Año 2 N.37, Domingo 8 de junio de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
El palito del corner
( Escribe Louis Casado )"Y en la tele, por el TLC, Soledad Alvear y consortes hacen como los futbolistas que al marcar un gol corren hasta el palito del corner, bailan, se sacan la camiseta, se auto congratulan, y saludan ufanos a la afición. Lo malo es que esta vez les hicieron el gol a ellos".


La actualidad nos tiene descolocados. Como cuando Zidane agarra la pelota, hace un rastrillo giratorio, se la pone en el botín izquierdo y la levanta delicadamente por sobre la cabeza del adversario para recibirla en el empeine derecho y pasarla a un colegui que la envía al fondo de las redes que es un primor. Uno quisiera que repitiesen la jugada pero el estadio que aclama la proeza aun no ha instalado el rebobinado en plan Matrix que nuestro poco castizo homo chilensis llama el "rewind". Descolocados dije y explico el porqué. Casi cuarenta años después de que servidor se tomara la Universidad Técnica del Estado, cuando la lucha por la Reforma Universitaria, los estudiantes de la USACH hacen lo propio para obtener los recursos financieros que les aseguren un justo acceso a la enseñanza superior sin tener que endeudarse hasta el cuello antes de cobrar el primer salario. En los años sesenta Chile era un país tan pobre que no alcanzaba para lujos. Por eso la enseñanza superior era gratuita. Si mi generación se puso las pilas fue para democratizar la universidad a la que accedía menos de un 3 por ciento de hijos de obreros y campesinos, y cuya gestión estaba en manos de una oligarquía auto generada. En el presente, si entendí bien las declaraciones del ministro de Educación, la USACH está en quiebra por culpa de sus estudiantes cuya avaricia les lleva a no rembolsar el crédito fiscal. Ya sabes, esa puñeta crediticia entregada a la voracidad del mercado que les permite a los príncipes que nos gobiernan financiar la educación con cargo a eventuales salarios futuros. Y esconder su irresponsabilidad presente. Por otra parte, los culpables del TLC, esa pomada que terminará por eliminar lo que queda de soberanía, se comportan como si estuviesen bailando sencillito. Y en la tele, Soledad Alvear y consortes hacen como los futbolistas que al marcar un gol corren hasta el palito del corner, bailan, se sacan la camiseta, se auto congratulan, y saludan ufanos a la afición. Lo malo es que esta vez les hicieron el gol a ellos. Y no veo razón alguna para celebrarlo a no ser que uno forme parte del grupo de yanaconas pagados para defender los intereses de las multinacionales. Para más INRI el famoso TLC comienza su existencia generando un desequilibrio presupuestario. Porque el fisco deja de cobrar aranceles. Unos cuantos cientos de millones de dólares que se suman a los cientos de millones que el fisco dejó de percibir al acordarle a las multinacionales la amortización acelerada de las pocas inversiones que aun hacen. Queda por ver si los mercaderes repercutirán la baja de aranceles. Dúdolo. Para mí que el personal va a pagar dos veces y estoy dispuesto a apostar tu sobresueldo a que tengo razón. Dos veces digo: una porque los mercaderes no repercutirán la baja de aranceles a los precios al consumidor. Y la segunda porque el fisco aumentará el IVA para compensar los aranceles que deja de percibir gracias al TLC. O venderá lo que queda de patrimonio para, como cantinflea el ministro Eyzaguirre, gastarse el beneficio. No el capital, sino "el beneficio". Diciendo aquello Eyzaguirre falta a la verdad. Nunca, en ningún sitio del planeta, las privatizaciones se hicieron a un precio mayor que el valor económico de las empresas. Si no, se supiese. Para atraer compradores del patrimonio público hay que ofrecer lucro inmediato vendiéndolo a precio de huevo. Eyzaguirre lo sabe y trata de esconder la pelota. Pero él de Zidane nada. Eyzaguirre se enreda, termina por pisarla mal y se cae. Por eso cantinflea. A los únicos que logra convencer son a los mandamases de la Concertación. Peor aun. Como Eyzaguirre da por averiguado que el personal es tonto'l culo, declara muy campante que el aumento del IVA es transitorio. "Por tres años na' más". Después se verá. Cuando Eyzaguirre ya no esté en el gobierno y nadie le pueda pedir cuentas. Por la misma razón chutean la pelota pa'lante con el tema de los royalties a las mineras del cobre. Ese tema "va por otra vía". Y se conjuga en tiempo futuro. Lo curioso son los argumentos que nos dan para explicar porqué no hay que cobrar nada. Un tal Axel Buchheister, asesor parlamentario, dice que Chile no debe cobrar porque otros países cobran, los taraditos. Según este humorista criollo, bajarse los calzones por amor al arte debería ser nuestro lema nacional. ¡Qué inteligencia! Comparable sólo con la del Sr. Hochschild, presidente de la Sonami. Este prodigio de la ciencia clónica declara muy suelto de cuerpo que antes de pagar impuestos las mineras deben recuperar la inversión. Pero no dice que en los países serios (no digo desarrollados, digo serios) las empresas pagan impuestos desde el momento de su creación. Eso forma parte de las reglas del juego. Y como en el planeta tierra la tasa de retorno de la inversión suele estar entre 5 y 10 por ciento anual, recuperarla lleva de 10 a 20 años durante los cuales las empresas pagan impuestos. Pocos, pero pagan. Ya sé que falsifican los balances para pagar menos y que los paraísos fiscales fueron creados para facilitarles la tarea. Pero a pesar de todo, las empresas pagan impuestos. Salvo las mineras en Chile.

Otro chistosito argumentó es que si les cobran impuestos, las mineras explotarían sólo las mejores vetas, dejando de lado las vetas de menor ley. De modo que si patrióticamente, hasta ahora pierden plata, empezarían a ganar algo floreando las minas. Si piensas que esto tiene algo que ver con el proxenetismo no estás lejos de la verdad. Todo depende de quién pone el hoyo. O la mina. La respuesta del gobierno a tal cuestión nos deja descolocados. Como cuando Zidane agarra la pelota, hace un rastrillo giratorio, se la pone en el botín izquierdo y la levanta delicadamente por sobre la cabeza del adversario para recibirla en el empeine derecho y pasarla a un colegui que la envía al fondo de las redes que es un primor. Y luego corren hasta el palito del corner, bailan, se sacan la camiseta, se auto congratulan, y saludan ufanos a la afición.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine