Año 2, N.39, Domingo 6 de julio de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Comentario Literario
A pesar del miedo
(Por M.A. Coloma)"`Funeral vigilado' conserva esa frescura de tono dramático que Villegas logró recogiendo fragmentos testimoniales de personas cercanas al poeta, y que fueron testigos directos de aquel funeral colmado de rabia"

"Por favor, no más fotos", pidió Matilde. Los flashes se disparaban con insistencia sobre el cuerpo sin vida del poeta, arrojando una luz intermitente en aquel pasillo oscuro de la Clínica Santa María. Era la mañana del 24 de septiembre de 1973. La noche anterior, pasadas las diez, Neruda había muerto pronunciando -en un delirio sobrecogedor- sus últimas palabras: "¡Los están fusilando! ¡Los están fusilando!".

Los fotógrafos no hicieron demasiado caso del deseo de la viuda, y se obstinaron en el relampagueo de sus cámaras. Junto a la prensa, se agolpaban al lado de Matilde una veintena de amigos personales. El cuerpo fue puesto en un ataúd gris que llegó al poco rato. Francisco Coloane terminó de abotonarle la camisa, cerraron el féretro y el cortejo enfiló rumbo a La Chascona, en la ladera del cerro San Cristóbal.


Por obra de los militares, La Chascona era un desastre: cuadro rasgados, libros a medio quemar, objetos rotos por todas partes, las cortinas y el teléfono habían sido arrancados de cuajo. Se entraba pisando vidrios. No contentos con el allanamiento, habían desviado un canal que corría por el cerro dirigiéndolo directamente sobre la casa. El barro se acumulaba en el piso, no había luz eléctrica, y se colaba un aire frío por las ventanas rotas. Alguien propuso llevar el féretro a la Sociedad de Escritores. "Pablo quiso ser trasladado a su casa. No lo llevaremos a ninguna otra parte", advirtió Matilde.

Comenzó a llegar la gente. Los primeros fueron los obreros de Quimantú que venían ese día de ser despedidos, y habían querido acompañar el féretro: se apostaron al lado del cajón y le hicieron una guardia de honor. Llegaron luego las misiones diplomáticas, y apareció la primera corona, "Al gran poeta Pablo Neruda, Premio Nobel. Gustavo Adolfo, Rey de Suecia". El embajador sueco había montado en cólera, mientras conminaba a los fotógrafos: "¡Saquen fotos, fotos, fotos, es la prueba más evidente del salvajismo de esta gente!". Los embajadores de Francia y México saltaban entre los charcos de barro para llegar al living.

Con lentes oscuros y vistiendo un riguroso negro, en una esquina estaba Alone, el crítico literario que no había ahorrado palabras para exigir, desde su tribuna en El Mercurio, el golpe de Estado. También aparecieron unos representantes de la Junta Militar que Matilde no quiso recibir. Muchos amigos de Neruda estaban ahí a pesar de conocer el riesgo que corrían.

El martes 25, a las nueve de la mañana, sacaron el cajón atravesando el agua y el barro que inundaba la entrada y la planta baja. Los periodistas extranjeros que venían llegando a cubrir el funeral de Neruda estaban asombrados ante la escena. Afuera, en la calle, ya se habían reunido un grupo de obreros y estudiantes, y comenzaron a escucharse los primeros gritos que, desafiando el ojo vigilante de los militares apostados en las veredas, le darían el tono de protesta esa mañana al cortejo fúnebre: "¡Compañero Pablo Neruda!", y la respuesta a coro: "¡Presente!".

Probablemente, el registro más completo de aquel trágico suceso (junto a las imágenes que ese día Patricio Guzmán plasmó en el celuloide de "La batalla de Chile"), los haya recogido el periodista Sergio Villegas en un breve texto que llamó "Funeral vigilado", que tiene casi 25 años, y que se edita por segunda vez en Chile (el Comité Pro Retorno de Exiliados hizo una pequeña edición de cincuenta páginas en 1984). Apareció originalmente en 1978, en el tercer número de la revista Araucaria que dirigían y editaban Volodia Teitelboim y Carlos Orellana desde Madrid, y ha sido profusamente traducido a varios idiomas, adaptado para la radio, y recogido en no pocas obras antológicas.

"Funeral vigilado" conserva esa frescura de tono dramático que Villegas logró recogiendo fragmentos testimoniales de personas cercanas al poeta, y que fueron testigos directos de aquel funeral colmado de rabia, un suceso que muchos no demoran en tildar como la primera manifestación de rebeldía contra la dictadura. Apenas mencionados con uno de sus nombres (Aída, Luis Alberto, Bello, Loyola), como si no importara quienes en verdad cuentan la historia sino la historia misma, los testigos superponen sus voces reconstruyendo una memoria repleta de afectos, dramática, pero sobre todo colectiva.

"Funeral vigilado" es también un testimonio de la resistencia en el exilio. Al texto que narra los funerales de Neruda se suma otro tan breve como aquél, "Ejercicio nocturno", escrito en 1983 y que cuenta otra historia de porfía y obstinaciones, la de Radio Berlín, y la de aquellos programas que por onda corta daban cuenta al mundo entero de las atrocidades de la dictadura. Así como Volodia en Radio Moscú, Sergio Villegas desde Berlín era la voz que venía de lejos a contar lo que pasaba aquí dentro, que recogía los testimonios de los exiliados, de los intelectuales latinoamericanos y europeos en contra del régimen, que daba cuenta cada noche de las sesiones de la Comisión Investigadora de los Crímenes de la Junta Militar implementada por las Naciones Unidas, una iniciativa inédita que el organismo internacional no había emprendido con ningún otro país. Era la época en que mucha gente se acostumbró a sintonizar y buscar las descargas nocturnas de verdad que venían en onda corta desde el otro lado mundo. A pesar del miedo.

Y también a pesar del miedo, la gente salió esa mañana de sol tibio a despedir a Neruda. Calle Purísima, Río Mapocho, Avenida La Paz. Frente a una central eléctrica los boinas negras del ejército apuntaban hacia el cortejo. La gente se apretaba. Por momentos, alguien con un libro entre las manos recitaba versos del poeta: "¡Chacales que el chacal rechazaría, piedras que el cardo seco mordería escupiendo víboras que las víboras odiaran!".

En el cementerio hubo discursos, poemas en honor a Neruda, metáforas vagas urgidas por la prudencia de no decir aquello que se hubiera preferido gritar. Pusieron el féretro en el mausoleo, y lo cubrieron de flores. Quedaba todavía evitar los riegos de la salida. Circulaban rumores. "Están deteniendo afuera", digo alguien. "Andate por atrás, compañero", recomendaba otro. En la entrada al cementerio estaban los militares, vieron a la gente salir, vigilantes, sin moverse.

Funeral vigilado. La despedida a Pablo Neruda
de Sergio Villegas
Lom ediciones, 74 páginas.
Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine