Año 2 N.36, mayo 12, 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Los perlas querían violar la ley
Pasó lo que tenía que pasar
( Escribe Patricio Herman )A mediados del 2000 mientras Claudio Orrego ejercía como ministro de Vivienda y Urbanismo, detectamos -conjuntamente con el Movimiento "Acción Ecológica"- que aquél estaba en conversaciones con Gianni López, director regional de la Conama, para establecer los mecanismos conducentes a expandir la ciudad de Santiago a las tierras agrícolas de su periferia.

Como sabíamos que lo anterior era contrario al Plan de Descontaminación, cuyo principal custodio es la autoridad medioambiental, recurrimos donde Adriana Hoffmann, directora nacional de la Conama, a quien le dimos a conocer la documentación que acreditaba nuestros dichos. Ella no podía creer lo que estaba leyendo y nos tranquilizó informándonos que, como ella no había participado en esa brutal iniciativa, todo lo iba a solucionar en los más altos niveles de la administración. Pensaba que podría tratarse de una desinteligencia interna.

En mayo de 2001 el abogado ecologista Luis Mariano Rendón emplaza, en un acto público y en términos muy comedidos, al Presidente de la República, manifestándole que el Gobierno estaba cometiendo un error al pretender depredar ese tipo de territorios, ya que la propia institucionalidad ambiental y urbanística no lo permitía. El primer mandatario, para evitar la interrupción de la agenda programada, lo invitó a La Moneda a dialogar y así fue como al día siguiente aquél se hizo presente en Palacio: el Presidente no pudo recibirlo.

Meses después (septiembre de 2001) el ex ministro Sergio Henríquez y el ex subsecretario Guillermo Pickering interponen querella criminal contra Rendón, ya que los había aludido públicamente en Chilevisión como beneficiados de la irregular expansión urbana.

Al año siguiente, exactamente el 25 de noviembre de 2002, la Corema presidida por Marcelo Trivelli, aprueba la "Declaración de Impacto Ambiental" de la modificación del Plan Regulador Metropolitano de Santiago (PRMS), con lo cual se da el primer paso concreto para hacer negocios inmobiliarios en tierras no aptas para ello. Los miembros de este cuerpo colegiado dócilmente votaron a favor de la violación al Plan de Prevención y Descontaminación Atmosférica (PPDA) con la única excepción del consejero regional y presidente metropolitano del PPD Pedro Saítz. ¿Será que éste era el único que conocía la normativa ambiental vigente?

Inmediatamente después algunas organizaciones ambientalistas impugnan ante la Contraloría General de la República la resolución ambiental. Enseguida, el 6 de fbrero de 2003, el Consejo Regional Metropolitano, también presidido por dicho Intendente aprueba la modificación respectiva al PRMS: el mismo Saítz y otros pocos votaron en contra y/o se abstuvieron.

El 28 de abril pasado el ente contralor dictamina la ilegalidad de la modificación en comento, lo que produjo la desazón de Ravinet y Trivelli. Lo más preocupante y hasta grotesco es que las organizaciones iudadanas le habían expresado por escrito a todas las autoridades sectoriales que se deseo expansionista violaba el PRMS, el PPDA y la propia Ley de Urbanismo y Construcciones. Nadie escuchó y cuales Abrahams en Irak continuaron con su deseo de lograr el objetivo propuesto. A diferencia de los yanquis que sí ocuparon la tierra del petróleo, a la dupla Ravinet-Trivelli le fue mal en su operación.

A la luz de lo reseñado nos explicamos lo que dijo el premio Nobel del Literatura José Saramago en su reciente visita a nuestro país: "Vivimos en una plutocracia encubierta". En todo caso, la Contraloría -bastión de probidad- ha puesto las cosas en su justo lugar y los especuladores tendrán que lamentar que sus cuentas alegres no se hayan materializado.

* Agrupación "Defendamos la Ciudad"
Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine