Papa Francisco pedirá “perdón” a víctimas chilenas de abusos sexuales

El Pontífice recibirá a un grupo de chilenos que fueron víctimas de abuso sexual por parte de sacerdotes, para pedirles “perdón” y “compartir su dolor”, informó hoy el Vaticano.

“El Papa les da las gracias por haber aceptado su invitación, durante esos días de encuentro personal y fraterno quiere pedirles perdón, compartir su dolor y vergüenza por lo que han sufrido”, informó el director de la Oficina de Prensa del Vaticano, Greg Burke, a través de un comunicado.

Las víctimas que se reunirán este fin de semana con el papa serán Juan Carlos Cruz, James Hamilton y José Andres Murillo, quienes fueron abusados sexualmente por el exsacerdote Fernando Karadima.

Burke señaló que el Papa además quiere “escuchar todas aquellas sugerencias que puedan realizarle, para evitar la repetición de semejantes hechos reprobables”.

“El Papa recibirá a las víctimas individualmente, dejando hablar a cada uno de ellos todo el tiempo que sea necesario”, afirmó.

Por último, el encargado de las comunicaciones del Vaticano indicó que la máxima autoridad de la Iglesia Católica “pide oraciones por la Iglesia de Chile en este momento doloroso, esperando que estos encuentros puedan desarrollarse en un clima de serena confianza”.

“Que estos encuentros sean un paso crucial para remediar y evitar para siempre los abusos de conciencia, de poder y particularmente, sexuales en el seno de la Iglesia”, cerró Burke.

EL PAPA Y CHILE

La situación entre el papa Francisco y las víctimas de Karadima se gestó en enero de este año cuando el Sumo Pontífice realizó una visita de tres días a Chile, instancia en donde defendió enérgicamente al obispo Juan Barros, quien es acusado por las víctimas de ser un encubridor de los delitos del exsacerdote.

Durante su gira por Chile el Papa invitó a Barros a sus actividades públicas más importantes y afirmó a los medios locales que las acusaciones en contra del obispo eran “calumnias”.

Posteriormente, Bergoglio pidió disculpas por sus palabras y en febrero envió un investigador del Vaticano para escuchar y recopilar los testimonios de las víctimas en contra de Barros.

Tras leer los testimonios, el Papa decidió llamar a tres de las víctimas de Karadima y también, convocó a los 33 obispos chilenos para analizar la situación de la iglesia chilena.

Fernando Karadima es un exsacerdote que en 2011 fue condenado por el Vaticano a “una vida de oración y penitencia”, bajo los cargos de abusos sexuales y psicológicos a menores.

La justicia chilena no pudo castigarlo debido a que sus delitos estaban prescritos. (Sputnik)

zzz/fb/df

 

1 comentario
  1. WASHINGTON HERRERA dice

    Bien por el Papa, en reconocer que había cometido un error no forzado y recuperar la confianza de muchos feligreses a nivel mundial, lo ocurrido acá en Chile en su visita, no dejo a nadie indiferente en que los intermediarios ante el, trataron de minimizar los hechos de pedofilia en la iglesia chilena, dando versiones falto a la realidad, hace muchos años que se viene informando a través de los medios los desatinos de clérigos que no respetaron su juramento, cuando fueron a su ceremonia de consagración ante Dios, yo entiendo el sacrificio de su persona ante las tentaciones mundanas, pero no ante el abuso con menores, en que la familia confió y deposito su confianza.
    Hoy no son los tiempos del pasado, en que la familia callaba ante hechos que afectaban su credibilidad y el respeto por lo sagrado, es por eso, por el avance de las comunicaciones se sabe lo que ocurre acá y fuera del país, como ocurrió en Europa y América, que tanto daño a hecho a la iglesia en toda su estructura.
    Espero que el Papa ponga orden en el caso chileno, la iglesia en Chile esta perdiendo credibilidad hace bastante tiempo y el alejamiento de muchos a sido por la conducta de algunos, que olvidaron sus votos por lo que juraron. Debo reconocer y dar fe que muchos sacerdotes en Chile, han y trabajan por ayudar al prójimo y también por orientar en la creencia de un ser superior y eso permite ser fieles en su vida espiritual en convivir con nuestros semejantes sin mirar su posición social.
    Las medidas que tomara después de reunirse con los afectados y los representante de la iglesia chilena, será a conciencia y de ella saldrán las nuevas directrices para enfrentar los nuevos desafíos que se plantearan para la iglesia en Chile, por su bien común.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.