Agustín Edwards sí habló de golpe de Estado en reunión con jefe de la CIA en 1970

aeSi bien el propietario de el diario El Mercurio, cuando declaró en 2013 ante el juez Mario Carroza dijo que no se había referido a esa posibilidad, un informe de EEUU respecto a un documento desclasificado -ahora sin tachaduras- muestra claramente que Edwards habló con el jefe de la CIA sobre un golpe contra Allende.

Tuvieron que pasar más de 40 años para que un documento clasificado de los EEUU, que antes fue entregado con tachaduras, permitiera conocer la identidad del chileno que en 1970, tras la elección de Allende, se reunió con el entonces jefe de la CIA, Richard Helms, donde habló sin tapujos sobre la necesidad de promover un golpe contra el recien electo presidente socialista, Salvador Allende.

Si bien Agustín Edwards había negado ante el juez Mario Carroza tal propósito de la reunión y sólo había reconocido su existencia, testificando que únicamente “se comentó la circunstancia de haber sido electo un presidente comunista en un país democrático, pero en ningún caso se pensaba en un Golpe de Estado o algo parecido”, un informe de la semana pasada, que da cuenta de una serie de documentos sobre la relación entre Chile y EEUU en 1969 y 1973, contradice al propietario de El Mercurio.

En el memorandum, que había sido desclasificado hace 15 años pero parcialmente censurado, ahora se puede ver con claridad el tenor de la participación de Edwards y los comentarios y aseveraciones que le hizo al director de la CIA con el objeto de promover un golpe contra Allende.

Edwards y Helms discutieron abiertamente, según el informe, sobre la necesidad de un Golpe de Estado en Chile en la reunión sostenida en Washington el 14 de septiembre de 1970, apenas 10 días después de que Allende ganara la elección, oportunidad en que el chileno mencionó además quienes serían los conspiradores en la acción. Junto con mencionar a los entonces dirigentes del Partido Nacional, Sergio Onofre Jarpa y Francisco Bulnes, entre otros, Edwards descartó al ex presidente Eduardo Frei Montalva porque “habitualmente colapsa bajo presión”. “Edwards dijo que Frei es indeciso, siempre vacilando, siempre esperando que ‘otro dé el primer paso’ ”. Agustín Edwards predijo que Frei “probablemente se acobardará a último minuto”, dice el ex memo secreto.

Según informa Peter Kornbluh en Ciper, tras tener acceso al documento íntegro de 10 páginas, “Edwards intentó incitar a la CIA para que hiciera algo para evitar que Allende se convirtiera en Presidente de Chile. Le dijo a Helms que Fidel Castro había aparecido en la televisión en Chile recomendando a los chilenos no preocuparse de una intervención de Estados Unidos pues Washington estaba ‘neutralizado’ por la guerra de Vietnam y la extendida oposición doméstica a ésta. ‘Una pregunta clave en la mente del chileno medio es: ¿Le importa a Estados Unidos [lo que pase en Chile]?’, le informó Edwards al director de la central de inteligencia estadounidense”.

Y agrega: “En ambas versiones de este ‘memcon’ –como son llamados estos documentos en Estados Unidos–, el nombre de Agustín Edwards está tachado. Es claro que la agencia de inteligencia aún quiere proteger su identidad como fuente confidencial. Pero no lo logró. El documento se refiere a que la reunión tuvo lugar a petición de Henry Kissinger, entonces asesor de seguridad del Presidente Nixon, quien había tomado desayuno con Edwards el 14 de septiembre de 1970 en Washington. Transcripciones desclasificadas de las conversaciones telefónicas de Kissinger, obtenidas por el National Security Archive, revelan que Kissinger ese mismo día llamó a Helms para decirle: ‘Edwards está aquí’. En el mismo llamado, Kissinger le pidió a Helms que personalmente le preguntara a Edwards sobre la situación en Chile. Helms accedió”.

Para Kornbluh, con la desclasificación la semana pasada de una nueva colección de registros de la oficina histórica del Departamento de Estado, “tenemos una nueva versión del famoso ‘memcon’, una transcripción oficial y mucho memos censurada del gobierno de EE.UU. del documento que identifica a los participantes de la reunión: Agustín Edwards, Donald Kendall, el presidente ejecutivo de Pepsicola, el director de la CIA Richard Helms y un ayudante no identificado de Helms en la CIA, quien tomó notas y escribió el resumen de la reunión. Los censores de la CIA intentaron ocultar el nombre de Agustín Edwards a lo largo de la transcripción, refiriéndose a él como ‘nombre no desclasificado’. Pero en al menos dos partes del documento, los censores no percibieron la referencia a Edwards y su nombre es reproducido como la fuente de la información.

“La reunión fue clave en el impulso que se le dio a partir de ese día a la acción desestabilizadora emprendida por el gobierno de Nixon en contra de Allende. Agustín Edwards no fue sólo el primer civil chileno del que se tenga conocimiento que se haya reunido en esos álgidos días con el director de la CIA. De acuerdo a los documentos desclasificados hasta ahora bien podría ser el único chileno que se sepa se haya reunido con el director de la CIA. Además, no fue coincidencia que la reunión tuviera lugar justo un día antes de que el Presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, ordenara a Helms iniciar un conjunto de acciones encubiertas para “hacer que la economía chilena chille” y así provocar un Golpe para evitar que Salvador Allende asumiera la presidencia”, dice Kornbluh.

Y agrega: “Entre los miles documentos de la CIA y el Departamento de Estado de EE.UU. que han emergido de la decisiva intervención encubierta de Estados Unidos en Chile, no hay otro que deje tan claro el rol de uno de los principales socios chilenos en la conspiración extranjera: Agustín Edwards”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.