Año 2 N.35, abril 28, 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Bachelet v/s FPMR
Las revelaciones del caso Bachelet
( Escribe Héctor Vera V. )El periodista y profesor de la Universidad de Santiago, Héctor Vera, analiza el caso de la ministra de Defensa desde una visión comunicacional y periodística.


La acción de la revista Qué Pasa que vinculó a la Ministro de Defensa de Chile, Michelle Bachelet con el Frente Patriotico Manuel Rodriguez, es ilustrativa de los modos estratégicos de la prensa en Chile. Inmediatamente después del "golpe nociticoso", La Tercera, también propietaria de la revista, señala que la vinculación, no sería por ser la ministro una analista del Frente, sino que por sus relaciones sentimentales con un alto dirigente del Frente entre los años 1987-88. ¿Se busca desprestigiar a la Ministro, restarle posibilidades presidenciales, generar conflicto entre gobierno y fuerzas armadas, aumentar la base electoral de Lavín? ¿Puede hacerse un artículo principal de una revista con una base de datos tan precaria?

Cualesquiera sean las respuestas que se le den a estas preguntas, el caso comentado revela varias características de la prensa chilena:

1. La prensa chilena es altamente sensible a los golpes noticiosos de uno de sus agentes y se logra fácilmente el efecto de orquestación medial. Este procedimiento se facilita por la alta concentración en la propiedad y afinidad ideológica de los medios con la derecha. Dos empresas controlan el mercado de la prensa escrita. De esta manera, basta que un medio lance una "investigación", aunque sea anclada en débiles fundamentaciones, para que desencadene una agenda temática colosal.

2. No resulta difícil para esta prensa montar una noticia-acontecimiento con un puñado de personas, que no tienen ningún rol político actual. Aqui bastaó que cinco personas, algunos de ellos encapuchados, dieran una conferencia de prensa para darle credibilidad a la denuncia y descartar que esto no fue un montaje puramente periodístico.

3. La prensa diaria da gran tribuna a los opositores al gobierno a todo evento. Se trataba en este caso del protagonismo de una ministro de Estado, pero el personero más cubierto por los diarios fue el candidato de la derecha Joaquin Lavin, quién encontró la oportunidad de desmarcarse de la acción-denuncia y "dio todo su apoyo humano a la Ministro". Aprovechó de señalar que no es bueno volver a recordar el pasado. De esta manera, la acción de desprestigio y de perversidad proveniente de la misma prensa de derecha, queda olvidada o silenciada y, en cambio, aparecen las virtudes de "generocidad" del candidato opositor. Igualmente los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y de Carabineros hicieron abundantes apariciones en la televisión y la prensa, respaldando a la Ministro acusada, mostrando su generosidad, y aduciendo lo inútil que resulta recordar el pasado dictatorial. En resumen la pseudoinformación se transforma en una operación que refuerza el protagonismo de los líderes ligados al régimen de Pinochet.

4. Por otra parte, el gobierno de Lagos aparece a la defensiva, buscando desmentir la denuncia y desvinculando a su ministro de todo pasado frentista. Este argumento se da en el doble supuesto que se trata de una mentira, con lo que es necesaria la postura. Pero igualmente se trata del supuesto que la lucha del Frente contra la dictadura no es legítima. Y esto merecería un tratamiento más complejo, que ningún actor y ningún medio informativo se ha dado el trabajo de aclarar.Igualmente está por aclarar el rol de estos "frentistas" que colaboran con los intereses promovidos por la derecha.

5. El efecto de largo plazo generado por esta pseudonoticia y suponiendo una espectacular clarificación que no hay vinculación entre el Frente y la Ministro Bachelet, de todas maneras está sembrada la duda. De todas formas el gobierno aparece perdiendo en credibilidad porque tiene un ministro de Defensa que tiene un pasado poco transparente.

Este "episodio noticioso" que comentamos se irá diluyendo con el tiempo, pero resurgirá en cualquier momento. De esta manera, se construye pacientemente, cotidianamente, una opinión pública desconfiada de la política, que se siente abandonada, dominada por la corrupción y por dirigentes poco fiables. Esto genera gran inseguridad en la población que finalmente se traduce en pedir más mano dura, menos democracia, más autoritarismo.

Si a esta dialéctica no le ponen resistencia los intelectuales, los políticos honestos que no son pocos, los artistas, los jóvenes idealistas, los trabajadores conscientes de los valores de la democracia, la derecha terminará por adueñarse, junto con el dinero, del imaginario colectivo y de los sueños de los chilenos.Y esta dialéctica hegemónica puede cambiar, siempre que el pais desarrolle una capacidad crítica y una prensa que genere alternativas reales de información. Nadie con sentido de la honestidad y de la verdad, puede estar contento con las actuales ofertas mediales nacionales.



Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine