Año 2 Número 33, Lunes 31 de marzo 2003

Víctor Gutiérrez bromeaba

"No soy gay, mi pareja es gay"

Lo expresado por el talentoso periodista que terminó doblando la mano de Michael Jackson refleja la forma como la cuestión homosexual culmina casi siempre en un chiste o en sorna cuando se enfrenta directamente.

Lo expresado por el talentoso periodista que terminó doblando la mano de Michael Jackson refleja la forma como la cuestión homosexual culmina casi siempre en un chiste o en sorna cuando se enfrenta directamente.

Las repercusiones de las tres ediciones donde el tema homosexual estuvo presente el El Periodista, alimentaron a otros medios de comunicación escritos, radiales y televisivos para incursionar más escandalosamente que en profundidad sobre una realidad nacional.

Lamento sinceramente que las editoriales B, LOM y Planeta con el original de "La realidad gay en Chile en su poder", investigación seria y profunda de la cual fueron seleccionadas las entrevistas a Fernando Villegas, Alejandro Jodorwsky y Enrique Lafourcade no hayan inspirado la intención original del trabajo: un libro.

Este aborda además temas tan interesantes como la masculinidad alternativa a través de los personajes de María Luisa Bombal, la homosexualidad en el campo y en las comunidades mapuches, las versiones de Luis Sepúlveda y Raúl Ruiz, entre otros.

Los derechos de autor, de ser publicado el libro, iban a destinarse a la lucha contra el Sida.

Respondo abiertamente a la pregunta que me han formulado lectores y colegas: y tú, ¿eres gay?

- Mi problema de relacionarme con un hombre no pasa por la moral. Ocurre, tal como se lo dije a Tati Penna en una entrevista -pero lo omitió-, es que me resulta imposible imaginar una relación en contacto con un poto peludo y algunas presas entre las piernas.

Reitero además, que para un niño adoptivo vivir con una pareja lésbica u homosexual, no es peor que bajo el mismo techo de padres alcohólicos o drogadictos.

Lamento que el debate sobre este tema, tratado seriamente en El Periodista haya servido únicamente para poner sobre el tapete en forma frívola un fenómeno de la sociedad que en países más desarrollados ya no es tema de discusión u morbo.

En el programa televisivo, "El Termómetro", el villano Villegas quedó como héroe ante un Rolando Jiménez y un Juan Pablo Sutherland pusilánimes. Pese a mis advertencias de no realizar una manifestación gay, travestí, transexual y lésbica ante la casa de mi concuñado, un grupo optó por llevar el debate al flanco más débil de la homosexualidad: la loquería. Por de pronto, ningún diario salvo LUN, de los dos grandes consorcios iba siquiera a publicar una foto de la marcha. Villegas trabaja para Copesa que domina la mitad de la prensa escrita diaria y El Mercurio, casi el otro tanto y el decano y sus adláteres son demasiado conservadores para destacar un acto de esta naturaleza. Amén que concuerdan bastante más con Fernando Villegas que con los "desviados" (usando términos clásicos).

En esas instancias, será muy complicado que algún día, esta comunidad equivalente al diez por ciento de los y las chilenas, sea tomada debidamente en serio.


El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl