Año 2 N.37, Domingo 8 de junio de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Duerma la siesta... después de leer (obvio)
( Escribe Dis Cepolo )Lavín hace trabajar los domingo y Seguel quiere permiso para una siesta de 20 minutos. RN propone reformas constitucionales y la UDI se reúne con familiares de detenidos desaparecidos. El gobierno propone aumentar el IVA, hasta el 2007, en un punto y la DC lo apoya. RN y la UDI rechazan la medida. Socialistas y PPD la aplauden, sin ganas, pero lo hacen. Los empresarios, una vez más, rechazan el aumento. Vino y Pisco, el Piscovin, claman porque el impuesto no castigue a su sector. Las mineras, que saben de extracción y algunas de evasión, tienen pesadilla con la palabra royalty. Longueira va un estelar, farandulero y dice que, por respeto a su señora y a sus hijos, el no pondría su rúbrica en la pierna de una niña del team Barón Rojo, cosa que semanas antes hicieron Lavín y Trivelli. Nadie osó preguntarle, al líder de la derecha, si le daría un beso a un travesti. Estela León, la mujer del alcalde, si estaba mirando TV junto a su marido, se debe haber sentido mal. Lavín peor. Mucho más, incluso, que las mujeres y hombres que hoy deben ir a trabajar los domingo gracias a la idea del edil.

En La Moneda, Lagos -que no firma piernas, ni recibe a travestís- se llena de propuestas. De país negativo pasamos al propositivo. No hay gil en Chile que no tenga una idea para sugerirle al mandatario. Eso da pantalla. Una carpeta y el ingreso a La Moneda... nada más...

Yo también tengo las mía: no comprar los F-16; imponer gravámenes a aquellos que indirectamente se ven favorecidos por las obras públicas, Metro o carreteras; eliminar el IVA a la cultura; subirlo sólo a los productos suntuarios; disminuir la evasión; por ningún motivo aumentar el número de senadores y eliminar definitivamente a los designados. Eso por ahora.


¿Y la siesta? Brillante idea de Seguel. Veinte minutos por día, en horas de trabajo, para dormir. ¿Dónde? En algún lugar de la bodega, cerca del escritorio, entre los libros o sentado en el baño. El parlamentario ya tiene lema: "duerma la siesta con Seguel".

Los diputados, claro, serían los primeros. Salvo los desaforados, porque ellos pueden cobrar su sueldo y dormir todo el día. No le sería más fácil al país inhabilitarlos para que otros cumplan sus tareas y nos ahorremos, también, unos cuantos pesos. Si después, resultan inocentes, entonces el electorado los pondrá nuevamente en su lugar. Si no, chauuu, pero sin los bolsillos llenos por no hacer nada. Por qué hay que aumentar los senadores en un país que se descentraliza. Una región, con más o menos habitantes, debe pesar lo mismo que la otra y, por ende, tener igual cantidad de senadores. La proporcionalidad debe estar en la Cámara y ella, sin duda, tener más facultades. No sólo para dormir la siesta.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine