañar a la gente, porque la educación pública es el sueño de ser mejores, y eso no se puede defraudar. Todos sabemos que la ciudadanía ya no quiere seguir sintiéndose engañada”.

“Todos coincidimos en que la reforma debe abordar financiamiento estudiantil y aumento significativo de los aportes fiscales directos a las universidades del Consejo de Rectores, Nuevo Trato y Aportes Basales a las universidades estatales, Superintendencia de Educación Superior (transparencia y fiscalización de la ley), Ley de regulación del lobby, fortalecimiento de la educación pública, y desarrollo científico y tecnológico. Después de tantos meses, ¿por qué se sigue dilatando la solución de estos temas? ¿Se supone que el conflicto se resolverá por inercia o agotamiento? ¿Por qué todavía no se hace nada para regular el negocio del lobby y el tráfico de influencias e información, pese a que sólo beneficia a unos pocos y nos perjudica a todos?”.

El Rector Pérez  agregó que “es impresentable que se pretenda entregar aportes públicos vía fondos o convenios a universidades privadas nuevas cuando en el Presupuesto 2012 no se incorporan recursos para entregar aportes basales y hacer sustentables a las universidades estatales. Esto es privatizar aún más el sistema de educación superior y mejorarles el negocio a unos pocos, sin importar para nada la calidad. Es como si se le entregaran recursos públicos a colegios particulares pagados o a clínicas privadas, en desmedro de los colegios municipalizados y hospitales públicos.”

“Cualquier aporte a los estudiantes de las universidades privadas nuevas debe contemplar la debida regulación del sistema, la definición de los criterios de elegibilidad de las instituciones y el establecimiento de la Superintendencia de Educación Superior para hacer cumplir la ley que establece que las universidades son corporaciones sin fines de lucro”.

“Todas las instituciones de educación superior que reciban recursos fiscales por mecanismos directos o indirectos, al igual que hoy lo hacen las universidades estatales, deben estar sujetas a que el uso y manejo de esos recursos sean fiscalizados por la Contraloría General de la República, seguir las modalidades de Chile  Compra y hacer pública toda la información que se les pide entregar a las  universidades estatales. Hoy hay algunas universidades privadas que reciben muchos más recursos que algunas universidades estatales y, sin embargo, esos recursos fiscales no están sujetos a ningún control público, lo que es inaceptable”, indicó Víctor Pérez.

Fuente: uchile.cl

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.