Esperando un nuevo Comandante para la Armada

2009-06-09 Cambio Mando Armada 02Mientras al actual jefe naval, Almirante Edmundo González, le resta sólo un mes en el cargo, la elección de su reemplazante, que debe ser nominado entre fines de mayo y principios de junio para asumir a mediados de este último mes, es esperada con expectación y preocupación.

Por Equipo EP

La designación del oficial que debe suceder al Almirante Edmundo González Robles como Comandante en Jefe de la Armada de Chile, ya ha entrado en una cuenta regresiva, cuando al actual jefe naval le queda sólo un mes para completar el periodo de cuatro años que le permite la ley.

Distintos observadores coinciden en que la designación es esperada con expectación, por un lado porque la gestión del Almirante no ha sido particularmente satisfactoria a los ojos del Gobierno, y por otro porque esa gestión, caracterizada por la introducción de cambios a la planificación de largo plazo heredada de sus predecesores.

Esto último ha generado también tensiones y disensos dentro del propio alto mando de la Marina, institución que es más adepta al diseño e implementación metódica de planes de mediano y largo plazo que el Ejército y la FACH, donde la llegada de un nuevo jefe normalmente se traduce en nuevos planes.

Debido a eso, dentro de la Armada se espera que el sucesor del actual comandante en jefe devuelva los planes navales al curso trazado con anterioridad.

La nominación del sucesor de González debe ser decidida por el Presidente de la República y anunciada hacia fines de mayo o principios de junio, en tanto que el cambio de mando mismo debe tener lugar en la tercera semana de junio.

El nuevo jefe naval debe ser elegido de entre los cinco primeros oficiales que le siguen en orden de antigüedad en el escalafón de oficiales de línea de la marina. Ellos son, por orden de antigüedad descendente, el Vicealmirante Enrique Larrañaga Martin, jefe de la Dirección del Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar); el Vicealmirante José Miguel Romero Robles, jefe del Comando de Operaciones Navales; el Vicealmirante Cristián De la Maza Riquelme, Jefe de la Dirección de los Servicios; el Vicealmirante Kenneth Pugh Olavarría, Director del Personal; y el Vicealmirante Francisco García-Huidobro Campos, Jefe del Estado Mayor General de la Armada.

De entre los nombrados, el Vicealmirante Enrique Larrañaga es el favorito del Almirante González y, según distintos observadores, es muy bien recibido en el Ministerio de Defensa, donde con seguridad avalarían su nominación, y es también bien visto desde otras reparticiones de gobierno con las cuales trata regularmente en su condición de jefe de la DIRECTEMAR, como OO.PP. y el Servicio Nacional de Pesca. Sin embargo, Larrañaga tiene un fuerte competidor en el Vicealmirante Kenneth Pugh, quien gozaría del favor de la Secretaría General de la Presidencia y de los poderosos asesores del Segundo Piso de La Moneda.

La razón del favor hacía Pugh en esas instancias es su excelente desempeño en los equipos de trabajo que están elaborando la segunda revisión de la Estrategia Nacional de Seguridad y Defensa que, tras los pésimos resultados de las dos primeras versiones presentadas en junio y septiembre del 2012 por el entonces Ministro Andrés Allamand, fue retirada de Defensa y confiada al Ministerio Secretaría General de Gobierno. La brillantez del Vicealmirante Pugh, que encabeza el equipo que representa a la Armada en la revisión del documento, aseguran algunos observadores, habría deslumbrado a los asesores más cercanos al Presidente Piñera.

Menos feliz es la situación del Vicealmirante Cristián de la Maza, tercero en la línea de sucesión. En la madrugada del 27 de febrero del 2010, cuando la zona central y sur del país fue afectada por un terremoto al que siguieron fuertes marejadas, de la Maza tenía el grado de Contralmirante y era comandante en jefe de la Escuadra Nacional, cuyas naves estaban aseguradas en el Molo de Abrigo de Valparaíso. En la costa de las regiones Séptima y Octava esas marejadas tuvieron las características de un tsunami, que ocasionó graves daño en Talcahuano y otras áreas. En esas circunstancias, se le ha criticado a De la Maza por no haber ordenado inmediatamente la salida de los buques a alta mar, como correspondía hacer tras la primera alerta de peligro de tsunami emitida en esa madrugada por el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (Shoa).

La situación ha llamado la atención de la Jefa de la Fiscalía Metropolitana Occidente, Solange Huerta, que investiga las responsabilidades de los organismos públicos por la falta de alerta oportuna frente al tsunami del 27 de febrero del 2010, con resultado de muerte de 181 personas. Huerta citó a De la Maza, para consultarle los motivos de su decisión de no sacar los grandes buques de la Armada a alta mar. Este hecho parece se motivo de preocupación, tanto al afectado como también a otros en la Armada, como parece indicar el hecho de que la biografía actual de De la Maza en el sitio Web de la Armada no consigna que este oficial comandaba la Escuadra Nacional en el 2010.

La Gestión del Almirante González

Usualmente los gobiernos han acogido y confirmado la propuestas de sucesión de los comandantes en jefe salientes. Sin embargo, el oficial que en mayo del 2009 propuso como sucesor el antecesor de González, almirante Rodolfo Codina, era el Vicealmirante Cristián Gantes Young, primero en la línea de sucesión. Sin embargo Gantes fue vetado debido a la existencia de una acusación anónima, que le atribuyó haber participado en los hechos que provocaron la muerte del sacerdote anglo-chileno Miguel Woodward en 1973.

Pese a que tan grave acusación se originó en una carta anónima, ella fue investigada largamente por la Justicia. Esta finalmente descartó la imputación, tras establecer que Gantes, entonces guardiamarina, había pertenecido a la dotación de la Esmeralda sólo hasta el 11 de septiembre de 1973, día en que recibió órdenes de trasladarse hasta Talcahuano y presentarse en otra unidad naval.

La misma investigación también precisó que Woodward había sido detenido por efectivo navales el día 20 de septiembre, cuando se le llevó a la Academia de Guerra Naval, donde fue torturado, y que sólo fue trasladado a la Esmeralda el día 22, ya con daños que finalmente derivaron en su deceso.

La inocencia de Gantes fue establecida con claridad a fines del 2009, pero para entonces ese oficial ya había perdido su opción de comandar la Armada. Muchos observadores, tanto al interior de la Armada como fuera de ella, piensan que el verdadero objetivo de las acusación anónima contra Gantes fue impedir que fuese el sucesor del Almirante Codina en la Comandancia en Jefe de la institución.

Según fuentes con acceso a los pasillos del Ministerio de Defensa en el 2009, la nominación del Almirante González, en contra de la propuesta del Almirante Codina, fue promovida por la entonces Subsecretaria de Marina, Carolina Echeverría (PPD). Ella recomendó a González, describiéndole como un oficial comprometido con los Derechos Humanos, respaldando sus afirmaciones en el papel que habría jugado el almirante en la organización de un viaje de ex detenidos políticos y sus familiares a los lugares que fueron centro de detención en Isla Dawson, que se realizó a principios de noviembre del 2006.

Echeverría presentó el viaje como una iniciativa de González, que en ese momento comandaba la Tercera Zona Naval con el grado de Contraalmirante, aunque en realidad esté último sólo siguió instrucciones emanadas del Ministerio de Defensa, que se tradujeron en ordenes específicas emitidas por el Almirante Codina.

Durante el 2009 Echeverria desarrolló una intensa campaña de promoción en favor de González, que encontró acogida en el Ministro de Defensa Francisco Vidal, su compañero de tienda política en el PPD.  Estel persuadió finalmente a la Presidenta Michelle Bachelet de que González, entonces jefe de la Directemar y cuarto en la línea de sucesión, sería el más adecuado sucesor del Almirante Codina como comandante en Jefe de la Armada.

Bachelet aceptó las credenciales pro DDHH de González, sin reparar en otros aspectos de la hoja de servicio de éste. Por ejemplo que en 1989, mientras se desempeñaba como ayudante de órdenes del último Ministro de Defensa de la dictadura militar, el Vicealmirante Patricio Carvajal, González fue seleccionado para hacer un curso de tirador escogido con especialidad en armas cortas en la tristemente celebre Escuela de las Américas –hoy redenominada Instituto para la Cooperación en Seguridad en el Hemisferio Occidental- en Fort Benning en los EEUU.

Es un dato curioso que haya hecho un curso de esa naturaleza, considerando que el almirante no es ni buzo táctico ni infante de marina, en un centro de instrucción que ha difundo una doctrina de seguridad nacional de carácter represivo que impulsó una ola de atropellos a los DDHH en América Latina entre los años setentas y ochentas.

La información, que sin duda debe haber formado parte del informe que Bachelet recibió y debió revisar antes de decidir a favor de su nombramiento, también fue incluida inicialmente en la descripción de la carrera del almirante, puesta en el sitio Web de la Armada inmediatamente tras su asunción en junio del 2009, pero que fue misteriosamente retirada pocos días después.

La gestión de González, que asumió su cargo el 9 de junio del 2009, en una ceremonia presidida por la Presidenta Bachelet que tuvo lugar en la Escuela Naval en Valparaíso, ha sido complicada. El nuevo almirante en jefe se instaló con la idea fija de expandir las capacidades de transporte y despliegue operativo de las tropas anfibias del Cuerpo de Infantería de Marina. Esto no sólo exigiría dotar de nuevas potencialidades a los infantes de marina, incluyendo blindados anfibios y armamento de apoyo, antitanque y antiaéreo, sino también de adquirir dos nuevos buques de transporte de tropas. Todo eso demandaría recursos financieros y González se propuso obtenerlos mediante la cancelación de otros proyectos de modernización y desarrollo de su institución. Inicialmente intento postergar la modernización de los dos submarinos 209-1200, uno de los proyectos prioritarios de la Marina, pero la idea no fue bien recibida ni en el cuerpo de almirantes ni en el Ministerio de Defensa, lo que le forzó a descartarla.

A continuación el Almirante en Jefe postergó el programa de compra de aviones de patrullaje aeromarítimo C-295, del cual ya se habían encargado tres aeronaves. González argumentó entonces que EEUU le había ofrecido aviones P-3B Orión de segunda mano a sólo 2 millones de dólares cada uno, lo que se veía como mucho más conveniente que los cerca de 30 millones que estaba costando cada C-295 nuevo y equipado para patrullaje.

La idea, que no habría sido consultada por González a las instancias correspondientes de la Aviación Naval, fue aceptada de inmediato en el ministro Francisco Vidal, que rápidamente canceló la planeada compra de otros cinco C-295. Pero a poco andar quedó claro que el precio citado por González para los P-3B sólo cubría la compra de esos aparatos tal como se encontraban almacenados en el Desierto de Nevada, donde habían sufrido deterioro. Refaccionarlos y dejarlos sólo en condiciones de volar hasta Chile costaría mucho más, y después habría que hacer una inversión aún mayor para instalarles los radares y otros sensores y equipos de comunicaciones necesarios para cumplir sus tareas de exploración marítima.

Al respecto, algunos expertos citan como referencia que, por los mismos trabajos, Brasil está pagando cerca de 100 millones de dólares por cada uno de sus P-3B modernizados. Incapaz de asumir su error, González impulso en cambio la modernización de los más viejos y limitados P-3A, que habían sido recibidos por la Armada a principios de los años noventa y que tendrán que ser reemplazados de todas maneras para el 2020.

El terremoto y posterior tsunami del 27 de febrero del 2010 significaron un gran problema para González, ya que ni la saliente Presidenta Michelle Bachelet ni las autoridades nombradas por el Presidente electo Sebastián Piñera, quedaron particularmente impresionadas por su actuación frente a esa emergencia. Entre otras cosas, porque esa madrugada el jefe naval no perdió en sueño con lo que había sucedido. La base naval y el astillero de Asmar en Talcahuano sufrieron grandes daños, a la vez que los accesos desde el mar a esas instalaciones a través de la Bahía de Concepción habían quedado bloqueados por numerosos buques pesqueros y mercantes hundidos. Las tareas de despeje de la bahía y la base fueron realizadas con gran eficiencia por la Armada, pero el mérito no es del Almirante González sino del Contraalmirante Giancarlo Stagno, jefe de la Fuerza de Tarea CORSA que se encargó de esos trabajos. Paralelamente la Fuerza de Tarea Bío Bío, bajo el mando del Contraalmirante Matías Purcell y con el refuerzo de un importante número de efectivos navales enviados desde Valparaíso, prestó ayuda a la población de Talcahuano y trabajó en el despeje y normalización de esa ciudad.

Pero el 27F también ofreció una oportunidad para que González avanzase en su proyecto estrella. Las naves de la Armada trabajaron intensamente llevando ayuda a las comunidades afectadas, tanto en el litoral continental como en territorios insulares como el archipiélago de Juan Fernández. La nave que fue sometida al uso más intenso, por su gran capacidad de transporte, fue la barcaza de transporte de tanques “Valdivia”.

Buque de transporte anfibio Sargento Aldea

Hacia fines del 2010 era claro que, para poder seguir en servicio, esa nave requeriría de una refacción mayor, la que de momento no se podría realizar en Talcahuano, donde aún estaba incapacitado el astillero de Asmar. En una movida audaz, el jefe naval decidió descartar la refacción de la “Valdivia”, informando al gobierno que la barcaza debía ser dada de baja y que la única alternativa era comprar una nueva nave.

De esa manera González puso presión sobre La Moneda y el Ministerio de Defensa, presentándoles una situación en que las capacidades navales de transporte, que habían sido muy importantes para atender la emergencia generada tras el terremoto, quedarían seriamente disminuidas. Sin embargo, una vez más el jefe naval se apartó de los planes de la Armada, que habían apuntado siempre a contar con una unidad de transporte más capaz, pero no deshaciéndose de la “Valdivia” sino conservándola junto a la nueva nave.

González lo justificó dentro de su institución planteando que de todas maneras buscaba adquirir dos buques de transporte. La alternativa preferida por el almirante era el “Foudre”, que estaba ofrecido por Francia. Esa preferencia encontró apoyo en el entonces Ministro de Defensa Jaime Ravinet.

Tras la salida de este último, González debió abocarse a entusiasmar con la misma idea al nuevo jefe de la cartera de Defensa, Andrés Allamand. La tarea no fue fácil, porque una de las primeras situaciones que Allamand debió atender, tras asumir a mediados de enero del 2011, fue una irregularidad relacionada con servicios de asesoría contratados para la Regata Bicentenario, organizada por la Armada y realizada el año anterior.

Contraloría había detectado que la Armada había pagado 6 millones de pesos, por conceptos de servicios de asesorías recibidas bajo un contrato que había sido adjudicado en licitación pública a la firma CPA Comunica, al periodista y abogado Cristian Pizarro Allard. El pago no correspondía porque, aunque también laboraba para esa firma de comunicaciones estratégicas y lobby, Pizarro Allard se desempeñaba además desde el 2010 en la Embajada de Chile en España, adonde el embajador y ex Senador de RN Sergio Romero le había llevado como agregado cultural. Otra de las aristas sombrías del caso es que el director ejecutivo de CPA Comunica era entonces, como sigue siendo hoy, el Vicealmirante (r) Cristián Millar Drago, quien se retiró de la marina en enero del 2009.

Pese a que sus relaciones con Allamand no fueron fáciles, González logro finalmente convencerle respecto de la adquisición del “Foudre”, que se concretó a fines del 2011 con el traspaso de la nave a Chile y su rebautizo como “Sargento Aldea”.

A partir de esa compra, el jefe naval se abocó a crear una Brigada Anfibia Expedicionaria (BAE), que se declaró operativa durante el 2012 pero que sigue en desarrollo. Aunque el sucesor de González deberá seguir trabajando en el desarrollo de las capacidades de proyección derivadas de la compra del “Sargento Aldea” y la creación de la BAE, también deberá buscar soluciones a los problemas generados por las postergaciones de otros planes introducidas por el actual Comandante en Jefe.

21 Comentarios
  1. Eugenio dice

    Que informe mas falso. El Almirante Gonzalez fue un gran marino. Tiene un curriculum. Basta que se metan a la pagina web de la Armada para que puedan leerlo. Es un digno sucesor de Prat y de la Gloria militar de nuestro país

  2. Karen dice

    OK, Eugenio… ¿Pero porque el almirante eliminó entonces, de ese curriculum que tanto destacas, que hizo un curso de tiro al blanco en la Escuela de las Américas?

  3. Chemo dice

    Lo que dice la nota sobre el VA Cristián de la Maza, respecto de que comandaba la flota surta en Valparaíso el 27 de Febrero del 2010 es correcto.
    La biografía de este almirante en el sitio web institucional no menciona que fué CJ de la Escuadra durante el 2010, pero su nombramiento está registrado en notas de prensa de diarios como El Mercurio y La Tercera.
    Curiosa curiosidad…

  4. pablo fernandez dice

    El artículo tiene una grave omisión en relación al CA Cristián de la Maza pues su curriculum publicado en la página de la Armada y que según su publicación no consigna dice textual: “…culminando su carrera embarcado el año 2010, durante el cual ejerció el cargo de Comandante en Jefe de la Escuadra, en el grado de Contraalmirante”.
    Han hecho una acusación falsa y mentido por lo que su artículo famoso pierde toda credibilidad.

  5. Carlos dice

    Buen Reportaje, muestra parte de la realidad… Ojalá que se haga justicia para quien se merece el puesto y para quien la marina necesita en esa responsabilidad.

  6. FEDERICO dice

    Artículo que mezcla la fantasía con una realidad distorsionada de algunos malinformados. La realidad es distinta. No es fácil asumir como Jefe de la ARMADA y que toda la planificación que tenía el Almte González para su período de 4 años tuvo que ser readecuada para reconstruir la Base de Talcahuano. Su gran logro fue reconstruir la Base de Talcahuano, equipar en forma moderna a la Infantería de Marina y gestionar la compra del exFoudre hoy Sargento Aldea. Es impensable que un Almirante “presione” al Ministro o al Gobierno.

  7. Juan Carlos dice

    Federico, por la forma en que escribes Armada, casí te veo de azul y con botones dorados. Como sea, no hay nada malo en eso. La Armada de Chile es una institución valiosa y respetable. La nota no se refiere a la institución sino a personas, en este caso a la persona que ha estado al mando durante los últimos cuatro años, así como a algunos de sus posibles sucesores.
    Sobre las distorsiones, parece que tu no tienes clara la secuencia de los hechos. El almirante González comenzo a alterar los planes navales mucho antes del terremoto de febrero del 2010. Por ejemplo, la compra de la segunda partida de tres aviones C-295, prevista bajo el Plan Alcatraz que consideraba un total de ocho de esas aeronaves, se canceló en el segundo semestre del 2009.
    Entonces se dijo que había sido postergada por razones políticas, pero en realidad se canceló para modernizar los más viejos y caros de operar P-3. Nada ocurrió con los C-295 desde entonces y hasta ahora. Sólo llegaron los tres aparatos comprados durante la gestión del almirante Rodolfo Codina.

  8. Javier dice

    Esto es divertido. Hace algunas semanas estuvimos revisando los CV de los vicealmirantes en la página del alto mando en http://www.armada.cl, para ver quienes son los candidatos a comandante en jefe. Entonces no aparecía en la hoja del vicealmirante de la Maza que este oficial se desempeñó como jefe de la Escuadra Nacional en el 2010. Ahora si figura. Es la ventaja de la web, que por lo que se vé, resiste más que el papel.

  9. Christian dice

    Eugenio:
    El Almirante Edmundo González no fue un gran marino; es un gran marino y un gran oficial.

  10. María Isabel Hernández dice

    Eugenio, tengo familiares en Talcahuano que sufrieron el tsunami. Prat y otras glorias de la Armada no se hubieran ido a dormir en medio de la catástrofe. Por eso le dicen almiran”tuto” y no almirante.

  11. Christian dice

    El artículo, además de no ajustarse del todo a la realidad tiene tremendos sesgos que le restan seriedad. Todo Comandante, del nivel que sea, jamás debe “enamorarse” de un plan. El proceso que lleva a la toma de decisiones es un proceso iterativo que debe observar un sinnúmero de aspectos. En el nivel que trata el artículo se debe observar la cambiante situación político estratégica y estratégica y luego ver si los planes vigentes se ajustan a los cambios en dichos niveles. Si el CJA varió la planificación no fue por capricho, no me cabe duda que dichos cambios obedecieron a un acabado análisis de la situación imperante.
    Por último, el artículo omite señalar que sin el liderazgo, tenacidad y visión estratégica del Almirante González, jamás se hubiera reconstruido la Base Naval de Talcahuano, dotándola de capacidades que, el 26 de febrero de 2010 eran inimaginables. He aquí un claro ejemplo de como la adversidad se puede convertir en una tremenda oportunidad.
    Basar opiniones respecto asuntos tan importantes y relevantes para el país en “fuentes con acceso a pasillos del Ministerio de Defensa”. En la gran mayoría de las oportunidades esas fuentes, como ocurre en este caso, son las que están muy mal informadas. La Ex Presidenta Bachelet conoció al Almirante González cuando éste era Capitán de Navío y ocupaba el cargo de Director de la Academia de Guerra Naval.
    Respecto de la Regata Bicentenario, el autor del artículo debió haber consultado el dictamen de la CGR.
    Demasiados sesgos, demasiados errores, demasiadas imprecisiones para ser considerado como un artículo serio y válido.

  12. Alvaro dice

    Cristián, tu aproximación al tema es errada. Lo de los planes no es un asunto de enamoramiento o desenamoramiento. La Armada es un institución que no planifica cada cuatro años, para cada cambio de comandante en jefe, sino a más largo plazo. Los cambios que menciona la nota fueron introducidos, sin razón, mucho antes del 27-F. La cancelación de los planes de compra de los restantes C-295 tuvo lugar en los últimos meses del 2009, al igual que la cancelación de la modernización de las muy útiles cuatro lanchas misileras ex alemanas del Comando Norte, que la nota no menciona.
    La base naval de Talcahuano aún no está reconstruida. Falta bastante para ello. Al respecto, es un secreto a voces que el buen funcionamiento de la Armada en los último años fue producto del esfuerzo del vicealmirante Guzmán, que durante tres años consecutivos fué jefe del Comando de Operaciones, y que se retiró a principios de este año reventado, tras sobrellevar la mayor parte del peso de la gestión institucional.
    Pero tienes razón en que el almirante González hizo un gran esfuerzo para aprovechar la oportunidad generada por el terremoto y el tsunami. Pero muchos piensan que fué una “subida por el chorro”, y está por verse si habrá un dique seco adicional para ASMAR-T. Los argumentos con que se ha intentado justificar ese objetivo no son, por decir lo menos, muy consistentes.
    Que Bachelet haya conocido al almirante cuando este era CN y dirigía la ACANAV no cambian las circunstancias y vientos que suplaron en pos de su nombramie como CJA.
    La nota tiene sus pifias y motes, pero en general recoge bien lo que se viene diciendo sobre el nombramiento en ciernes, el que por cierto tiene muy tencionado al alto mando naval.

  13. Christian dice

    Alvaro:
    Lo importante es obtener, mantener o incrementar capacidades. No discutiré tus apreciaciones.
    Te equivocas respecto del Vicealmirante Guzmán. Él solo fue un año Comandante del Comando de Operaciones Navales. Los últimos tres años en que estuvo en la Armada lo hizo con el cargo de Jefe del Estado Mayor General. Creo además que exageras al decir que se retiró “reventado”.
    Exageras también al decir que el alto mando naval está “tensionado”. En definitiva, son solo especulaciones y apreciaciones tuyas, sin fundamento y del todo antojadizas.
    Saludos cordiales.

  14. Alvaro dice

    Christian:
    Con la misma cordialidad: ¿Cuando hablas de capacidades, estás aludiendo a la dimensión de la calidad o de la cantidad? En lo referente a la calidad, de acuerdo, porque en defensa hay que mantener cierto nivel tecnológico. Cuando se producen retrasos recuperar es muy difícil y bastante más caro.
    Si te refieres a un aumento cualitativo, te pegunto para qué. ¿Donde están las amenazas que lo justican? Argentina, que no moderniza sus fuerzas navales hace décadas, ha ido perdiendo perdiendo capacidades. Aunque Perú está trabajando en sus fragatas, también tiene pendiente modernizar sus submarinos y en general sigue rezagado en comparación a la Armada de Chile.
    Tienes razón en el error que apuntas sobre el VA Guzmán y sus últimos cargos, pero eso no cambia el hecho de que debió sobrellevar un peso de gestión mayor al que le correspondía como número dos. Finalmente, digas lo que digas, frente al próximo nombramiento de un CJA, el alto mando naval está hoy tensionado como pocas veces lo ha estado en el pasado.

  15. juanjo dice

    Gracias a Dios que no hubo guerra con Gonzalez; se la habría pasado durmiendo, los que lo conocen saben que es más falso que un billete de tres mil pesos. Quién será que mandó la carta anónima…??

  16. Enrique Embry Alarcon dice

    Que mas se puede agregar en este foro, cuando la mayoría de las declaraciones publicadas aquí, son claramente destructivas. Es sabido, y de esperar que de todo árbol caido se puede extraer leña para hacer un fuego a la medida. Los efectos posteriores de un tsunami consecutivo a un terremoto, son impredecibles aún teniendo la instrumentación mas moderna y avanzada de la cuál se tenga conocimiento. Como ejemplo reciente, se tiene a modo de amarga experiencia el tsunami ocurrido en Japón, país ejemplar en cuanto a sistemas de alerta temprana en este campo, aun así, no logró evitar la pérdida de miles de vidas humanas como es sabido por el mundo entero. La alarma de tsunami, extendida en este caso por toda la región afectada cumplió plenamente Su función de alarmar a la población para alertar y advertir que la ciudadanía debía buscar refugio y escapar a la devastadora fuerza del agua marina. Aún, si se hubiese tenido este tipo de alerta, podríamos asegurar feacientemente que no se hubiese perdido ningúna vida humana? La respuesta es clara….No! Es imposible cambiar el sentido de urgencia en el ser humano aún cuando éste fuere testigo ocular y vívido de un acontecimiento como lo fué el tsunami que destruyó gran parte de la infraextructura que se encontró al nivel del mar. Desgraciadamente se cáe muy facilmente en este tipo de criticas, especialmente cuando hay intereses politicos y personales envueltos y que solamente conducen a la desorientación gradual de los acontecimientos reales.Tal y como los que se pueden apreciar en las distintas declaraciones entregadas a la opinión pública. El actuál almirante de nuestra Armada de Chile señor: Don Edmundo Gonzalez Robles, se limitó única y exclusivamente a cumplir sus funciones como tal y a delegar obligaciones a los cuerpos correspondientes que integran esta institución. Podemos mostrar aprecio sincero por los esfuerzos mostrados por el actuál almirante, en cuanto a dejar en lo posible una Armada moderna y tal como el mismo lo ha mencionado, a niveles como las fuerzas de la OTAN.Nuestra historia ha sido siempre el mejor instrumento de conciencia para acreditar como nuestra nación a sido hollada con empeño por parte de naciones vecinas.Por lo tanto, es lógico que siendo nuestro país, un país con una extensa costa el contar con una fuerza de mar moderna y fuertemente equipada para resguardar al 100% lo que también consideramos como patrimonio no solamente de la Armada de Chile, sino de la nación entera.Las dadas de baja de cualquier materiales e implementos que componen a nuestra gloriosa Armada de Chile, son de exclusiva competencia de las autoridades pertinentes y designadas para estos asuntos, como lo son nuestros valiosos técnicos e ingenieros navales. La ingenuidad diplomática conlleva a situaciones desastrosas, y por ende, hay que evitar a toda costa que esta se propague como un cancer carcinoma del cuál toda la nación tubiese que sufrir angustia y dolor si nuestro país fuese agredido imprevistamente por fuerzas foráneas, tal y como aconteció hace algunos dias atrás cuando fué detectada una embarcación submarina muy cerca a los perímetros de nuestra soberanía marítima. Debemos de una vez y para siempre, exterminar el espíritu de competencia malsano existente entre nuestros ciudadanos y abocarnos única y exclusivamente a construir un país floreciente, moderno no solamente de labios, sino desde el corazón trabajando unidos por nuestras familias, nuestros hijos, nuestras generaciones futuras esforzandonos por dejarles como legado la gallardía, la valentía, el orgullo y el amor de ser CHILENOS. Muchas gracias.

  17. Hans dice

    Al que nadie menciona y que es el gran responsable del 27F,es que fue el comandante de operaciones navales el almirante guzmán, que no hizo nada posterior al tsunami, inoperancia total, no movió los aviones ni los buques…andaba preocupado de los costos de la operación en vez de las personas….

  18. Ignacio Olaeta dice

    Debe elegirse al último pars darle el máximo tiraje a la chimenea.Una Reunión PSP y MB no es una mala idea.Si al final gana MC el elegido debería renunciar.

  19. Oscar Alfa dice

    Otra vez estamos en presencia de reportajes de pseudo profesionales del periodismo que no tienen la menor idea del funcionamiento, la mistica y la doctrina con que funcionan nuestras FFAA jamás vencidas. Ni por los marxistas con todo su aparataje apoyado por Moscú, Cuba y la maquinaria que operó hasta el desplome de la cortina de hierro.
    Tampoco fue vencida por el imprevisto terremoto-tsunami del 27F 2010; actos heroicos y protocolos entrenados, salvaron naves y prácticamente el 100 pct de las unidades y reparticiones de la Armada no tuvieron bajas que lamentar.
    Entendí que el artículo se refería a la tensionada situación que se generaba respecto de la nominación del relevo del Almirante González al interior de la Armada. Nada más alejado del sentimiento de sucesión del mando que siempre ha existido en la institución . Lo que pasa es que para los periodistas que lucran con las emociones que les proveen los políticos ( y sus luchas de poder) y la farándula criolla, creen que todos funcionan con esos códigos. Nada más alejado de nuestra querida Armada y por ello toda esta intriga que se describe en este artículo , a raíz del nombramiento del sucesor del Almirante González es una demostración de la ignorancia absoluta de los valores con que se forman los oficiales navales.
    Nada más por ahora y Feliz Mes del Mar…, el próximo es el Mes de la Marina Mercante, donde nuevamente los Marinos celebraremos nuestra contribución al crecimiento de Chile.

  20. Christian dice

    Oscar Alfa:
    Concuerdo con tu comentario.
    Desgraciadamente acá postean pseudo conocedores del tema de defensa y poco o nada saben de dimensionamiento y desarrollo de fuerzas. A juzgar por el tenor de algunos comentarios, desconocen también muchos aspectos del quehacer de las instituciones de las FF.AA.
    Es muy fácil descalificar, desde el anonimato, al Comandante en Jefe de la Armada. Es muy fácil ser general después de la batalla e intentar dar cátedra teniendo como elemento de juicio lo ya ocurrido.
    Me da vértigo asomarme al abismo de la ignorancia que, la gran mayoría, de los periodistas tiene respecto de temas de defensa y de aquellos que, en Chile, se dicen “analistas de defensa”.
    A Alvaro:
    En cuanto al avance “cualitativo”, te recomiendo que revises el concepto de “estrategia de la disuasión” y te darás cuenta que nuevamente estás en un error. No porque mi vecino tenga un arcabuz implica que yo, necesariamente, me compre un arcabuz habiendo en el mercado armas automáticas de gran precisión, mayor alcance y cadencia de fuego. Sin duda alguna, si tengo la plata compraré lo mejor que haya en el mercado y, no contento con ello le haré saber a mi vecino que tengo un arma mejor y que la usaré contra él en el evento que se le ocurriere ingresar a mi propiedad y apropiarse de parte o la totalidad de mis bienes. Es por ello que no existe país en el mundo que no cuente de manera directa o indirecta de una fuerza para defenderse.

  21. Osvaldo dice

    Estimados:
    Como quiera que sean las cosas, pongo todas mis fichas de ganador como sucesor del Almirante Martínez al Almirante Enrique Larrañaga, digno y fiel representante de los ideales de PRAT y su gran legado. No me cabe duda que él será el investido con tan digno puesto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.