Año 2 N.35, abril 28, 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
La guerra por el legado de Matta
Hijos herederos versus la temible Germana Ferrari
(Por Andre Jouffe)"Germana siempre se opuso a una gran casa Matta en Chile, con la vida y obra del genio. Más aún se opondrá a que los buitres de hijos e hijastros se apoderen de lo que atesoró".


Instalada en la rue de la Roquette, cerca de la Bastilla y la rue de la Lappe, donde proliferan unos exquisitos bares entre rascas y kitsch, Federica Matta, cuya firma de correo electrónico obedece musicalmente a federicatatatita responde a mi chismorreo: "aucune probleme". Frase escueta para explicar su versión ante la presunta guerra de los Matta versus Matta tras la gorda herencia pictórica del artista. La juguetona hija de Melite Pope y Roberto, habita un gran departamento en este sector parisino donde el aburrimiento está lejos de instituirse.

Más al sur, en la Roma misma, Iopapageno, sobrenombre no virtual de Pablo Echaurren, el hijo mayor -de los cuatro sobrevivientes-, señala: "Caro amico, nada nuevo sobre la herencia; todo viento en popa".

¿Habrá cedido la terrible Germana Ferrari, apellido de magnate automotor pero magnéticamente vinculada a la industria farmacéutica alemana? Silencio por la rue de Lille, donde residía parisinamente Matta Echaurren. La casa era de ella pues pobre no llegó al lecho del pintoresco chileno. "Madame, no está", responde la criada que le llevaba chocolates a escondidas al último de los grandes surrealistas (aunque él lo negaba, lo del surrealismo).

Germana siempre se opuso a una gran casa Matta en Chile, con la vida y obra del genio. Más aún se opondrá a que los buitres de hijos e hijastros se apoderen de lo que atesoró.

La única silenciosa es Alisee, llamada cariñosamente Urraca, nombre medieval español de la pluma de Quevedo. Por ser la única hija de la pareja, sabe que algún óleo le corresponderá por derecho propio.

Matta tenía razón cuando le atribuían un montón de residencias. Hasta la morada en la isla mediterránea de Parea fue comprada por la cuáquera Melite Pope en los años cincuenta.

Mientras, en Chile, los grabados del Premio Nacional apenas han subido un 20 por ciento desde su muerte en noviembre. Culpa de los y las galeristas de Alfonso de Córdoba quienes hace un lustro adquirieron a doscientos y trescientos dólares centenares de grabados, lanzando al abismo del mercado, el legado de Matta. Aquí se venden en la friolera de mil 500 a 2 mil 500 dólares, pero la recesión está obligando a la baja, o sea hacia el precio justo.

En consecuencia, me he enterado de que hay connotados estudios de abogados de por medio en esta pugna que no desea escándalo público.

Es un hecho, que los hijos de Matta accedían a ver a su padre a escondidas, imagínense lo que es pretender una rebanada del legado.

Ya sabremos más y les contaremos.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine