Sergio Bitar: "Piñera quedó atrapado por los duros, la UDI"

sergio_bitarEl ex ministro de Salvador Allende, Lagos y Bachelet, reflexiona en estas líneas sobre los 40 años del golpe, valora las palabras del Presidente Piñera pero, al mismo tiempo, asegura que no ha sido capaz de crear una nueva derecha democrática. “Quedó atrapado por los duros, la UDI”, sentencia.

Por Francisco Martorell Cammarella

Sergio Bitar Chacra, a los 72 años, está más activo que nunca. Preside la Fundación de la Democracia, es investigador del Diálogo Interamericano de Washington, forma parte del directorio del Instituto de Ingenieros de Chile y dirige, junto con el profesor Abraham Lowenthal, el proyecto “Lessons Learned” del Institute for Democracy and Electoral Assistance (IDEA), con entrevistas a los líderes que encabezaron las principales transiciones a la democracia en el mundo. Además es la cabeza de la Corporación Museo del Salitre y es vicepresidente de la Fundación Paz Ciudadana.

No es raro en él. Cuando apenas tenía 27 años fue gerente de Planificación Industrial de la CORFO (bajo el gobierno del Presidente Eduardo Frei Montalva, 1968-70) y antes de cumplir los 33 Salvador Allende lo eligió para encabezar el difícil ministerio de Minería.

Era 1973 y, seguramente, no pensaba que los años venideros estarían marcados por la prisión política en la isla Dawson y otros campos de concentración de la dictadura de Pinochet, donde fue recluido casi un año. Luego sufriría un exilio de una década, con prohibición de retornar. Vivió con su familia en EEUU y Venezuela.

Recuperada la democracia en Chile fue presidente del PPD en tres ocasiones, senador (1994-2002) y nuevamente ministro, de Educación con Ricardo Lagos y de Obras Públicas con Michelle Bachelet.

¿Cuál es la síntesis y que debiera caracterizar la conmemoración de estos 40 años?

La síntesis es que en democracia hemos construido un país decente, digno e inclusivo. Hemos ido superando las divisiones con Verdad y Justicia, la Memoria se ha ido imponiendo sobre el olvido. Hemos afianzado las instituciones democráticas e instalado una cultura de Derechos Humanos. También redujimos considerablemente la pobreza y mejoramos notoriamente el nivel de vida de los chilenos. Se elevó la conciencia de los derechos y el valor de la diversidad. Conmemorar esta fecha con optimismo significa expresar confianza en que podemos caminar juntos y hacer un país más unido, que ofrezca más igualdad a todos sus hijos.

¿Qué sintió cuando el presidente Piñera dijo que” hubo muchos que fueron cómplices pasivos: que sabían y no hicieron nada o no quisieron saber”?

No se pueden subestimar sus dichos, decirlo ayuda al reencuentro. Sin embargo, el Presidente no consiguió crear una nueva derecha democrática. Quedó atrapado por los duros, la UDI.

¿Que sería una derecha democrática?

Al comienzo de su gobierno, Piñera apostó a crearla. Hinzpeter lo explicitó. Consistía en dejar espacio a posturas liberales más cercanas al pensamiento del Presidente, abrirse en temas valóricos (acuerdo de vida en pareja, incluso aborto terapéutico), al cambio del sistema electoral y otras reformas políticas (voto en el exterior), políticas sociales (continuidad con las políticas de la Concertación). Lo último fue lo único que, parcialmente, ocurrió gracias a los ingentes ingresos fiscales.

Usted felicitó a Hernán Larraín, cuando pidió perdón por no haber hecho más por la reconciliación. Sirven hoy gestos como ese, a pesar del tiempo transcurrido…

La reconciliación es un acontecimiento interpersonal, que se facilita cuando hay gestos de buena voluntad como el de Hernán Larraín, pero más se acelera cuando avanzamos en los cambios institucionales que amplíen la democracia y reduzcan la desigualdad. La reconciliación se extiende cuando existe mejor convivencia cívica.

¿Qué instituciones, a su juicio, deberían hacer un mea culpa?

Cheyre dio un paso importante como comandante en Jefe del Ejército al decir “Nunca Más”. No ha sido acompañado aún de otro acto equivalente de la Armada ni de la FACH. La Corte Suprema tiene una deuda con los chilenos y debe reconocer el abandono de su función y el servilismo de muchos de sus miembros a la dictadura. La voz de los presidentes de los partidos de Derecha condenando la violación de los Derechos Humanos también sería un aporte. Y no se debe excusar a la Izquierda de los errores de conducción que contribuyeron a una polarización inmanejable. Aunque la pregunta no incluye al gobierno de EEUU de entonces, con Nixon, no podemos callar que siguió una política de destrucción del proceso chileno.

¿EEUU tendría que pedir perdón o buscar una forma de reparación por la intromisión del 73?

Vivimos en un mundo real. EEUU nunca ha pedido perdón por defender lo que considera son sus intereses nacionales (mundo ordenado por el conflicto este-oeste, cuando la derecha norteamericana propalaba que Chile sería una segunda Cuba, con el eco de la derecha chilena). Eso fue parte del debate interno de EEUU y era una posición contra los movimientos sociales en muchos países, que se impuso en la administración Nixon. Las evidencias surgieron después del mismo Congreso estadounidense, que hizo investigaciones sobre la CIA (informe Church). La política de Nixon fue revertida por Carter, proclive a los DDHH. Luego Reagan sostuvo políticas similares a Nixon y solo cambió al final (su embajador Harry Barnes fue importante para proteger a la oposición a la dictadura).

¿Y qué responde a aquellos que quieren un perdón colectivo, tanto de los  partidarios de la dictadura como los dirigentes de la Unidad Popular?

Las palabras genéricas no ayudan si no van acompañadas de actitudes personales y acciones políticas para alcanzar acuerdos institucionales. Más ayuda trabajar por una nueva Constitución. Esa sería una demostración de voluntad compartida.

¿Ve a la derecha con alguna voluntad de acordar mecanismos para una nueva constitución?

Hay algunos síntomas positivos, pero solo de unos pocos de RN. Menos en la UDI. Hoy son completamente insuficientes. ¿Cómo provocar un cambio? Por presión social y una fuerte opinión pública. La idea de una asamblea constituyente nace como reacción a la cerrazón de la derecha. Ésta tendrá que hacerse cargo de una crisis si no se abre a negociaciones. Su veto es insostenible. Chile no aguanta vivir con una constitución de origen ilegítimo e inamovible si no lo consiente la minoría. Eso no es la democracia que anhelamos luego de 25 años del término de la dictadura. Elaborar una constitución en democracia que represente el pacto social de los chilenos en el siglo XXI es una condición para la reconciliación, la unidad y el progreso económico social de nuestro país.

¿Usted perdonó por lo que le hicieron?

¿A quién debo perdonar? Yo me reencuentro con espíritu abierto con los que tienen buena voluntad para convivir y respetar, con los que ayudan a hacer Verdad y Justicia. No guardo resentimiento. Pienso que más que andar perdonando lo importante es contribuir a una institucionalidad democrática y el respeto a los derechos de todos.

¿Qué debemos hacer, en la década que se inicia el 11 de septiembre de 2013, para llegar bien al cincuentenario del golpe militar?

Habrá siempre visiones distintas del pasado con las cuales deberemos saber convivir. Pero eso no es obstáculo para construir juntos un futuro mejor. Acometer esa tarea dependerá de nuestra capacidad de entender que el pasado nos enseña que debemos apurar el tranco y acordar una nueva Constitución, reducir la desigualdad y elevar la integración social. Vendrán nuevas generaciones que verán el pasado desde otra perspectiva.

4 Comentarios
  1. SERGIO ALEGRIA MATUS dice

    LOS PRESIDENTES LAGOS Y BACHELET QUEDARON ATRAPADOS POR LADRONES DE LA CONCERTACION

  2. Eugenio Gomez dice

    “Y no se debe excusar a la Izquierda de los errores de conducción que contribuyeron a una polarización inmanejable.” Lo mas importante, pero aun vago e impreciso

  3. hernan dice

    Ese es el pensamiento de la buracracia pro USA de la ONU.
    Dice O’Donnell: ‘Los intentos de transformación revolucionaria no sólo fracasaron en su totalidad, también han sido un factor poderoso que condujo a la emergencia de regímenes autoritarios.’
    Transiciones desde gobiernos autoritarios, del experto en asuntos latinoamericanos Abraham Löwenthal, del IDEA junto a Bitar, quien en 1976 se reuniera con el espía CIA Montesinos (el que recibía 1MD/año por sus actividades).

  4. VICTOR RODRIGUEZ O. dice

    LOS YANACONAS CÍNICOS QUE PONTIFICAN MANDATADOS POR SUS AMOS
    LA DICTADURA SIGUE VIGENTE, porque la Concertación en sus 4 mandatos y la derecha pinochetista con uno, han dado continuidad al proyecto. A 40 años la traición se consuma. Chile vive una farsa y una borrachera de poder, donde la amnesia y la infamia son pilares sobre los cuales se construye un relato épico e idílico que justifica el asesinato y la tortura, bajo el eslogan “Chile modelo de democracia, libre mercado y éxito neoliberal’”.
    ENCANDILADOS CON EL PODER ECONOMICO los podemos hallar en numerosos altos funcionarios de la ex_concertación, que pasaron a la dirección o gerencia de empresas de grandes corporaciones. Desde senadores a ministros y subsecretarios, el vínculo con el poder económico ha derivado en una completa fusión. Viera-Gallo, Alvear, Ximena Rincón, Zaldívar, Tironi, Correa, Garretón, Cortázar, Eyzaguirre forman parte de una larga lista de políticos que han hecho su carrera al lado o al interior de estos conglomerados. Sus opiniones y acciones han favorecido durante más de dos décadas la consolidación del modelo impuesto hace 40 años.
    Nada de ello es posible cambiar con la actual institucionalidad. Pese al clamor de la ciudadanía por una transformación radical de las estructuras, las señales en la Concertación, que responde hoy al alias “Nueva Mayoría”, apuntan a una continuación de estas políticas.
    La inclusión en el comando de Bachelet de dos figuras del grupo Luksic -René Cortázar y Nicolás Eyzaguirre-, augura una continuidad del legado de Pinochet a sus beneficiados.
    Los miles que se manifiestan en las calles, que claman por la renacionalización de los recursos naturales, por una educación pública gratuita y de calidad, por pensiones decentes después de una vida de trabajo, por una salud pública digna o por el término de los abusos en el comercio y en la banca expresan una nueva conciencia nacional: una visión política inspirada en el legado de Allende.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.