Año 2 N.34, abril 14, 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional de Cuba
"EEUU es una amenaza para la paz"
El presidente de la Asamblea, ex canciller de Cuba, repasa los temas más importantes de la agenda de su país, sostiene que EEUU debió quedarse callado, al menos este año en materia de DDHH y que, aquellos que condenen a Cuba en Ginebra van a carecer de moral para hablar del tema.


"Fidel siempre insiste: no se debe hablar de nuevos proyectos sino cuando éstos estén terminados. Porque por hablar, antes de tiempo, no se han podido llevar adelante muchas cosas que eran muy interesantes. Por ejemplo, el verano pasado aquí en La Habana no se anunció la construcción de varias escuelas hasta que la última estuvo terminada. La cuestión de la electrificación de todas las escuelas, incluso las más apartadas, se llevó a cabo a través de paneles solares. Lo mismo, cuando se terminaron de colocar los paneles hubo millones de testigos, personas que saben lo que se hizo. No como cuando llega un político y grita ‘vamos a poner paneles solares’. Nosotros no, nosotros decimos ‘aquí está puesto el panel y aquí se acaba esta carencia’. Ese ha sido el estilo que nos hemos impuesto en nuestra política social. Puede que ese sea el origen de que afuera no se sepa sobre los que se está haciendo en Cuba, porque nosotros no empezamos por decir nuestros proyectos ni lo que estamos haciendo. Todo el mundo acá sabe que se están haciendo determinadas cosas pero no las anunciamos al exterior. Y hay muchas cosas que pueden ser imitadas por otros países, no al estilo antiguo cuando se decía "hagamos nuestro modelo cubano o repitamos el camino de Cuba", eso ya pasó. Pero hay muchas experiencias que valdría la pena fueran estudiadas por otros países. No hacer una guerrilla ni repetir la historia nuestra, sino que rescatar la organización posterior, la experiencia cubana...", dice sin que nadie lo interrumpa Ricardo Alarcón, vicepresidente de la Asamblea Nacional de Cuba, un hombre que fue canciller y que sabe lo que el mundo ve o siente respecto a Cuba.

No es una entrevista fácil porque el cubano, especialmente sus dirigentes, no hablan con citas para la prensa sino que, a través de las entrevistas o los discursos, persuaden y explican las cosas que, para ellos, siempre son procesos. Eso hace que los parlamentos de Fidel duren horas y que cualquier interrogante periodística se convierta en una respuesta-discurso.

"Cuba a logrado realmente reducir el desempleo, ahora estamos entre un tres y un cuatro por ciento, siendo que hasta hace poco en algunos municipios estaba sobre los dos dígitos. Y esto ha ido bajando, creando nuevas formas de empleo asociadas a los servicios: educación, salud, ciencia, la investigación científica, la cultura en general. La agricultura urbana ha acercado productos más frescos al consumidor y ha aumentado la oferta. Y estas son cosas que si tú lo analizas las puede enfrentar cualquier país, y ayudan. Ayudan en el tema del desempleo, mejoran la calidad de vida, mejoran el medio ambiente porque todo esto está asociado con la falta de insumos para la agricultura tradicional que requiere un alto grado de mecanización y de utilización de pesticidas".

¿Hay, a su juicio, visiones diferenciadas en EEUU respecto a Cuba?

Hay, efectivamente, dos tendencias: de un lado, una que ha avanzado mucho en EEUU y que busca eliminar o modificar sustancialmente el bloqueo. Esa corriente tiene un apoyo mayoritario en la sociedad norteamericana. Hoy están reclamando su libertad de poder viajar a Cuba y no es sólo un reclamo de los sectores liberales o progresistas norteamericanos, sino también de sectores más conservadores pero que se pronuncian en contra de la actual política de bloqueo porque el reclamo no es de sectores de centroizquierda sino todo lo contrario, como es el sector agrícola. En la cámara de diputados estadounidense existe un grupo de trabajo en relación al tema de Cuba integrado por igual cantidad de representantes republicanos y demócratas que ha estado promoviendo varias leyes en esa dirección. Particularmente, eliminar las trabas comerciales y las restricciones de los viajes Estados Unidos-Cuba. Ahora se acaba de crear un grupo semejante en el Senado. El año pasado y el antepasado, en ambas ocasiones, se aprobaron en la Cámara propuestas legislativas que eliminarían el embargo en materia de comercio agrícola, de alimentos y medicina y que hubiera terminado con las restricciones de los viajes a Cuba. No llegó a convertirse en ley porque llegaron a fin de año con una gran carga legislativa de proyectos por aprobar, entre otros temas el del terrorismo y la guerra. Pero eso no importa porque de todas formas existe la voluntad de cambiar esas políticas, incluso el año pasado se dieron las primeras ventas a Cuba con participación de empresas de 36 Estados de la Unión, entre los cuales el que tuvo más participación fue el de La Florida. Participaron varios gobernadores, vicegobernadores, ministros de los diferentes estados, y constantemente estamos recibiendo visitas de parlamentarios. Nosotros tenemos más relaciones con el parlamento de Estados Unidos que con el de Chile. No como institución, no voy a comparar a Isabel Allende con el que preside la cámara de EEUU, por supuesto que no, pero aquí vienen muchos más representantes norteamericanos que chilenos.

¿Pero esa corriente se enfrenta a una que, por estos días, parece ser más poderosa?

Por primera vez nos enfrentamos a una administración en la que hay como una veintena de elementos de lo que nosotros llamamos la "mafia de Miami". De hecho, uno de ellos será nombrado subsecretario para América Latina y otro será encargado de asuntos de seguridad para la región. En esta administración, cosa que nunca antes había ocurrido, los encargados de asuntos para América Latina o son personas de origen cubano o han hecho carrera atacando a Cuba. Otra cosa es que Bush llegó al gobierno gracias a las trampas hechas en Florida, cosa que le es recordada, con ironía, incluso por el presidente del parlamento inglés. En ese contexto es que se produce este proceso de los cinco (ver recuadro).

Cuba, nuevamente en estos días y agitado aún más por la detención de 80 disidentes, se enfrenta a una posible condena en Ginebra por violaciones a los DDHH. ¿Cómo analizan ustedes esta situación?

La peripecia de Ginebra es un ritual que se repite todos los años, pero que es parte de esto. Los Estados Unidos no buscan la protección a los DDHH, sino que una política que calce con una supuesta condena. Ellos buscan con eso desviar la atención, porque realmente les daría un consejo amistoso a los amigos norteamericanos: si yo fuera ellos no abriría la boca. ¿Qué cosa es lo nuevo en materia de DDHH? El propio presidente Bush, en una revista de Nueva York, dijo que había miles de personas sospechosos de terrorismo en su país. Puros inmigrantes que han tomado detenidos, están en prisión en EEUU y han sufrido un destino diferente. Esos miles nadie sabe como se llaman, nadie los ha visto. Ahora mismo han descubierto, compañeros nuestros, en una situación realmente infame. Un abogado que ha tenido mucha experiencia en el caso de la defensa a los derechos civiles, me llamó escandalizado: "oye Ricardo, me dijo, yo nunca había visto algo parecido a esto... estas condiciones son peores que las peores que yo he vivido nunca en mi larga carrera profesional". Solamente en San Francisco arrestaron a mil 500 personas con motivo de las manifestaciones contra la guerra. El problema es que todos los abogados, liberales o gente que está dispuesta a meterse en un lío de estos, o están presos o están que no dan abasto presentando recursos en nombre de personas que están presas. Pero se va sumando vaya a saber cuántas personas a lo largo del país son. Aquí en Cuba está el caso de la base en Guantánamo, en el que todo el mundo ha denunciado las violaciones que están sufriendo esas personas. ¡Ya no son nada!. Ellos están en una situación "privilegiada", porque al menos se sabe el número y porque a veces aparecen en imágenes de la televisión. Pero se sabe que después del 11 de Septiembre se ha vivido una verdadera oleada represiva en muchos de los países europeos, no sólo en EEUU. En este momento ellos son los menos indicados para hablar.

EEUU está consciente de que, haga lo que haga, no lo van a condenar en Ginebra... lo que han hecho algunos países americanos, Costa Rica, Perú y Uruguay, es presentar una indicación "suave" para que Cuba permita el ingreso de una persona ya nombrada por el Alto Comisionado de DDHH. ¿Eso, ustedes, no lo van aceptar?

Uno adquiere un compromiso y se me ocurre que ahora quieren que los inviten a la base de Guantánamo, que es parte del territorio cubano y que se sabe que hay gente presa, carente de todo derecho. Si quieren venir a Cuba que vayan a la base de Guantánamo, que pidan permiso a los EEUU a ver si permiten que vayan las Naciones Unidas a investigar las condiciones que tienen. Para llegar a la base primero recorran las cárceles norteamericanas, que averigüen dónde están las miles de personas detenidas sin juicios, sin acusación en los últimos tiempos. Los que se metan en este enredo contra Cuba van a carecer de moral para hablar del tema.

¿Cuba restringió el movimiento de los norteamericanos de la Oficina de Intereses en La Habana?

Fue la respuesta nuestra a dos cosas, primero ellos impusieron restricciones a nuestros diplomáticos. Nosotros no habíamos respondido a eso y esto sí resiente la bilateralidad, la reciprocidad, que funciona como una regla de oro en la diplomacia. Ellos han expulsado a nuestros diplomáticos, de aquí no se ha expulsado a nadie. Tenemos pendiente el tema de la reciprocidad en materia de restricciones, pero además también para ponerle freno a las actividades, que realmente no encuentro el calificativo, realiza el representante de EEUU en La Habana. Es insólito que el hombre llega aquí y se pasa como un mes antes de presentar sus respetos en la cancillería. El participó en diversas actividades en su casa y en su oficina sin que nosotros tuviéramos el contacto que correspondía. Es evidente que EEUU propicia una supuesta oposición, los llamados disidentes. Estos no están en una "carpa" o un "hueco" en la Bahía de Guantánamo: están detenidos pasando una situación normal y serán procesados y llevados ante el tribunal por un delito que -además- los norteamericanos saben muy bien que nosotros podemos fundamentar gracias ellos mismos. Ahora en Ginebra van a hablar los mismos norteamericanos de supuestas violaciones a los DDHH y seguramente se referirán a estos mismos personajes, pero ninguno va a recordar que Cuba es el único país de este hemisferio y de éste planeta, que tiene una política de agresión desde los EEUU, declarada en leyes reafirmada por el presidente Bush, en el acto de Miami, cuando estaba acompañado de los grandes terroristas que le ayudaron a robarse la presidencia el año 2000. Allí, él reiteró esa política de subversión, de apoyar, financiar materialmente a aquellos grupos que ellos tratan de crear acá dentro. Imagínese que eso sucediera en Chile... eso traería un gran alboroto. Esa es una verdad documentada hace cuatro décadas y a partir de los 90, como actividad encubierta, aún ha ido saliendo en documentos desclasificados por dos razones: primero porque pensaron que la revolución cubana se hundía con la caída de la Unión Soviética y segundo por que EEUU se pasa dos leyes, Torricelli y Helms Burton, que explícitamente se consideran como política nacional norteamericana. Ellos tienen -además- sus operaciones encubiertas: apoyan la creación de una oposición dentro de Cuba ¡porque lo dice la ley! Lo que hace la CIA, no se publica... saldrá algún día, hay que esperar para conocer esos documentos secretos; lo que hace la AID, sí se publica por ley de los EEUU. Adolfo Franco ha hecho varios discursos y ha aparecido en reuniones en Miami con la ex embajadora de los EEUU en Cuba, entregando un cheque por un millón de dólares supuestamente para la universidad de Miami. Pero en la edición del diario Miami Herald, al día siguiente, esa señora dice que garantiza que "todo ese dinero, hasta el último centavo, llegará a quienes hoy están combatiendo para restablecer en Cuba la democracia". Si entras al sitio de la AID, aparecen los costos de estas operaciones que, del 96 para acá, llegan a casi los veinte millones. Y esto es sólo una pequeña parte de lo que EEUU gasta en operaciones en Cuba. Hay gastos que van por otra vía, que son secretos, pero estos si los tiene que publicitar porque es por ley. ¿Existe otro país en la tierra que sea objeto de una política semejante? ¿Existe otro país que imponga el atacar indiscriminadamente a otro Estado sin el consentimiento del Consejo de Seguridad?

Perú, Uruguay y Costa Rica estarían patrocinando esas votaciones contra Cuba ¿lo sorprende?

Personalmente Uruguay y Costa Rica no me sorprenden. Perú no sé... Me parece que más allá del tema de Cuba, si quieren darle una bofetada a la comisión de DDHH., como ya lo hicieron con el Consejo de Seguridad, no hablen de lo que ha ocurrido en el mundo real, desde la última sesión.

¿Han evaluado la posibilidad de una posible agresión directa de EEUU?

Hoy EEUU es una amenaza para la paz mundial, para la seguridad de todos los países del mundo y eso lo piensa la mayoría de la opinión pública mundial. La primera baja colateral de este conflicto es las Naciones Unidas. Estamos en presencia de un acto, de una acción militar, que se está dando en un miembro estado de la ONU, sin haber sido autorizado específicamente por el Consejo de Seguridad. Este se creo específicamente para evitar eso. Se va a condenar la invasión, se va exigir el retiro, se van a tomar medidas contra los invasores... evidentemente no. ¿Quieren hacer lo mismo con la Comisión de DDHH? En este momento, hablar de DDHH, es simplemente una jugada al servicio de la armada norteamericana contra Cuba. Francamente es una vergüenza. Tuvieron la posibilidad de callarse la boca y de estar tranquilitos. Es ridículo.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Sobre este tema
Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine