Año 2 N.38, Domingo 22 de junio de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
"Tierra Nueva" en la X región
EL IMPERIO FINANCIERO DE SCHÄFER
(Por Maura Brescia)En la notaría de José Dolmestch en Río Bueno, El Periodista tuvo en exclusiva el Registro de Propiedad N° 280, fojas 230, por el cual el 11 de mayo de 2000, los compradores Edeltraud Fege Fabian; la enfermera Brigitte Malessa Boll, los empleados Manfred Lindemann Brunzlow y Erwin Febe Fabian; Elfriede Fabian Weither, labores del hogar, y el administrador Erick Fege Oelke, todos de nacionalidad alemana, adquieren el Lote A dos, resultante de la subdivisión del Fundo Tres Puentes de la comuna de Purranque. La propiedad fue adquirida por compra a la ingeniera agrónomo Martina Held Höchtl, en la suma de 100 millones de pesos.


Hace dos años, un nuevo enclave de la ex Colonia Dignidad y la actual Villa Baviera se instaló en la zona de Purranque, X Región, al alero de los descendientes de alemanes que habitan esa zona. Bajo el evocador nombre de "Tierra Nueva", la propiedad de los cófrades de Paul Schäfer muestra la plácida imagen de una explotación agrícola tradicional (panales de abejas, bovinos), además de la típica cafetería, donde se pueden degustar las "delikatessen" (embutidos, patés) y los ricos küchenes que encantan a los turistas chilenos y extranjeros que transitan por la ruta aledaña hacia Puerto Octay.

Detrás de la bucólica fachada se concentran un grupo de antiguos pioneros que siguieron al pastor bautista Hugo Baar y al propio Schäfer en 1961 hasta Chile. Baar, en ese entonces incondicional de Schäfer, apoyó su huida ante una acusación de pederastia en Alemania, convenciendo a los ingenuos discípulos de su Iglesia, en su mayoría campesinos de la región del Báltico que arrancaban del temido Ejército Rojo. Así les prometieron un Paraíso en el Nuevo Mundo, una Tierra Nueva situada en el fin del continente, donde protegerse de los horrores y estragos de la guerra.

Con el tiempo, los hermosos ideales de una comunidad libre se fueron desviando, debido a la pervertida personalidad de su líder invisible, Paul Schäfer, alias "Pius", "Profesor" y "doctor Schneider" (oficialmente suicidado ante el Juzgado de Parral a mediados de los 60) en un campo de concentración de trabajos forzados, donde los obreros esclavos sobreviven con el mínimo para subsistir y donde, a la menor desobediencia a las paranoicas reglas impuestas por el líder, son castigados y tratados con psico-fármacos en la clínica local, con un virtual "lavado de cerebro" y pérdida de la identidad.


En la notaría de José Dolmestch en Río Bueno, El Periodista tuvo en exclusiva el Registro de Propiedad N° 280, fojas 230, por el cual el 11 de mayo de 2000, los compradores Edeltraud Fege Fabian; la enfermera Brigitte Malessa Boll, el empleado Manfred Lindemann Brunzlow; el empleado Erwin Febe Fabian; Elfriede Fabian Weither, labores del hogar, y el administrador Erick Fege Oelke, todos de nacionalidad alemana, adquieren el Lote A dos, resultante de la subdivisión del Fundo Tres Puentes de la comuna de Purranque. La propiedad fue adquirida por compra a la ingeniera agrónomo Martina Held Höchtl, en la suma de 100 millones de pesos. La escritura incluye también la autorización del S.A.G.

Poco después, el 3 de Julio, ante la misma Notaría, los seis alemanes otorgan en arriendo a la Sociedad Agroindustrial Tierra Nueva Ltda., la propiedad de que son dueños por un plazo de 5 años. La renta anual de la renta equivale a 97,2 UF. Se estipula que la Sociedad destinará el predio a la agricultura y ganadería en general.

Posteriormente un juicio presentado por el abogado Humberto Concha Hermosilla ante el Juzgado de Letras de Río Negro logró, el 28 de setiembre de 2000, inscribir una medida prejudicial precautoria de prohibición de celebrar actos y contratos sobre el inmueble de propiedad de Fege Fabian Edeltraud y Otros. El mismo donde se ubica "Tierra Nueva".

En el camino de Puerto Octay a Cuatro Vientos está "Tierra Nueva", señalizada con un cartel y rodeada de una alta empalizada. Sin embargo, el acceso es expedito por un camino lateral, donde El Periodista se internó hasta llegar a unas bodegas de almacenamiento y, poco después, al portón de ingreso, que nos fue abierto después de tocar una campana. Ingresamos a un amplio patio, con simétricas hileras de boj que podaba un hombre de avanzada edad. Al fondo se divisa una hermosa casona de estilo europeo, con arcadas y una terraza que domina el paisaje. Desde allí otro hombre delgado nos observa, mientras un tercero se desplaza con una carretilla.

Apareció para recibirnos una señora con entrecanos cabellos recogidos en moño y vistiendo un pulcro delantal. Entramos a la casa. A la derecha divisamos una vitrina con küchenes y arrollados. De ahí a un salón con mesas de coloridos manteles. Pedimos un café. En una pared hay un paño con letras bordadas en alemán. Indagamos el significado. Con acento extranjero, a pesar que nos dice que lleva más de 40 años en Chile, la anciana explica que es un mensaje de esperanza, algo así como "A Pesar de los Pesares, Cada Mañana surge un Nuevo Día". A la salida nos topamos con otro anciano que camina hierático y de vaga mirada.

LAS REDES DE PROTECCION

En un símil con los "anillos de seguridad" que escoltan al Presidente, en el caso de la ex Colonia Dignidad el primer anillo (el más cercano) ha sido históricamente Carabineros. Obviamente no se trata de la institución como tal, pero sí de los policías de la zona, que hasta hace unos años todavía les soplaban sobre los allanamientos que iba a hacer Investigaciones. En 1998 Carabineros tuvo varios meses en su poder una orden de allanamiento, que se negó a ejecutar. Durante el período militar, ese anillo N° 1 estaba a cargo de la DINA, que tenía una casa en Parral que usaba como escuela de Inteligencia y que se la arrendaba a los alemanes.

El anillo N. 2 está conformado por uniformados de todo tipo, no sólo militares. Un muchacho que hizo su servicio militar hacia 1990, contó que el coro del regimiento era enseñado por los alemanes. Hace dos o tres años hubo un revuelo cuando el mismo coro actuó durante el 21 de mayo en la Base Naval de Talcahuano. Las autoridades regionales allí presentes se fueron molestas.

El anillo N. 3 está conformado por políticos de todas las especies, pero se repiten más los UDI. Más curiosa es la relación que sostuvo con los alemanes el PS Felipe Letelier (diputado por San Carlos), que incluso los defendió en una revuelta que se armó en un servicentro, entre colonos y detectives.

El anillo N. 4 son los campesinos y empresarios del sector, beneficiados de uno u otro modo por los colonos, especialmente con trabajo y salud gratis (los primeros) y con protección y negocios, los segundos. En este grupo entran también empresarios de otras ciudades, como Concepción y Chillán. Además está el Círculo de Amigos de Colonia Dignidad en Parral.

El anillo N. 5, hasta un tiempo atrás, era la prensa "amiga". Los corresponsales de determinados medios desde Chillán a Concepción, eran considerados por la colonia como "amigos" y por tanto tenían las puertas abiertas. El presidente del Colegio de Periodistas de Concepción se jactaba ante sus alumnos de Periodismo de ser el último periodista que pudo entrevistar a Paul Schäfer, cuando él trabajaba para el desaparecido Canal 5 de Concepción. Al respecto, hace algunos meses The Clinic publicó que se trató de una entrevista propagandística al más puro estilo goebbeliano.

El anillo N. 6 son las redes de apoyo internacionales, básicamente vinculadas al partido de extrema derecha alemán SCU, cuyos dirigentes -muchos de ellos vinculados a la CIA- se han preocupado de conseguir armas, ayuda de todo tipo y exenciones tributarias para los alemanes.

Por último, el periodista Alvaro Rojas sostiene que "La diplomacia alemana, durante el período militar, apoyaba a la Colonia Dignidad y rechazaba toda acusación de pederastia, castigos y tratamientos con electroshock. Era tal el apoyo que prestaba la embajada alemana en Santiago a la Colonia, que los colonos que huían buscaban refugio en otras embajadas o en casas de particulares, porque aquel que llegaba a solicitar ayuda en la sede diplomática germana era devuelto a la Colonia sin más trámite. En 1975, en la sede de la embajada alemana en Santiago fui testigo de una llamada, por la que constaté que había un citófono interno entre la representación diplomática y la Colonia en Parral".

Esta lealtad decayó cuando aparecieron los primeros escándalos en Alemania. Solamente a fines de los 80, el ministerio de Relaciones Exteriores alemán se alejó de Dignidad y comenzó a cooperar. Consultado por el gobierno chileno acerca de la Colonia, la representación diplomática alemana en Chile habría manifestado especial temor, ya que comparte la tesis que no excluiría la opción de un suicidio colectivo de parte de los colonos.


Al respecto, el Consejero Económico de la Embajada de Alemania en Chile, doctor Martin Schäfer, informó a El Periodista que "no se conoce ningún caso, que en los años 80, colonos alemanes escapados de la Colonia Dignidad hayan sido devueltos por diplomáticos alemanes a la Colonia. Por el contrario, en febrero de 1985, los escapados matrimonios Baar y Packmor fueron protegidos por diplomáticos alemanes, alojados en Santiago y ayudados a salir de Chile con destino a Alemania y a Canadá, respectivamente".

El diplomático afirma que "no existe un doble standard en la embajada de Alemania. Ella coopera desde hace 20 años activamente en el esclarecimiento de los hechos ocurridos en la Colonia Dignidad, una tarea, que es de responsabilidad de las autoridades chilenas debido a que se trata de hechos ocurridos en territorio chileno. A fines de los 80, los jerarcas de la Colonia Dignidad impidieron a funcionarios de la embajada de Alemania otorgar a los colonos alemanes asistencia consular".

El diplomático informa que "en Alemania se encuentra pendiente un sumario de la Fiscalía de Bonn contra Paul Schäfer. Schäfer también es buscado con un mandato de arresto alemán. El señor Schäfer se encuentra desaparecido desde hace varios años. Es buscado por autoridades chilenas".

LA PROPIEDAD LEGAL

A su llegada a Chile en 1961, Paul Schäfer y Hermann Schmidt decidieron comprar el fundo "El Lavadero" de Parral, tasado en 104.960 escudos. La inscripción legal de "El Lavadero" se hizo a nombre de Hermann Schmidt y Rudolff Collen Frankowsky. Ese mismo año, el fundo de 3 mil 62 hectáreas fue declarado, al tenor de la ley 15.139, territorio con franquicias aduaneras y exención de pago de contribuciones al fisco.

La Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad quedó constituida en personería jurídica el 21 de septiembre de 1961, por Decreto N° 3949 del ministerio de Justicia. La sociedad quedó liberada del impuesto a la renta y, en el caso de donaciones, del pago de derechos de aduanas, conforme a la ley 16.217. Igualmente se las ingeniaron para no pagar a la municipalidad de Parral los derechos de construcción, a pesar de encontrarse pendiente el giro en Tesorería desde hace años,

Nunca el fundo "El Lavadero" perteneció legalmente a la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad. Años después la comunidad se hizo cargo de la explotación de un predio contiguo de dos mil hectáreas, adquirido en mayo de 1966 por 115 mil escudos. Los colonos construyeron talleres de herrería, carpintería, fábricas de ladrillos y hormigón. Se moldearon los pilares de la primera cerca de alambre de púas que cortó el contacto de los 228 alemanes, austriacos y un holandés con Chile. A todos los colonos se les concedió permanencia definitiva en el país.

Fuera de no regir las leyes previsionales, ni los horarios, ni las jornadas, ni nada que se parezca a nuestro Código del Trabajo, la Sociedad ha obtenido liberaciones de derecho de aduanas de maquinarias, tractores, cosechadoras, molinos, camiones, automóviles, camionetas, grabadoras, material eléctrico, todo de procedencia alemana. Aparte del trabajo gratuito, la mayoría de los colonos donó a la Sociedad los fondos previsionales y ayudas sociales que reciben desde Alemania. Paralelamente, los gastos de producción y consumo son mínimos.

A la actividad agrícola se suman las actividades mercantiles con subcontratistas del MOP para la confección de chancado para los caminos, instalando máquinas en el lecho del río Loncomilla de la provincia de Linares y otros puntos del país. Compiten igualmente con sus camiones Mercedes Benz ingresados al país sin pagar impuestos, con los dueños de camiones de la zona por los fletes.

EL SINDROME DE ESTOCOLMO

La fortaleza y resistencia del sistema diseñado por Paul Schäfer en 40 años de aislamiento son tan invulnerables que hoy, luego de que la Colonia fuera ocupada por la policía en forma permanente, Schäfer sigue siendo protegido por sus adláteres. El fenómeno de esta microsociedad representa la realización de una dictadura tan perfecta que sus perjudicados no la reconocen como tal.

En su informe ante el Parlamento alemán, el fundador Hugo Baar reconoció que compró en 1970 en el mercado negro de Alemania, 71 pistolas, fusiles y dos ametralladoras. También mencionó armas semipesadas como cañones antitanques y que Schäfer personalmente porta una metralleta. "Las armas las escondí en los envíos caritativos destinados a la Colonia", afirmó Baar.

Schäfer hizo rodear el predio con una cerca de alambre de púas. También puso cables trampas que anuncian cuando alguien los pisa o los toca. Se trata de una red de alambres delgados que cubren todas las áreas que no deben ser pisadas. Si alguien pisa uno de esos alambres, suena una señal en la central y en pocos minutos aparecen en el lugar un grupo de jóvenes armados que llegan en autos rápidos y silenciosos, con perros adiestrados.

El puesto N° 1 anuncia la presencia de un vehículo a nueve kilómetros de distancia. Esta alarma se da por radio, teléfono y comunicador interno. Luego el auto es descrito: su número de patente, el modelo, la marca, hasta que aparece en la puerta principal. Eso significa que los micrófonos son conectados, la puerta cerrada con llave, la máquina fotográfica debe estar lista, la grabadora en funciones. También hay, junto a los alambres de alarma, barreras lumínicas que aseguran los caminos. Los micrófonos están instalados en los postes del cerco de los jardines que rodean las casas.

El primer escándalo fue causado por esa acción estratégica de Schäfer: el no podía permitir que hubiese un camino público que cruzase la Colonia Dignidad. Por eso instalaron una barrera y cortaron el acceso. En la barrera comenzaron a exigirle a los chilenos que mostraran el carnet de identidad, como en una frontera cualquiera entre dos países, dos estados.

UNIDAD ECONÓMICA Y AUTOCRÁTICA

En los 90, el ex Presidente Patricio Aylwin les quitó la personalidad jurídica como Sociedad Benefactora y se terminaron los privilegios. Una larga batalla judicial siguió a la orden de Aylwin, la que finalmente fue confirmada por la Corte Suprema. En el traspaso de la propiedad del fundo, la Colonia no canceló 50 millones de pesos en impuestos.

En el terreno hay 49 edificios, entre viviendas, fábricas, talleres y centros de producción agrícola. En este inventario figuran un molino de raps; una panadería que produce mecánicamente dos mil panes por jornada; un matadero al cual está adosada una industria de conservas de carnes y vegetales; un molino de harina; una línea de empacado automático para alimentos; cien vacas lecheras en un establo mecanizado; una fabrica de dulces y de küchenes; un gallinero industrial con miles de ponedoras; una generadora de electricidad por medio de un canal construido en forma paralela al río Perquilauquén; en el hospital tienen una sala de operaciones moderna y donada por el Hospital de Bonn; una fábrica de tejas y baldosas, así como producción de artículos de cemento para la construcción; una cantera mecanizada.

También hay 160 kilómetros de caminos bien estabilizados; unas decenas de vehículos, entre los que se cuentan dos ambulancias donadas desde Alemania, varios camiones de doble eje; omnibuses y vehículos menores. En San Vicente poseen tres barcos de pesca de alta mar. En la cordillera de Nahuelbuta tienen los derechos de una mina de oro.


En el informe confidencial N° 1079/75 de la Embajada de Alemania en Chile, el embajador dio a conocer al gobierno de la RFA que en Chile se habían descubierto minerales radiactivos y que mediante una modificación de la ley 16.319 se les abrió a las empresas privadas nacionales y extranjeras la posibilidad de intervenir en este campo bajo el control del Estado.

Por decreto, el Gobierno militar le concedió a la Colonia Dignidad el derecho de explotación por 99 años de minerales estratégicos como uranio, titanio y molibdeno. Entre Carahue y Contulmo, en la provincia de Cautín extraen metales. En el período en que la Comisión Chilena de Energía estaba a cargo del ex ministro de Defensa, general Hermann Brady, el titanio se extraía entre Puerto Saavedra y Parma.

En el fundo hay dos aeropuertos totalmente equipados para recibir aviones de tamaño mediano. Tienen a disposición dos avionetas Cessna que declararon como aviones ambulancias. En el casino de Bulnes no sólo hay una pequeña rampa para que aterricen helicópteros, sino que también un aeropuerto privado.

En Santiago tienen una casa en la calle Campo de Deportes a la que le fue habilitado un subterráneo. A esa casa se llevan los enfermos que no pueden ser tratados en el fundo. Tienen un estudio donde producen cintas de video en forma profesional. Poseen equipos de radio comunicación de alta potencia, con una antena de 54 metros de altura, que les permite comunicarse con Alemania.

LAS SOCIEDADES DE VILLA BAVIERA

En 1998 la nueva comunidad de Villa Baviera tiene un total de 16 mil hectáreas de tierras, bajo la potestad legal de varias sociedades de responsabilidad limitada. El patrimonio de la ex Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad fue repartido entre 15 personas que son los propietarios actuales del consorcio: Walter Laube, Fritz Pöhlchen, Rudi Collen, Kurt Schnellenkamp, Hans-Jürgen Blank, Hermann Schmidt y el ciudadano holandés Karl van den Berg, entre otros.

La Sociedad Inmobiliaria Cerro Florido fue creada para agrupar a los 15 roles en que se repartió el fundo. Esta sociedad se subdivide en las empresas Agripalma; Bardana y Cinaglosa, sociedades subsidiarias que tienen distintos objetivos de negocios. Cerro Florido tiene ventas calculadas de 20 millones de pesos al mes. Abratec vende ripios y áridos de la cantera de Bulnes y además administra el restaurante del lugar. Esta sociedad anónima cerrada es la que más ganancias arroja, con ventas por unos 50 millones.

Los casi 400 "esclavos" que trabajaron gratis más de 30 años y que llegaron a un descampado y alojaron en carpas en 1962, que entregaron todos sus bienes de Alemania a Schäfer, que le cedieron sus jubilaciones, no han recibido nada en esta repartija de bienes

El Servicio de Impuestos Internos interpuso una querella por no pago de impuestos por valor de 200 millones de pesos, pero los montos no se han podido establecer claramente, porque los inspectores que allanaron la Colonia y se llevaron un computador y varios archivadores no encontraron nada. Por esta querella fueron encargados reos de delito tributario los representantes legales de la Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad, Herman Schmidt (que falleció de un ataque al corazón en el intertanto) y Herbert Schnellenkamp.

Impuestos Internos también detectó que los representantes legales habían invertido 485 millones de pesos en fondos mutuos de la empresa Ban Chile entre 1986 y 1990, lo que tampoco fue declarado. Una verdadera danza de millones de pesos, sin contar con las cuentas que tiene la Colonia en Alemania, en las que el Seguro de Jubilación alemán depositó durante años las pensiones de los ancianos y que todas iban a una sola cuenta: la de Paul Schäfer, hasta que el gobierno alemán intervino y cortó el flujo.

En suma, la Colonia Dignidad se convirtió en una unidad económica de una eficacia desconocida en Chile, porque nunca pagaron impuestos ni derechos de aduana, tampoco salarios ni aportes a los seguros de enfermedad o pensiones, tuvieron un verdadero mercado cautivo para sus productos en numerosos alemanes residentes en Chile que compraban sus productos como una forma de ayudarlos, mientras creyeron que se trataba de una Sociedad Benefactora y Educacional y no de una empresa lucrativa destinada a generar utilidades para sus fundadores. Además recolectaron donaciones en Alemania.

El periodista Alvaro Rojas, en su libro "El Secreto de Colonia Dignidad" estima que "la Colonia tiene un carácter de símbolo en Chile y la solución que se buscó para disolverla también lo tiene. El cambio del estatuto jurídico de la Colonia no acarreó ningún cambio. Toda la verdad de la Colonia no se sabrá nunca. Hoy por hoy se trata sólo de Schäfer y quizás ocurra que entregando a Schäfer, al final se olvide todo lo demás. La aplicación de esas recomendaciones no tuvo efecto alguno porque no tocaron lo esencial en la Colonia, cual es la dominación absoluta que tiene Schäfer sobre los colonos, ni quebraron la fuente de su poder que es el aislamiento físico y el control fronterizo que tiene en la Colonia. Olvidan que la Colonia fue una unidad económica que gozó de las ventajas tributarias y aduaneras de Luxemburgo, Lichtenstein, Panamá y Bahamas juntas, en lo que tiene que ver con la liberación de impuestos y que fue un campo de concentración nazi en lo que tiene que ver con el trabajo esclavo".

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine