Estafa piramidal: abogada de víctimas vincula a hermanastro de Felipe Camiroaga

Marianela Maureira, quien representa a 4 de las 90 personas perjudicadas por Global Finance, conversó con El Periodista TV y relató el estado del fraude que investiga la fiscalía, que ya tiene a dos formalizados y alcanzaría los 3 mil millones de pesos.

“Durante el año 2015, y en instancias de la realización de un curso de Inversiones de Capital en Mercados Extranjeros en INVESTMENT SCHOOL, uno de los alumnos, ÁLVARO CELEDON RAVEAU, quien más tarde se convertiría en ejecutivo de la sociedad Global Finance Chile SpA, invitó a varios de sus compañeros reiteradamente y durante todo el curso a participar en calidad de inversores en esta empresa, la cual ofrecía a sus clientes una excelente rentabilidad (un pago de intereses muy superior al promedio del mercado financiero, que fluctúa entre el 1,4% y el 1,75% mensual), haciendo especial hincapié en que los representantes legales de dicha sociedad, don Cristian Posa Polanco y don Oscar Felipe Aguirre Venegas, eran unos exitosos empresarios, y genios en materia de inversiones, y que al invertir con ellos, sus aportes se verían ampliamente multiplicados (de hecho Felipe Aguirre Venegas había realizado el mismo curso en INVESMENT SCHOOL años antes, que habría sido ‘la base para tan exitosa empresa’)”.
La que así habla es la abogada Marianela Maureira, quien representa a 4 de las 90 personas que se vieron afectadas por esta estafa piramidal y que hoy, luego de la formalización de los dos ejecutivos, Avanza sobre otros supuestos involucrados, entre ellos Daniel Bontempi, hermanastro de Felipe Camiroaga.

 

Según Maureira, en razón de lo anterior, varios de los alumnos señalados mantuvieron una reunión con Cristián Posa Polanco, representante legal de Global Finance Chile Spa, quien manifestó que la empresa se encontraba en un excelente momento para realizar este tipo de inversiones, contando con un respaldo económico que podría solventar sus inversiones al menos 2 o 3 veces.
En dicha reunión, relata Maureira, el representante legal de la empresa, aseguró que se encontraban autorizados para captar inversiones a través de la Superintendencia de Valores y Seguros, y además exhibió varios documentos en virtud de los cuales explicó que Global Finance no sólo contaba con negocios inmobiliarios de gran envergadura, dedicándose a la compra de promesas en blanco para venderlas posteriormente en 3 o 4 veces su valor, señalando que en ese sentido tenían muchísimos inmuebles dentro de este negocio. Asimismo, informó que también estaban adquiriendo la empresa corredora de seguros más grande de la V y VI región, entre otros negocios, “todo lo cual generó tranquilidad al momento de decidir invertir”, señala la abogada.
Sumado a lo expuesto, y a fin de demostrar la seriedad del negocio de inversiones que estaba proponiendo, dice Maureira, a sus clientes se les mostró su página web: http://www.gfgroup.cl/, en la cual la empresa aparecía como parte de un conglomerado solvente de negocios, indicando como razones para invertir en dicha sociedad, las siguientes:

– Podemos ofrecer rentabilidades mayores que la industria, dado los rubros de inversión, una gestión eficiente que nos permite menores costos y un proceso ágil sin pérdidas de tiempo.
– Somos una empresa de inversión pequeña, de puertas abiertas y donde cada uno de nosotros estamos invirtiendo en los mismos negocios que ponemos a tu disposición.
– No sólo ponemos nuestro dinero, sino nuestras vidas en que cada negocio resulte exitoso, en que cada funcionario viva cada día mejor y que cada cliente se sienta tranquilo que su inversión está en buenas manos.
– La corredora de seguros del Grupo se encuentra auditada por la Superintendencia de Valores y Seguros, por lo que nuestra empresa, procesos y personas deben cumplir los estándares que el regulador define”.

En el momento de la reunión, según un documento de los querellantes al que tuvo acceso El Periodista, Posa Polanco también señaló que proponía que la mejor forma de inversión (para tener una mayor rentabilidad) era hacerlo a través de un crédito de consumo, para lo cual entregó datos de su “red de contactos”, específicamente el contacto de un ejecutivo de Banco Scotiabank. Así, la forma de operar sería:
El modus operandi, según Maureira, era así: “Se solicitaba el crédito de consumo por X cantidad por un plazo de 5 años, durante esos 5 años se entregaría a los inversores mensualmente el monto que debían pagar al Banco (correspondiente a un 2% de interés aprox.) y al término de los 5 años se les restituía el total invertido, en el intertanto, Global Finance podía invertir esos fondos”.
A los pocos días de esta reunión el ejecutivo de Scotiabank de la Banca Premium, Sandro Fuentes Fredes, se puso en contacto con los defendidos de Maureira para ofrecerles sus servicios y a todos ellos se les entregaron créditos por sumas superiores a las ofrecidas por otros bancos y con mejores condiciones. “Después de que se destapó el tema de la estafa se pudo saber que este ejecutivo mintió al banco para el otorgamiento de estos créditos y, además, era amigo cercano de Oscar Felipe Aguirre Venegas, uno de los representantes de Global Finance, por lo que actualmente ya fue desvinculado de Scotiabank y está siendo investigado como posible cómplice de esta estafa, acusa la abogada Maureira.
“Es importante hacer presente que actualmente existe una causa civil de liquidación de la empresa Global, en la cual el liquidador solicitó en el mes de noviembre todos los documentos relacionados a la empresa Global Finance Chile Spa, ya que ésta tenía su cuenta principal en el mismo Banco y su ejecutivo personal ERA EL MISMO Sr. Fuentes Fredes, sin embargo, a la fecha este Banco solo ha presentado dilaciones, hasta el punto de que se ha solicitado se le apliquen multas y sanciones de arresto”, señala Maureira.
Así, cuatro personas finalmente firmaron contratos de inversión en las circunstancias antes señaladas y al inicio de la relación contractual, la empresa aparentemente cumplió con lo prometido, sin embargo, a comienzos de enero del 2017, Global Finance Chile Spa los contactó para señalar que la empresa estaba negociando una millonaria inversión y que recibiría fondos de una empresa Alemana, lo que implicaría una paralización de los movimientos comerciales de Global Finance Chile Spa por un par de semanas (debido a una supuesta gestión de “Due Diligence”), de manera tal, que el pago correspondiente al mes de enero de 2017, sufriría un retraso máximo de dos semanas, pero que sería compensado económicamente.
Ya habiendo transcurrido dos meses de este incumplimiento, es decir, en marzo del año 2017, los representados de Maureira empezaron a experimentar serias sospechas respecto de la legitimidad de la empresa con la cual habían contratado, sumado a que se vieron sumamente afectadas como consecuencia del pago de los créditos de consumo solicitados para realizar esta inversión. Es así, que ante la total indiferencia por parte de Global Finance Chile Spa ante lo que estaba aconteciendo (quienes ante correos o llamados señalaban simplemente que la operación con los alemanes estaba tomando más tiempo de lo normal), al acudir a una asesoría legal especializada, esta arrojó que:

– La sociedad Global Finance Chile SpA, jamás ha tenido autorización para captar dineros para invertir por parte de la Superintendencia de Valores y Seguros.
– La sociedad Global Finance Chile SpA presentaba ya al menos 13 demandas en su contra por incumplimiento de diversas obligaciones monetarias, llegando incluso a dar órdenes de no pago a cheques emitidos por ésta.
– Que habían abandonado sus domicilios, dejando a sus inversores y empresas contratantes sin un domicilio legitimo para exigir sus pagos.
– Que algunas de las sociedades relacionadas con el Grupo Global, empezaron a experimentar un repentino e inexplicable cambio en sus estatutos sociales.

Ante esto, dice Maureira. se solicitó una última reunión con Oscar Felipe Aguirre Venegas, sobre todo al haber averiguado que a esas alturas solo quedaba un bien inmueble a nombre de la empresa ubicado en la ciudad de Pichilemu. “En esta reunión, el Sr. Aguirre señala que todo está bien, que si bien existía un retraso en los pagos, estaba intentando concretar un millonario proyecto inmobiliario en el terreno de Pichilemu con lo cual pensaba realizar todos los pagos pendientes y para dar ‘seguridad’, señala que uno de los inversores en este proyecto sería el señor Daniel Bontempi Fernández, HERMANO DE FELIPE CAMIROAGA”, señala Maureira.
Sin embargo, agrega “al día siguiente al intentar corroborar parte de la información que se nos había entregado en esa reunión, pudimos constatar que el Sr. Aguirre Venegas seguía mintiendo con la única finalidad de ganar tiempo, por lo que inmediatamente se presentó la correspondiente querella y acción civil para precautoriar el señalado bien de Pichilemu. Sin embargo, en el intertanto, Global Finance realizó la venta de este inmueble a uno de los ejecutivos de la empresa, que además es su primo hermano Gonzalo Aguirre Gonzalez, en conjunto con su señora Pamela Alarcon Webar y Daniel Bontempi, a pesar de que en el intertanto el Sr. Bontempi fue advertido a través de un correo electrónico de que podía estarse involucrando en un delito”.
El monto de la supuesta estafa, que está siendo investigada por la Fiscalía ascendería a más de 3 mil millones de pesos, existiendo más de 90 víctimas.
“El Sr. Oscar Felipe Venegas Aguirre logró sacar fuera del país más de un millón de dólares de los cuales hoy por supuesto se desconoce su paradero, que varios de sus parientes se encuentran de alguna manera ‘involucrados’ en las operaciones realizadas y que probablemente no nos encontramos ante una simple estafa, sino también frente a un delito de lavado de dinero” señala Maureira.
En abril pasado se realizó la formalización de Oscar Felipe Aguirre Venegas y Cristian Posa Polanco, encontrándose ambos actualmente en prisión preventiva, mientras se continua la investigación durante 6 meses más.
“A raíz de todo, dice Maureira en la entrevista, se han podido ir haciendo diferentes links bastante llamativos por decirlo de alguna manera:
– Aldo Lagos, también perseguido por delito de estafa era el dueño y profesor de INVESTMENT SCHOOL, donde “estudio” Felipe Aguirre Venegas.
– Gunther Zepeda, también perseguido por estafa, aparece en la carpeta investigativa, señalando que este supuestamente estaba “a cargo” del proyecto inmobiliario de Pichilemu, de hecho habría presentado una demanda laboral en contra de Global Finance donde supuestamente ganaba 6 millones mensuales.
– Los representantes de Global Finance se defienden señalando que perdieron más de 1.800 millones de pesos por haber cometido “el error” de invertir en Ac Invertions, empresa de Patricio Santos”.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.