Año 2 N.38, Domingo 22 de junio de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Internet
Los visitantes entrometidos
(Por Oscar Valenzuela)"Sí Internet resultó ser una excelente herramienta de coordinación, otros adelantos de última generación que permiten subir información a La Red no lo han echo nada mal. Sin ir más lejos, las cámaras digitales se han convertido en verdaderos ojos escrutadores de los "backstages" gubernamentales".


A fines de mayo pasado, un grupo de carpas surgió de la noche a la mañana cerca del pueblo francés de Evián, en la frontera con Suiza. Sus moradores no eran hippies, gitanos ni pertenecían a algún circo. Más bien, se caracterizaban por manejar computadores portátiles, teléfonos celulares y cámaras digitales. Estaban organizados en grupos y cada uno tenía una misión específica, aunque buena parte de ellos hablaba lenguas distintas y procedían de países bastante alejados. Se hacían llamar "la aldea galáctica", en claro rechazo a la famosa "aldea global" y por las noches participaban en foros o espectáculos.

Precisamente esos mismos sujetos fueron quienes realizaron manifestaciones en Evián, sede entre el 1 y 3 de junio de la cumbre de los ocho países más desarrollados del globo (G8), bloquearon los barcos que transportaban a los participantes de la reunión, gritaron consignas hasta el cansancio frente a los lugares donde se alojaban los principales actores de la cumbre, y se enfrentaron a las policías francesas y suizas.

No se trataba de un grupo de locos sueltos, sino que era algo más sencillo. Eran integrantes de varios grupos cuya unión y coordinación tenían un nombre en común: Internet.

De esta manera, el último encuentro entre las naciones más desarrolladas se transformó en la muestra más reciente de un hecho que cada vez está cobrando personalidad propia en todas las latitudes. Yendo al grano, la máxima dice que Internet se ha vuelto indispensable para los movimientos anti globalización. O como lo definen los propios integrantes de estas agrupaciones, parodiando sus lemas, a esta altura "otro mundo es posible sólo porque Internet lo hace posible".

La Red manda

La cuestión anda dando vueltas desde hace bastante tiempo, pero recién durante los últimos meses empezó a ser tomada en serio por los organizadores de las grandes cumbres. ¿El motivo? Sencillo. Desde comienzos de este año, se ha transformado en un quebradero de cabeza para encargados de cibernética, seguridad y protocolo de los principales gobiernos.

Pero vamos por parte. En enero pasado, el Foro Social de Porto Alegre, (una reunión realizada entre quienes se oponen al panorama actual de la globalización), congregó a más de 100.000 participantes, todo un récord en los tres años que lleva realizándose. Una locura, según le señaló Ignacio Ramonet, director de la publicación "Mondo Diplomatique al diario español "El Mundo". "No existiría este foro, de esas dimensiones, sin Internet, ya que sería imposible organizarlo tan rápido, con tan bajo costo y con tantos contenidos".

Ya para la Guerra de Irak se organizaron grandes manifestaciones virtuales, es decir, páginas web contrarias al conflicto (por ejemplo, www.culturacontralaguerra.org ) y la utilización del correo electrónico como una cuantiosa arma de disuasión. Si antes eran unas cuantas misivas para protestar por la decisión de los gobernantes, ahora, en un sólo día, la campaña organizada por Amnistía Internacional, Médicos sin Fronteras y Greenpeace reventó con 30.000 e-mails el correo de José María Aznar, jefe de Estado español.

Esa fue la llamada de alerta sobre las grandes ventajas que ofrece este medio electrónico. Pero no la única, ya que -además de los mencionados- el asunto también abarca otros aspectos. De hecho, los grupos de protesta se manejan con la misma estructura fragmentada y diversa de Internet. Por el mismo motivo, encontraron en las conexiones a alta velocidad la manera más fácil de lograr esa dimensión planetaria a la que todos los movimientos aspiran y, de paso, en un excelente medio para organizarse.

Otra característica es la libertad para tomar decisiones y actuar por su cuenta, esa especie de "hágalo usted mismo", que entrega la Red. Algo que los jugados manifestantes agradecen, según ellos mismos aclaran. "Los nuevos militantes prefieren movimientos con estructuras abiertas en lugar de las típicas estructuras verticales", explicó Marie-Laure Geoffray, miembro de la asociación "G8 Ilegal". De ese modo, les resulta mucho más fácil actuar y movilizarse, con el agregado que muchas veces no es necesario ser reconocido como parte del grupo. Algo así como "lea las instrucciones, tire la piedra y olvídese del resto".

Además, con la tecnología del siglo XXI el tiempo juega a su favor. La facilidad para difundir información a gran escala resulta imprescindible para lograr una mayor preparación logística. En la cumbre del G8 los distintos grupos estaban organizados en "barrios", y durante el tiempo que se extendió la reunión conformaron una verdadera ciudadela de carpas en los alrededores de la sede. Desde ahí se coordinaron los piquetes que actuaron en Ginebra, Suiza, París, Barcelona y otras partes de Europa. Todo se hizo a puro correo electrónico, celular y PDA inalámbrica.

Noticias al instante


Sí Internet resultó ser una excelente herramienta de coordinación, otros adelantos de última generación que permiten subir información a La Red no lo han echo nada mal. Sin ir más lejos, las cámaras digitales se han convertido en verdaderos ojos escrutadores de los "backstages" gubernamentales.

Como lo demuestra la página argentina Iindymedia ( www.argentina.indymedia.org ), una de las muchas que publicaron informaciones y noticias en línea de lo que iba ocurriendo en Evián. Claro que con la particularidad de que estos despachos generalmente se iban por el lado de aquellos sucesos que muchas veces los organizadores no están muy interesados en que se dieran a conocer.

"Bush había programado aterrizar el domingo 1 de junio para un recibimiento oficial en aeropuerto de Ginebra, pero a causa de la protesta popular, la negativa de los partidos de izquierda y el miedo a las manifestaciones, las autoridades se opusieron a este recibimiento que al final se anuló. Al final, Bush aterrizará en secreto, como el criminal que es, en Ginebra, Zurich o cualquier otro lugar cercano", enfatizó en su ocasión la mencionada página web trasandina en su sección de noticias.

Otra modalidad son los consejos que se hacen circular entre los seguidores de estos grupos, sin importar el idioma o el lugar de origen. Otro de los milagros cibernéticos. Por ejemplo, "si es arrestado, debe gritar su nombre y ciudad de origen a los otros manifestantes, para que puedan informarlo al equipo jurídico", o "en caso de carga policíaca, no se dejen ganar por el pánico. Formen una cadena cuando sea posible". Gente preparada, como puede verse.

Para terminar, vale la pena recordar que una vez finalizada la reciente cumbre del G8, en varios periódicos europeos circuló la versión de que -para ahorrarse las molestias por conflictos anti globalización- los grandes países habrían propuesto como posibilidad para la próxima reunión la utilización de una videoconferencia entre sus líderes. Una paradoja, donde una vez más juega un papel clave la tecnología. Parece que se trata, definitivamente, del signo de estos tiempos.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine