Año 2 N.35, abril 28, 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
50 aniversario de la Escuela de Periodismo U. de Chile
Comedia de equívocos
( Escribe Ernesto Carmona )La pregunta del millón es si Lagos “no quería” aparecer al lado de Riveros ¿para qué diablos lo defendió a él y a la Universidad? La inconsistencia no importa mucho, porque Saieh y La Tercera asumen que los lectores son bobos. ¡Miente que algo queda! Enseñó el gran Goebbels.


"Sorpresivamente el mandatario optó por hacer videoconferencia desde Arica y evitó aparecer junto al rector Luis Riveros". Así describe la tapa de La Tercera del 22 de abril el acto conmemorativo del medio siglo de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile, efectuado el día anterior en el Salón de Honor de la Casa de Bello. El título central, "Lagos defiende a Universidad de Chile en escándalo por contratos con el MOP", tampoco le da pelota al acto en sí, ni a las veladas críticas que formuló el mandatario a los medios de comunicación, sino que privilegió la situación legal que atraviesa la casa de estudios. "Lagos (solamente) defiende a U. de Chile en escándalo por contratos con el MOP".

Para el diario de Alvaro Saieh, uno de los tantos nuevos ricos que se "self madearon" al alero de la dictadura militar, el aniversario de medio siglo careció de importancia. Lo relevante fue que "el Presidente Ricardo Lagos logró su objetivo de apoyar públicamente a la Universidad de Chile -en un acto por el 50 aniversario de la Escuela de Periodismo-, pero sin aparecer al lado de su rector, Luis Riveros, quien en estos días ha tenido que declarar ante la justicia en el marco de una investigación por contratos irregulares entre el Ministerio de Obras Públicas y la casa de estudios". La pregunta del millón es si Lagos "no quería" aparecer al lado de Riveros ¿para qué diablos lo defendió a él y a la Universidad? La inconsistencia no importa mucho, porque Saieh y La Tercera asumen que los lectores son bobos. ¡Miente que algo queda! enseñó el gran Goebbels.

Precisamente de esto quiso hablar Lagos vía video conferencia: acerca de cómo El Mercurio y La Tercera, entre otros medios, manipulan, mienten y tergiversan la información que entregan al público en privilegio del interés de los grandes dueños del país. Quiso hacerlo pero en su propio estilo de ambigüedad y parábolas grandilocuentes, remontándose a Camilo Henríquez (1811), de manera que pocos se dieron cuenta de lo que quiso decir. Fue una alocución para "iniciados", pero en ausencia de los dos grandes maestros del género, Agustín Edwards y Alvaro Saieh, los dueños de las cadenas El Mercurio y Copesa.

Grande debe ser la amargura de Lagos ante tanta incomprensión de los "poderosos e influyentes" medios escritos, después que se farreó la esperanza de la gente haciendo buena letra ante los grupos económicos que lo sacaron al pizarrón antes de darle el pase como Presidente de Chile, precisamente a él, el mismo que hace 40 años los "denunciaba" siendo estudiante de derecho y autor de "La concentración del poder económico".

El "desagradecido" binomio Saieh-Edwards no toma en cuenta que ambos reciben el 80 por ciento de la torta publicitaria que distribuye el Estado en los medios impresos ni que El Mercurio se gana los concursos de fondos para estimular a la "prensa independiente" de las regiones del país. "Técnicamente" ambos diarios deberían pertenecer al Banco del Estado, cuyos fondos los salvaron de la quiebra en el traspaso de la "dictadura a la democracia". Pero si hubiera dos grandes diarios estatales, claro, no habría "prensa libre".

La conmemoración dejó el sabor amargo de un acto triste, de derrota. Lagos y el rector Riveros hablaron "a la defensiva". El Presidente chutea y fintea en el estilo de sus enemigos, a veces disfrazados de amigos. Corre, patea y se cae en el campo equivocado. Se adapta a las reglas, al terreno y a la cancha rayada por los otros, por los "desagradecidos" que no saben valorar todo el bien otorgado por su administración a los grandes ricos, no sólo por la futura presidencia del Banco Central. Pero mientras más concede, más lo joden. Qué tristeza.

Lagos no tuvo valor para decir directamente, con claridad, lo que quiso manifestarle al duopolio El Mercurio-La Tercera, que tanto le debe al "Estado corrupto", perfeccionado por la dictadura para hacer nuevos ricos y heredarlo sin modificaciones, con el modelo neoliberal incluido como política económica de los tres gobiernos de los últimos 13 años. Es cierto que el affaire del Banco del Estado, El Mercurio y Copesa corresponde a las postrimerías de la dictadura y al primer tiempo de Aylwin, pero las platas tienen idéntico origen a las que hoy, supuestamente, se robó la Universidad. Los fondos de "todos los chilenos", donde las compañías extranjeras del cobre no pagan impuestos y los grandes locales eluden la tributación, ante la complacencia gubernamental.

Claro que es una aspiración reaccionaria reventar a la Universidad, que ya no constituye una responsabilidad del Estado, tiene que buscar fórmulas propias de financiamiento y cobrar por la educación que imparte como si fuera otra más de las privadas. Todo esto a pesar que formó gratis a toda la clase política y empresarial vigente hoy en el poder, de "izquierda", centro o derecha. Si colapsa es mejor. Total, Saieh también está en el negocio de la educación con la Universidad Andrés Bello y a Edwards no le faltan amistades con universidades privadas, entre las 40 y tantas que existen, como la Finis Terrae de Eliodoro Matte y la Universidad del Desarrollo, de la UDU (donde enseña Joaquín Lavín), entre tantísimas otras que avisan en las páginas de El Mercurio y La Tercera para vender una educación de pésima calidad.

Quien salvó el acto fue Faride Zerán, directora de Periodismo, que siempre suele hablar a la médula del hueso. Los demás oradores hasta omitieron referirse a la presencia simbólica de doña Tencha Bussi, la viuda de Salvador Allende, sentada en primera fila. Claro que fue una celebración triste, con sabor a derrota y un amargo olor a crisis política, además del probable colapso que buscan para la Universidad de Chile. Para colmo, cuando Lagos salió de la otra punta de la video conferencia, en Arica, fue apedreado y humillado por... los estudiantes universitarios locales, quienes alegaron incumplimiento de promesas presupuestarias a la Universidad de Tarapacá, todavía del Estado.


[.doc, 48.6Kb]
Lea el discurso completo de Faride Zerán

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine