Año 2 N.37, Domingo 8 de junio de 2003

Matrix, recargado

Bienvenidos a la Matriz

En 1999, la pregunta de rigor entre los fanáticos de la ciencia ficción fílmica no fue ¿qué son los midiclorianos?, sino ¿qué es Matrix? Mientras todo el mundo esperaba expectante el anunciado estreno de " La amenaza fantasma " -el primer capítulo de la saga galáctica de George Lucas-, una cinta mucho más barata (apenas 67 millones de dólares, poco para una superproducción actual), con una publicidad casi inexistente en comparación al Episodio 1 y con el único atractivo para las masas de contar con Keanu Reeves como estrella se convirtió en el gran éxito sorpresa de la temporada. Era " Matrix " (The matrix), la segunda cinta de los hermanos Andy y Larry Wachowski, que logró despertar el fanatismo que la decepcionante obra de Lucas no pudo levantar, además de robarle los Oscares de efectos especiales y crear todo un culto alrededor -e incluso una moda- que hasta hoy nos acompaña.


Todo lo que ha sabido antes es mentira. Estamos en algún año indeterminado del siglo 22 y no en 1999. Su vida nunca existió, sino que fue una simulación computacional en la que casi todos los humanos vivientes están insertos: Matrix. Este programa fue creado por las máquinas, vencedoras de una guerra que terminó hace mucho y en la cual la humanidad perdió su libertad, siendo los hombres usados por los triunfadores como fuente de energía. Hubo otras versiones perfectas de Matrix, pero la humanidad no pudo soportarlas y se recurrió a este mundo desigual, pero más soportable para la mente. Sin embargo, hay humanos que han logrado liberarse y viven en la ciudad subterránea de Zion, cercana al centro de la Tierra, donde aún hay calor (la atmósfera está ennegrecida y la superficie destruída por la guerra). Desde allí continúan la contienda contra las máquinas tanto en el plano físico como en el computacional. Los guerreros humanos dentro de Matrix son capaces de hacer actos sobrehumanos porque saben que no hay ninguna necesidad de atenerse a las leyes físicas. Para contrarrestarles fueron creados los Agentes, programas que actúan como virus y que pueden tomar posesión de cualquier cuerpo dentro de Matrix, de una rapidez, fuerza y resistencia enormes y letales y frente a los cuales los humanos están casi indefensos. De estos, el peor es el agente Smith, que lleva tanto tiempo creado que ha empezado a adquirir una personalidad propia y se siente asqueado de tener que tratar con los humanos (como ejemplifica al comparar a la humanidad con un virus que devastó la Tierra): lo único que espera es acabar con toda la resistencia de una vez por todas. En el plano físico, sus mayores enemigos son los centinelas, unas máquinas con forma de pulpo que atacan en grupo a las naves y con sus láseres perforan los cascos en busca de los ocupantes humanos, a los que matan en el acto.

Pese a esto, hay una profecía sobre un Elegido que será capaz de hacer lo imposible dentro de Matrix y que acabará definitivamente con la guerra contra las máquinas... con una victoria humana, por supuesto. Morfeo es uno de los convencidos de esta creencia y se mantiene en constante contacto con el Oráculo, una anciana mujer que le ha dicho que él encontrará al Elegido. Y, claro, Morfeo cree que el Elegido es Thomas "Neo" Anderson -un hombre al que despierta a la dura realidad- y el final del filme, con un Neo inmortal en Matrix y capaz de volar, le da la razón.


Esta trama, original de los Wachowski -fanáticos del cómic, la ciencia ficción y las cintas orientales- impactó por efectos visuales tan novedosos como el llamado Bullet time: una acción rodada en 360 grados en cámara lenta gracias a cientos de cámaras fotográficas sincronizadas por computadora; además tenía algunas de las mejores coreografías de pelea de los últimos años y una dosis de acción perfectamente integradas a la trama. Pero su mayor gracia fue introducir a las nuevas generaciones la vieja idea filosófica del mundo como ilusión: el mundo real en el que vivimos era cuestionado y eso en el Hollywood de hoy, de ideas tan adocenadas y poco estimulantes, era un verdadero relámpago. Y se metía de lleno en el mundo de la computación y la realidad virtual, tan de moda, y se estrenaba en lo que muchos consideraban -erróneamente- el último año del siglo 20, con toda la sensibilidad que eso da a las visiones apocalípticas.

El boca a boca jugó a favor de "Matrix", gracias también a su atractiva estética oscura, de trajes de cuero y látex ajustados y abrigos largos y amplios. La trama encandilaba a los espectadores gracias a una trama arquetípica que era un resumen del mito mesiánico, con la diferencia de que Neo podía ser cualquiera de nosotros y también cada uno teníamos la oportunidad de volvernos como él. Por eso, en cuanto se supo que habrían una segunda y tercera parte, la expectación creció: que serían una precuela y una secuela, que se estrenarían el 2001 y 2002 -luego el 2002 y el 2003-, etc., etc., etc. Los rumores crecieron tras la muerte de Aaliyah y Gloria Foster -la primera en un papel nuevo en la trama, la segunda repitiendo su rol de Oráculo- respecto a problemas de producción (la filmación de ambas cintas llamadas "Matrix recargado" y "Matrix revoluciones", respectivamente, se hizo en simultánea y tomó 270 días), pero los plazos se cumplieron y ahora, con el estreno de Recargado y de Animatrix, parte del misterio se desvela.

El proyecto de precuela se transformó en Animatrix, una serie de nueve cortos animados por artistas yanquis y nipones que cuentan el origen de la guerra contra las máquinas -y como los humanos terminaron esclavizados-, el descubrimiento de un ataque a gran escala contra Zion (que enlaza directamente con el principio de Recargado) o los intentos de algunos humanos por convertir a las máquinas a su bando, además de contar la vida de algunos humanos afectados por Matrix: un detective contratado para encontrar a Trinity, una chica que llega a una casa encantada que es un error de programación, un atleta que despierta gracias a su concentración y un chico que logra sobrevivir su muerte en Matrix y llegar al mundo real y que es un personaje visible en las Recargado y Revoluciones... y que seguro tendrá un rol preponderante.


Advertencia: para hacer un análisis acabado de lo que significa Matrix hoy, revelo algunos puntos de la trama de " Matrix recargado " . Lean a su propio riesgo.

Primero: "Matri"x es una película más redonda que esta segunda parte y la acción es menor, pero más al servicio de la historia. Segundo: esta no es una película completa; el mejor símil es decir que es como ver Ben-hur y enterarse que la segunda mitad tras el intermedio la dan en seis meses más. Tercero: pese a lo dicho antes, la trama de ésta es más rica aún, profundizando y cambiando radicalmente la mayoría de los conceptos de la primera parte. Cuarto: el secreto de todo está en los nombres de los personajes, de los lugares, de las máquinas, de todo. Quinto: ver antes Animatrix no es indispensable, pero ayuda mucho. Sexto: el problema principal de la cinta es el mismo de Superman (y Neo es su equivalente): cuando tienes al ser más poderoso del planeta, debes enfrentarlo a rivales equivalentes, cosa que -en el plano de la acción física- le falta a "Matrix recargado".

Descubrimos en esta parte la vida de los seres humanos en el mundo real: sus ritos y forma de vida han creado una extraña mezcla entre ultratecnología y primitivismo, tal vez para recordarse a si mismos que son hombres no esclavizados por las máquinas. El contraste entre la escena de danza trance de la primera parte y la danza tribal de ésta -una ceremonia de comunión, en realidad- es, en ese sentido, revelador. Los tonos son cálidos en Zion, contrastando con los industriales grises azulosos de las naves y los tonos verdosos -aunque menos notorios esta vez- del mundo dentro de Matrix.

La estructura de la cinta mimetiza la de su predecesora: empieza con Trinity, luego pasa a Neo despertando de un sueño, sigue con una danza colectiva, deriva en escenas dentro de Matrix, conocemos a los antagonistas, pelea, pelea, decisión final, revelación y resurrección.

Neo sueña la muerte de Trinity. Han llegado a Zion, donde lo adoran como si fuese un dios -aspecto que la película obvia, pero que daba para mucho-, sólo para descubrir que va a haber un ataque en pocas horas. La flota necesita todas las naves, pero Morfeo está seguro de que Neo puede resolverlo todo si lo dejan entrar a Matrix. Pese a la oposición de su comandante, la idea de Morfeo es aceptada y él y los suyos partes a buscar al Cerrajero, el único personaje capaz de darles la entrada a la computadora central, el verdadero sistema nervioso de Matrix, que es prisionero de un programa rebelde llamado Merovingio.

Este es un resumen somero de lo que trae esta cinta, pero lo interesante es saber que Oráculo, la mujer que ha guiado a Morfeo y tantos otros es en realidad un programa computacional, que el agente Smith ha sobrevivido y ahora es libre, tiene su propia agenda y se siente ligado a Neo...y es capaz de pasar al mundo real dentro de la mente de los humanos libres que infecta. Y, por último, que toda la cosa esa del Elegido es mentira: cuando Neo se encuentra con el Arquitecto, el creador de Matrix -¿es un hombre, una máquina, un programa?-, éste le dice que antes de él hubo cinco elegidos que fallaron y que las máquinas han destruido Zion otras tantas veces debido a la incapacidad de estos elegidos (anomalías propiciadas por la programación subyacente en Matrix) para hacer la decisión correcta: salvar a Zion y por ende a toda la humanidad o a la mujer amada (es decir, los sueños de Neo respecto a la muerte de Trinity son ciertos). En el aire queda la duda acrca de si la decisión de Neo es la correcta, pero su enfrentamiento final a los centinelas da una buena pista...

La implicancia de esta última revelación es exquisita: si las máquinas han destruido tantas veces Zion, la única conclusión viable es que el mundo real tampoco existe, sino es otro nivel de Matrix, uno del cual los humanos aún no han podido pasar. Claramente esto cambia la forma de ver la primera parte, pero también en esa cinta se daban pistas en este sentido, como el hecho de que el traidor Cipher sea llamado "señor Reagan" justo antes de decir que desea ser alguien poderoso, como un actor (¿acaso no cumplió su cometido y entregó a Morfeo?) o que el agente Smith pidiese las claves de acceso a Zion (Si Zion es un lugar físico, ¿por qué necesitaría una clave de acceso? ¿No es más fácil un ataque físico masivo, como el de ahora?). Otra escena clave es la del niñito y la cuchara, donde el pequeño le explica a Neo que la idea no es doblar la cuchara, sino darse cuenta que la cuchara no existe... y que enlaza con el momento en Recargado donde el Chico molestoso de Animatrix (otra clave: ¿cómo sobrevivió a la muerte en la matriz?) le entrega la cuchara que le manda uno de los huérfanos -los posibles Elegidos de Oráculo-; el mensaje es claro: esa cuchara tampoco existe.

EL SECRETO

El secreto de todo está en el nombre: Neo es el hombre nuevo, el mesías que muestra el nuevo camino para la humanidad; Morfeo, dios de los sueños, es el guía que tiene un sueño que puede transmitir a todos; el Oráculo es la guía que sugiere el camino, pero de forma tan velada que no se hace evidente hasta haberlo recorrido; Trinity (Trinidad) es la esencia femenina de madre, esposa e hija -de hecho, en la primera parte ella lo presenta a Morfeo, es decir, lo trae a la luz, en la segunda es la compañera de Neo y al final es traída a la vida por él, cerrando el ciclo-; Perséfone -la celosa esposa de Hades en la mitología griega- es la señora del infierno y la que permite el ingreso de los vivos a él tras entregar una ofrenda; Sión es el lugar donde reside el pueblo elegido en la tradición judía; los Merovingios fueron una dinastía caracterizada por sus traiciones internas, pero también porque uno de sus fundadores se convirtió al cristianismo; Cipher es una clara alusión a Lucifer, el angel caído que traicionó a la humanidad; Niobe es aquella que se pierde por pedir adoración por ella y no por quien corresponde; el Arquitecto es el nombre masónico de Dios, el Cerrajero cumple a cabalidad el papel de aquel que tiene la llave para llegar al lugar señalado, pero no debe entrar a él -como Moisés-; y finalmente (y obviando un montón de otras referencias) Matrix es la matriz, el seno materno del cual salimos, el programa que cobija a todos, la máquina que sustenta a la humanidad y tal vez qué sorpresa nos depare en seis meses "Revoluciones", pero si descubriéramos que la realidad es una nave madre en la que la humanidad está congelada, no sería nada raro.


El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl