Año 2 N.34, abril 14, 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Cuba, EEUU y el terrorismo
El caso de los 5
El 12 de septiembre de 1998, en la caribeña ciudad estadounidense de Miami, fueron detenidos por el FBI tres cubanos y dos norteamericanos.

El 12 de septiembre de 1998, en la caribeña ciudad estadounidense de Miami, fueron detenidos por el FBI tres cubanos (Gerardo Hernández, Ramón Lavañino y Fernando González) y dos norteamericanos (René González y Antonio Guerrero) acusados de "conspiración", "conspiración para cometer espionaje", agente de estado extranjero sin notificarse y falsa identidad. Mientras se preparaba el juicio, los activistas cubanos estuvieron 17 meses en los llamados "huecos"de la prisión (celdas de castigo aisladas y sin comunicación con el exterior). Durante todo ese tiempo, la oposición cubana organizada de Miami, llevó adelante una gran campaña comunicacional en contra de los prisioneros al mismo tiempo en que se desarrollaba el litigio por la custodia del niño cubano Elián González, lo que disminuiría la imparcialidad del jurado durante el juicio.

Teniendo en consideración que el lugar en donde se encontraban no les aseguraba a los cubanos un juicio imparcial como el estipulado en la sexta enmienda de la Constitución estadounidense, los abogados de oficio que les fueron asignados solicitaron un cambio de ciudad para llevar adelante el proceso, petición que les fue denegada por la corte.

La elección del jurado también presenta varias irregularidades. A sus doce miembros, elegidos entre 150 posibles, durante el proceso de selección se les hicieron preguntas claramente políticas como si estaban a favor o en contra del embargo económico a Cuba. En un artículo del Nuevo Herald de Miami, uno de ellos confesaba: "Sí, tengo miedo por mi seguridad, si el veredicto no es del agrado de la comunidad cubana". Incluso se hicieron denuncias en las que aseguraban que eran objeto de filmaciones a la salida de la corte.

Este fue el ambiente en que se desarrolló el proceso, el que no duró más de seis meses. Los cargos presentados por la fiscalía que apuntaban a la violación de la seguridad nacional de los Estados Unidos, carecían, incluso al juicio de expertos del FBI y de la inteligencia del Pentágono, de fundamento al no violar secretos de estado. Según el gobierno de Cuba, la misión de los cubanos en Miami era la de "infiltrar las organizaciones de ultraderecha anticastrista con el propósito de advertir y evitar los planes de la mafia cubano-norteamericana contra Cuba", declaración que fue hecha desde el primer momento. La información recopilada por los cubanos era de conocimiento público o no tenía el estatus de "clasificada". Incluso, el gobierno cubano entregó un informe oficial al FBI sobre las actividades terroristas de la derecha cubana. Tres meses después de esto, ocurrieron las detenciones.

Las sentencias oscilaron entre los quince años para René González y dos cadenas perpetuas más quince años para Gerardo Hernández. Los cubanos si alguna vez salen del país serán deportados a Cuba, pero como no se puede hacer esto con los nacidos en suelo norteamericano, la sentencia venía acompañada de un curioso corolario: "como condición especial de la libertad supervisada, se le prohíbe al acusado asociarse con o visitar lugares donde se sabe que están o frecuentan individuos o grupos tales como terroristas, miembros de organizaciones que propugnan la violencia o figuras del crimen organizado".

Durante la década de los noventa, 108 actividades terroristas se llevaron a cabo contra Cuba tanto dentro como fuera de su territorio. En 1997 estalleron en La Habana 10 bombas, una de las cuales mató al turista italiano Fabio Di Celmo.

La fecha del inicio para las apelaciones de los cinco cubanos aún está por verse.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Sobre este tema
Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine