Editorial
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Año 2 N.38, Domingo 22 de junio de 2003
Post Data
Despropósitos y Propósitos
Francisco MartorellMe gusta esto que ocurre en el Cono Sur, donde Lula y Kirchner hablan de integración y realizan medidas concretas para llevarla adelante. Pero me disgusta que Chile no esté en ese proceso, que sea menospreciado en los encuentros internacionales y que tenga que ver cómo los demas, desde Uruguay hasta Venezuela, reprochan los tratados de libre comercio que en esta tierra se festejan con algarabía.

No me gusta esto de aumentar el IVA un punto, subir el impuesto al tabaco y al diesel, manteniendo el mismo guarismo para los alcoholes. Pareciera que el lobby que realizaron los pisqueros y vineros, con aviso en la TV incluida, surtió efecto. Si la DC, como lo planteó en La Moneda, desea cuidar los intereses de un sector productivo, debe decirse que no está preocupada por otro: los que requieren con urgencia que los planes sociales del Estado cuenten con recursos para los años que vienen. Si bien compro el argumento que el alza del IVA será reintegrado a los más pobres no creo positivo que el aumento no sea diferenciado. Sí a los alcoholes no al pan; sí a los artículos suntuarios, no a los libros.


Me gusta esto de que los medios de comunicación, especialmente la TV y dentro de ella el canal 13, se haya abierto a la posibilidad de tratar los temas del pasado reciente, contar lo que sucedió durante el gobierno militar y enfrentar, seriamente, casos tan sensibles y desconocidos, para el grueso de la opinión pública, como fue la Operación Albania. Si las palabras del general Cheyre, cuando se refirió al Nunca Más, quieren ser realmente efectivas, debe hacerse con memoria. Para que algo no ocurra nuevamente tiene que saberse que, en una fecha determinada, ocurrió. Valoro, en ese sentido, a los testigos que se atreven a mostrarse en TV y contar lo que presenciaron.

No me gusta esto de mantener los jueces especiales a costa de que los juzgados queden en manos de gente sin experiencia, como ocurre en algunos tribunales, siendo la suerte de mucha gente resuelta por secretarios o actuarios que no tienen la preparación suficiente para las miles de causas que sustancian. Si bien es bueno que la Justicia se concentre en causas de violaciones a los Derechos Humanos y prueba de ello es que se ha avanzado en el esclarecimiento de muchos casos con la medida dispuesta por la Corte Suprema, no es bueno que en los Juzgados se acumulen otras causas, miles de ellas, por la falta de creatividad para encontrar una solución mejor o que peor aún se resuelvan sin una mirada acuciosa. Si el juez Pfeiffer, quien planteó el hecho, no tuvo las agallas de explicar a qué se refería, la ciudadanía debe saber que muchos miembros del Poder Judicial piensan que existe un problema: los principales tribunales del país, que concentran causas importantes, están a cargo de personas que, por edad o falta de conocimientos, no están totalmente aptas para la función que cayó en sus escritorios.

Me gusta esto de que el país tenga seguro de desempleo y que sea obligatorio estudiar 12 años, que se haya abolido la pena de muerte y que la Fach haya reincorporado a los oficiales que fueron vejados después del golpe de 1973.

No me gusta esto de que el Presidente de la República se enoje con sus ministros, cuando estos cometen exabruptos o se equivocan en sus apreciaciones, y los rete como niños, no los lleve a sus actos o los ignore durante un tiempo. El ministro es un fusible que debe saltar para no dañar la imagen presidencial cuando ocurre algo de extrema gravedad: lo ocurrido en Salud, ante la escasez de leche y la respuesta del ministro Pedro García, no dejaba espacio a otra decisión que no fuera pedirle su renuncia. Lagos optó por los gestos.

Me gusta esto que la autoridad esté expuesta a la crítica ciudadana y que deba enfrentarse cara a cara con sus escrutadores. No en vano, de una forma u otra, existe un movimiento de gentes que impiden obras, paralicen represas, cierren fábricas o creen conciencia sobre el respeto al medioambiente. La crítica ciudadana, además, encuentra espacio en los medios y recibe el premio que le corresponde.

No me gusta esto que los políticos se perpetúen y que no haya renovación en las cúpulas partidarias, siendo los protagonistas de los 60, 70 y 80, en muchos casos, quienes se han enquistado en los órganos de poder, cerrando los espacios para las nuevas generaciones que, en muchos casos, quieren ser protagonistas reales y no están dispuestos a "parecerse mentalmente" a los de antes para llegar.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Columnistas
Redactores
Ediciones Anteriores
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Sala de diálogo
Columnas de opinión
Post Data
Despropósitos y Propósitos

(Por Francisco Martorell) Me gusta esto que ocurre en el Cono Sur, donde Lula y Kirchner hablan de integración y realizan medidas concretas para llevarla adelante. Pero me disgusta que Chile no esté en ese proceso, que sea menospreciado en los encuentros internacionales y que tenga que ver cómo los demas, desde Uruguay hasta Venezuela, reprochan los tratados de libre comercio que en esta tierra se festejan con algarabía. >>>

El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine