Año 2 Número 33, Lunes 31 de marzo 2003

Escribe Louis Casado

Problemas de tráfico... de influencias

Una breve noticia aparecida en el último número de “Le Nouvel Observateur” ha llamado mi atención y creo que hay que darla a conocer al personal. Aquí va: “Elisabeth Hermanville, alcaldesa UMP (partido del Presidente Chirac) de Goussanville, fue condenada por el Tribunal de Pontoise a 10 mil euros de multa por toma ilegal de interés. La alcaldesa había mandado efectuar trabajos a una empresa de un miembro de su familia”.

Una breve noticia aparecida en el último número de "Le Nouvel Observateur" ha llamado mi atención y creo que hay que darla a conocer al personal. Aquí va: "Elisabeth Hermanville, alcaldesa UMP (partido del Presidente Chirac) de Goussanville, fue condenada por el Tribunal de Pontoise a 10 mil euros de multa por toma ilegal de interés. La alcaldesa había mandado efectuar trabajos a una empresa de un miembro de su familia".

Así como se lee. La alcaldesa de un pueblito de nada, le adjudica un trabajito de nada a una empresita de nada, pero que es de propiedad de un miembro de su familia, y la condenan los Tribunales por "toma ilegal de interés". Esto último puede traducirse por tráfico de influencia. Para aclarar esta jerga un pelín jurídica veamos que dice el diccionario a propósito de estos términos tan en boga en estos días aciagos para las Bolsas del mundo entero.

"Tráfico: comercio ilícito."

"Tráfico de influencia: obtener ventajas de la autoridad pública en favor de alguien a cambio de una recompensa."

De lo que se deduce que la alcaldesa se equivocó de país. En Chile no le hubiese pasado nada, puesto que tenemos el dudoso privilegio de haber hecho del tráfico de influencias una oportunidad de negocio no sólo frecuente sino además extremadamente "tendencia" y de lo más chic.

He aquí un ejemplo que reconforta -y no es el único-, tomado de la prensa santiaguina del 20 de marzo pasado. Refiriéndose al meneíto del transporte colectivo y a los múltiples planes que se suceden a un ritmo vertiginoso, La Tercera nos explica que: "Entre los principales argumentos esgrimidos por los detractores de la proposición del grupo Sacyr está el fuerte lobby que el grupo hispano habría desplegado al interior del Gobierno a través del jefe de la División de Proyectos de la Unidad de Concesiones del MOP, Alvaro González Barra, quien actualmente es uno de los directores del consorcio en Chile".

Nótese que según la prensa un grupo privado hace lobby (léase tráfico de influencia) ante los poderes públicos a través de un funcionario público que luego pasa a ser director del grupo privado. Normal.

Y el diario precisa: "En su antiguo cargo, González tuvo estrecho contacto con el grupo español, por cuanto tuvo a su cargo el desarrollo de las licitaciones de los tramos de la Ruta 5, además de la amistad que trabó con el hasta hace poco jefe de gabinete de Lagos, Matías de la Fuente. González, además, formó la sociedad Consorcio de Transportes de Santiago, que es la entidad que aparece como autora del proyecto en asociación con Sacyr, que fue presentado el 5 de noviembre a la Coordinación General de Concesiones."

En otras palabras, Alvaro González Barra habría practicado el compadreo nada menos que con el jefe de gabinete del presidente de la República. Normal.

Y además, se nos explica que González Barra, jefe de la División de Proyectos de la Unidad de Concesiones del MOP, creó la empresa Consorcio de Transportes de Santiago para convencer a González Barra, de la necesidad de impulsar el proyecto que González Barra promueve con la ayuda de la empresa española Sacyr ante la Coordinación General de Concesiones.

¿Se entiende?

Nunca te importe que Sacyr es una de las empresas que, por otra parte, aportó su cuotita de 100 millones de pesos a Gate "a cambio de nada", evidentemente. Normal.

Lo que es un alborozo es el método utilizado para crear "oportunidades de negocio". Veamos.

Método: desde un cargo público creo una oportunidad de negocio que negocio con un grupo privado, le dejo el camino abierto ante el poder público al grupo privado y luego me voy a éste para representarlo frente al sector público. ¿Queda claro?

Eso es lo que bajo otros cielos se llama "toma ilegal de interés". Y que los Tribunales condenan.

Pero en Chile, al parecer, no es ni siquiera un ilícito, sino más bien una de las actividades normales del mercado en la que ejerce un cierto tipo de trileros, mangantes y chulos playa.

Y que Alvaro González, que aún no desmiente la información que analizamos más arriba, nos perdone. Entre tantos ejemplos le tocó a él. Hubiésemos podido hablar de su tocayo Alvaro García e Inverlink, o de Germán Correa y Cuatro Ases. Y de tantos otros altos cargos que han utilizado el método citado más arriba. Método que destacamos para que el personal aplauda las citadas hazañas y no deje de organizar el carnaval de celebración.

Y si elegimos el ejemplo de González Barra fue puramente al azar. Aprovechamos la información disponible en la prensa santiaguina. El hecho de que. Raúl Aldunate, hijastro de Jaime Ravinet, ministro de la Vivienda y miembro del Directorio de Transporte -organismo llamado a decidir de las proposiciones de Alvaro González y Sacyr-, esté ligado a estos últimos no tiene nada que ver. Normal.

Como decía al comienzo, "Elisabeth Hermanville, alcalde UMP de Goussanville, fue condenada por el Tribunal de Pontoise a pagar 10 mil Euros de multa por toma ilegal de interés. Porque en un pueblito de nada, le adjudicó un trabajito de nada a una empresita de nada, pero que es de propiedad de un miembro de su familia".


El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl