Año 2 N.37, Domingo 8 de junio de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Ciudad de Dios
El infierno está muy cerca del paraíso

Con el cartel de su nominación al Globo de Oro (perdió ante "Hable con ella", de Pedro Almodóvar) llegó a nuestro país la producción "Ciudad de Dios", que muy en el estilo latino cuenta de forma bastante cruda la vida de los habitantes de un favela de Sao Paulo.


Ciudad de Dios es el nombre de una favela donde la violencia y el crimen son el pan de cada día. Esta nace en los sesentas, como una forma de darles protección a los cientos de pobres que no tenían donde vivir. Lo que se creía sería un verdadero paraíso, con el paso del tiempo sólo se transforma en una cueva de ladrones y narcotraficantes. Así en tres décadas se recorre el paso de la felicidad al dolor, de manera atrayente, sugerente y principalmente real. Es allí donde basa su poderío esta cinta: en la genialidad de representar de manera fiel, una realidad distinta y agobiante, con un salvajismo notable en un par de escenas de alto vuelo. Un potente trabajo de Meirelles, quién en la misma huella de "Domésticas" (su primera cinta) sigue la huella de Martin Scorsese en estructura y narración, sin descuidar en ningún minuto el plano estético. Una película que sin duda no dejara a nadie indiferente.


"Ciudad de Dios"
País: Brasil, EEUU, Francia (2002)
Género: Drama
Duración: 135 minutos
Dirección: Fernando Meirelles
Reparto: Alexandre Rodrigues, Leandro Firmino da Hora, Phelipe Haagensen y Seu Jorge
Guión: Bráulio Mantovani
Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine