Tomás Hirsch, diputado Humanista: “La democracia se vive, no se pone en museos”

El parlamentario entrega los argumentos de la acusación constitucional contra tres “supremos”, se refiere a su labor parlamentaria, dice no compartir los dichos de Gabriel Boric sobre los DDHH y adelanta que tendrán que abrir un diálogo con la ex Nueva Mayoría para ver qué hacen en las próximas elecciones. ¿Será candidato el 2021?

Por Francisco Martorell Cammarella

Dos veces candidato a la Presidencia, quien fuera embajador y también jefe de su partido, el Humanista, desde marzo ocupa un escaño en el Congreso Nacional como diputado de un distrito que comprende a comunas tan diferentes como Peñalolén y Vitacura.

Dice que llegaron al Parlamento, donde el Frente Amplio cuenta con 21 miembros, por la perseverancia, la construcción de un acuerdo amplio y, sin duda, el cambio del sistema electoral. Pero no solo por eso. “Lo que pasó en la Nueva Mayoría, su involucramiento en casos de dinero y política -SQM, Penta, Corpesca y todos esos casos- ayudaron al desprestigio, mientras paralelamente se formaba el Frente Amplio. El resultado de todo eso es que estamos en el Congreso y no estamos solos” señala Tomás Hirsch, hijo de inmigrantes judeo-alemanes que escaparon del Holocausto y que estudió Ingeniería Civil en la Universidad de Chile, pero que no terminó su carrera.

Hoy dice que está “contento” de integrar el Congreso, un lugar que califica de “surrealista” y que a ratos parece una serie de Netflix, pero que permite hacer cosas. “Resuelves temas que están pendientes hace mucho tiempo”, sostiene y da una serie de ejemplos, entre ellos la eliminación de un impedimento legal que tenía la mujer para contraer segundas nupcias. “Esto venía del 1870 y dictaba que una mujer separada no podía contraer nupcias por 300 días porque, eventualmente, podía estar embarazada, ver de quién era el hijo y todo ese tipo de cosas. Pues bien, lo eliminamos del Código Civil de nuestro país”, cuenta con orgullo. Y luego se explaya: “Yo no estuve en el Congreso antes pero, claramente, la llegada de 94 diputadas y diputados que ejercen el cargo por primera vez, sumado a la salida de muchos de los que estuvieron involucrados en situaciones irregulares, ha cambiado bastante la cara del Parlamento. Hay mucha más gente joven, más mujeres, hay representantes de los pueblos originarios, hay varios del mundo de la cultura como Florcita Motuda. Por otra parte, se ha reorganizado bastante y eso hace que haya más fiscalización que antes, revisión del uso de recursos. Por ejemplo, yo siendo diputado no veo un peso para ver los gastos que hay que realizar. Antes les pasaban unos cheques para cuatro millones en gastos operacionales, seis para gasto personal. Nada de eso existe hoy”.

Reconoce, sin embargo, que la mala fama se mantiene y les pesa. “Es un problema bastante bien ganado, por la cantidad de irregularidades que han existido en el pasado. Yo todavía lo veo, si aún hay diputados de los más antiguos que te salen con cuentos de la dignidad parlamentaria, con unos discursos…

¿El cuento de la corbata famosa, por ejemplo?
Ese mismo o también cuando uno ve a Ignacio Urrutia (UDI), este diputado de la ultraderecha…

¡Ojo! La acusación constitucional podría ganar con su voto…
No. Yo creo que la acusación constitucional va a ganar independiente de él y todo lo que él diga, haga su show, opine, son de una irrelevancia total, absoluta. Sus bravuconadas no le interesan a nadie, pasa en la Comisión de Ética, cada dos días hay que anunciar que va a la Comisión, yo soy jefe de Comité y me toca estar en esos debates. La verdad es que este tipo tiene un nivel de violencia e intolerancia impresionante. Lo que él diga o haga sobre la acusación poco importa…

La realidad es que él está ahí, representa a un sector de la población chilena que lo vota y parece que no está dispuesta a cambiar su pensamiento respecto a la dictadura y todo lo que vino después.
Es preocupante porque no lo vota sólo a él. José Antonio Kast tuvo una cifra importante, en torno al 8% de las preferencias . Eso se traduce en que un sector no menor de la población empieza a tomar posturas neofascistas, de ultraderecha. Cuando una encuesta realizada a jóvenes, en torno al 60%, dice que no ve con malos ojos que en Chile pudiera haber un gobierno autoritario y que no valoran lo que significa la democracia es muy preocupante.
Los humanistas decimos que en Chile no hay una verdadera democracia. Existe esta democracia que es formal, pero no real…

BORIC Y LOS DDHH

Cuando hablas de Derechos Humanos ¿Lo haces en los mismos términos que Gabriel Boric? Que plantea una mirada amplia, la crítica desde China, a Venezuela, Nicaragua y también a lo que pasó en Chile.
No comparto el momento ni la forma y fondo de lo que dijo Gabriel Boric.

¿Le dio “agüita” a la derecha?
No me cabe ninguna duda de que era el momento menos oportuno. Si vamos a conversar el tema, discutámoslo bien, reflexionémoslo. No me gustan las iniciativas individuales y, en ese sentido, es más interesante tener una visión como Frente Amplio respecto a cómo vemos los DDHH. Nosotros como PH estamos trabajando un documento que pretendemos aportarlo al Frente Amplio. Creemos más en lo colectivo y me da la impresión de que así lo ven el resto de los partidos del conglomerado. Gabriel sabe que pienso así. Yo respeto las decisiones que toman otros, pero no las comparto. Un análisis profundo no debe ser casual. Tiene que estudiarse, hacer una reflexión y una propuesta de qué significa su defensa, promoción permanente. Lo que no puede pasar es que se tome un país según su política interna, que es lo que veo en las declaraciones de un sector u otro, con relación a los DDHH: unos mencionan a Cuba, otros a Brasil, Nicaragua, etc. Desde el punto de vista del humanismo, los DDHH se están violando en todo el planeta porque no se están garantizando derechos fundamentales. El mismo día que se discutía esto, en Arabia Saudita decapitaron a un activista y nadie lo mencionó. A China no lo toca la derecha porque los negocios son muy buenos. Discutamos el tema a fondo y no nos dediquemos a escarbar en uno u otro país…

Guillermo Teillier, del Partido Comunista, puso en duda que Boric fuera de izquierda ¿Te parece llegar a ese punto?
No comparto esas declaraciones. Se lo mencioné a él y yo creo que Gabriel Boric es un hombre de izquierda, que lo ha demostrado con creces y que no tiene que estar dando pruebas de blancura. Él, el Movimiento Autonomista y el FA como conjunto, somos un movimiento alineado en una posición de izquierda con distintas vertientes. El FA tiene corrientes marxistas, socialistas, ecologistas, feministas, liberales y humanistas. Es muy diverso y nosotros nos pusimos de acuerdo en un proyecto en común, a partir de estas diferencias. No es fácil, pero hemos podido hacerlo.

¿Han convivido mejor o peor de lo que pensabas?
Hemos convivido mejor de lo que aparece en los medios… El Frente Amplio es nuevo, tiene poco tiempo de vida y 20 diputados. No ha sido fácil, para la mayoría ha sido entrar a un ámbito complejo. Hubo mucha ansiedad de estar presentando proyectos, de aparecer en los medios. Con el tiempo descubrimos que tenemos mucho trabajo en las comisiones, que hay espacios para presentar proyectos de ley, oficios, comisiones investigadoras, etcétera, y también mucho trabajo en los distritos. Cada uno se ha ido tranquilizando y dedicando a su trabajo. En general, yo creo que lo estamos haciendo bien, pero hay mucho por hacer. Tenemos que ser capaces de definir prioridades como FA en materia legislativa este año. Aún estamos, cada uno, con su proyecto de ley. Tenemos que buscar temas emblemáticos, fundamentales para nosotros, como la eutanasia o la despenalización del aborto. También avanzar en cosas como la anulación de la ley de Pesca, el cambio del sistema previsional chileno, que están en nuestro programa y debemos abocarnos más.

ACUSACIÓN CONSTITUCIONAL

Están acusando a tres ministros de la Corte Suprema por otorgar la libertad condicional a siete condenados por violar los DDHH. Ignacio Urrutia dijo algo: jueces de izquierda. Han tenido una trayectoria vinculada a la investigación de violaciones a los DD.HH. ¿Te hace un poco de ruido esas declaraciones?
No me hace ningún ruido lo que diga Urrutia. Lo que él diga o no, yo no se lo creo. Cuando dijo que iba a votar y toda la UDI va a votar, no es verdad. Nosotros presentamos la acusación constitucional porque creemos tener fundamentos jurídicos, políticos y éticos. Si fuera por mirar a la persona por sobre al juez, uno podría decir que ellos en el pasado han defendido los DDHH. Lo que sucede es que en este caso específico se produce una falta grave, porque en siete casos ellos faltan a su deber, no toman en cuenta los tratados internacionales firmados por Chile y que, por ende, forman parte de las obligaciones legales que tienen que tener los jueces. Desde ese punto de vista, creemos que hay un notable abandono de deberes.

Si prospera la acusación constitucional, van a salir estos tres ministros y le dan la oportunidad a Piñera para que nombre otros tres jueces.
No hicimos ese cálculo para la acusación. De esos tres jueces, Valderrama no entra en la ecuación, los otros, Hugo Dolmestch cumplirá la edad límite a mediados del otro año y, Carlos Künsemüller, en dos años más. Por lo tanto, de todas maneras el Presidente va a designar los cambios. Los nombramientos de los ministros son designados por el duopolio. Lo considero pésimo e inadecuado, pero Piñera no va a nombrar al que se le dé la gana. Ellos tienen sus cuoteos como en TVN o en el Consejo Nacional de Televisión (CNTV).

¿Es posible más reparación, verdad y justicia o topamos techo?
Yo creo que sí, porque, además, es importante y necesario. No es sólo una mirada de pasado, sino que los familiares y las víctimas tienen sus demandas y es legítimo responderlas. También hay una mirada de futuro: hay algo que tiene que ver con cómo tu generas señales y condiciones para que nunca más sucedan estas situaciones. ¿Cómo le das una señal clara a las nuevas generaciones de que la impunidad no es aceptable? ¿Cómo das señales a quienes violaron los DDHH de que no se tolera? Es importante seguir avanzando y es una tarea que no concluye jamás.

¿Es necesario un museo de la democracia?
La democracia se vive, no se pone en museos. Se requieren más museos de la Memoria, el que plantea un museo de la democracia no está entendiendo cómo son las cosas, porque, para tenerlo, debes mostrar los quiebres de ella. Si quieren hacerlo, hagámoslo. Mostremos lo que significó el golpe militar, con todos sus detalles. Yo creo que eso está bien expresado en el museo de la Memoria. Esto lo veo como un intento de explicar este famoso “contexto”. No hay contexto alguno para la violación de los Derechos Humanos, nada lo justifica. Lo han dicho transversalmente, incluso actores del sector de la derecha como Daniel Platovsky.
En los museos del Holocausto no se habla del contexto, no existe algo que justifique la violación de los DDHH.

Fuiste dos veces candidato presidencial, eres uno de los que tiene más de 35 años en el Frente Amplio ¿Va a haber una tercera?
No tengo la menor idea. En este momento estoy a cinco meses de haber asumido como diputado. Es una tarea interesante, a veces difícil, se trabaja harto. Si he cambiado una opinión: yo antes decía que no trabajaban nada. La verdad es que se trabaja mucho si es que uno quiere dedicarse tanto en el parlamento como en el distrito. Por ahora me estoy concentrando en esas labores, tenemos un equipo bueno y trabajamos en conjunto con organizaciones del Frente Amplio. Quedan tres años y siete meses.

¿Cómo va la relación con la ex Nueva Mayoría, pensando en las elecciones municipales y de gobernadores?
En el Congreso se da un vínculo y eso uno entiende que es necesario, porque cuando tú vas presentando proyectos de ley, por la fórmula de cómo se discuten, requieres apoyo en forma transversal. Ese diálogo se da, pero está circunscrito a las cuestiones legislativas, más allá de eso no hemos conversado. Creo que, de cara a las elecciones municipales, tendremos que abrir un diálogo. Eso no significa que vayamos a ir juntos, puede significar que no. Lo que es claro es que, mientras vayamos separados, la derecha se queda con 11 de las 15 futuras gobernaciones y con la mayoría de las alcaldías del país. Es un tema que hay que reflexionar, pero no lo hemos debatido aún al interior del Frente Amplio.

“Netflix, Spotify, Airbnb y otras deben tributar”

Una de las prioridades del Gobierno es la agenda en pro del crecimiento ¿Qué te pareció la “modernización tributaria” y los 13 puntos?
A uno siempre le salta una pequeña sospecha. Me preocupa que el proyecto del Gobierno, que presentó su reforma a última hora a la rápida, tenga el intento de favorecer con rebajas tributarias a los sectores económicos más poderosos del país. Siempre han buscado proteger sus intentos de rebajar los impuestos a los poderosos. Hemos visto las condonaciones más impresionantes que se han hecho desde impuestos internos a las grandes empresas, que no es el mismo tratamiento que se le hace a las Pymes.
El país necesita crecimiento, pero no sólo hay que ver eso. Chile tiene una pésima distribución de la riqueza, no somos el peor del planeta, pero estamos entre ellos. Dado el nivel que tenemos en la OCDE es injustificable que tengamos una estructura político, social y económica que genera tal disparidad.
En Chile tenemos a Angola, pero a 20 minutos de ahí tenemos Alemania, Suecia o Noruega. Es cosa de ir por Américo Vespucio. Diferencias brutales.
Extraño del Gobierno, más que una agenda procrecimiento, una pro-distribución. Cuando uno ve la propuesta de ellos en materia del salario mínimo, te das cuenta de que están lejos de eso.
Cuando nosotros proponemos 420 mil de salario mínimo, que según la Fundación Sol es la base para superar la pobreza, y el Gobierno propone 300 mil, le está diciendo a las personas que aunque trabajen toda su vida, nunca saldrán de la pobreza.

Respecto de implementar un impuesto a Spotify y Netflix ¿Estás de acuerdo?
Las empresas que tranzan por vías digitales como Netflix, Spotify, Airbnb y otras, creo que deben tributar, porque si no se aprovechan de las legislaciones de los distintos países en los que operan para evadir impuestos en cantidades grandes. Nosotros estamos disponibles para estudiar el proyecto y no cerrar la puerta a legislar y dialogar. Hay que avanzar, pero ese movimiento no debe dejar a ciertos sectores más favorecidos que otros. Dentro del mundo empresarial, hay que poner la mirada en las Pymes. Cuando me dicen que son “defensores del contribuyente” y yo pregunto “sí, pero ¿De cuál?”, ¿Vamos a poner la atención en las Pymes o en las grandes empresas? Los grandes saben cómo defenderse, porque tienen los mejores abogados de este país.
Si la defensa se va a poner sobre el micro o el pequeño empresario, llegamos de acuerdo. Pero ojo, que la mejor defensa para ellos es tener acceso a crédito, a capacitaciones, a asociatividad. Esos tres elementos no existen y hacen que se tengan que batir por ellos mismos.

Mira la entrevista completa en EPTV

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.