Año 2, N.39, Domingo 6 de julio de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Lucía Pinochet Hiriart
"Mi familia está dividida"
(Por David Valenzuela)La hija mayor de Augusto Pinochet, nostálgica, sigue tan anticomunista como antes. Reconoce que el octogenario general pasa por momentos muy delicados de salud y que "está en otra". Admite, al mismo tiempo, que es efectivo que padece de demencia senil y que su cerebro tiene lagunas. Cuenta, además, que muchos políticos se hacen los desentendidos en público pero en privado van a verlo y se sacan fotos con él. Longueira, el general Cheyre, el alcalde de Providencia, Cristián Labbé, y el senador designado Jorge Martínez Bush son sus más asiduos visitantes. Cuenta que, luego de lo ocurrido en Londres, la familia Pinochet tuvo una crisis y se dividió.


Por estos días, dice Lucía, Pinochet está leyendo vida de santos y libros sobre arqueología. De política poco y nada habla, hoy se dedica a la vida en familiar. Su hija, reconoce que después de la detención en Londres, la familia Pinochet no es la misma, hoy hay fuertes divisiones entre ellos, fundamentalmente con su hermano mayor el controvertido Augusto Pinochet Hiriart.

Se lamenta de que han sufrido la discriminación y el aislamiento y ella hoy sólo quiere llevar una vida tranquila y normal para lo cual se ha radicado en el Valle de Elqui: "no por una cuestión esotérica sino que porque busco reencontrarme conmigo".

Pinochet ha pasado al olvido, sus amigos y seguidores p rácticamente lo han abandonado...

Los políticos sí lo han abandonado. Los políticos son leales con su momento político y ese momento suele ser dinámico. Claro que en privado cambia la cosa, lo visitan, lo que pasa es que públicamente no tienen una posición de apoyo a él. Muchos los van a ver, están con él, se sacan fotos con él, pero siempre en privado, públicamente se mantienen alejados. Esto no sólo le pasa a mi papá, a mi también me pasa, hay gente que es muy cariñosa conmigo pero cuando esa misma persona está en público saluda de lejitos y eso no es una casualidad.

¿No siente que existe un poco de ingratitud y hasta cierto modo deslealtad hacia ustedes de parte de sus seguidores?

Es mucho más que eso. Es poca valentía de los chilenos, porque creo que si uno tiene una posición va estar con ella en momentos buenos y en momentos malos. Hay mucha gente a la que no le gusta perder, le gusta estar cerca del poder, usufructuar o simplemente a otros les da temor.

¿La det ención de su padre en Londres fue el inicio del fin?

Cuando lo detuvieron él estaba agónico, inconsciente...

Sobre ese mismo hecho hay versiones que hablan de traición y se responsabiliza directamente al ex auditor del Ejército, general Fernando Torres.

Nosotros, entre mis amigos y la familia, aún conversamos el tema y algo de eso debe haber pasado. De Torres tengo una buena opinión.

"TIENE TANTAS GANAS DE VIVIR"

Volviendo sobre su padre, ¿ cómo lo ve a él?


No lo veo todos los días, sino que día por medio, lo paso a ver. Almuerzo con él, estoy con él, eso sí que por el día. Me encanta estar con él. En el verano estuve ocho días con ellos y todos me decían que si me aburría. Al contrario, me entretuve muchísimo, lo pasé regio.

¿Cómo está su salud ?

Es mala. Su diabetes, los problemas a las rodillas. ¡Su salud es mala! Pero él tiene una cosa muy especial: tiene tantas ganas de vivir. Se quebró dos dedos del pie y los doctores le dijeron que tenía que usar silla de ruedas, no quiso, entonces debía usar burrito (implemento que ayuda a mantenerse en pie y avanzar lentamente), lo usó un día y no más. Ahora anda para todas partes y los médicos no pueden creerlo. Cuando yo decía que él estaba agónico en Londres, era cierto, jamás mentí; estaba muy mal. Es tan así, que las autoridades inglesas se asustaron y no quisieron que falleciera en Inglaterra. Esa fue la verdadera causa de que lo dejaran regresar. Después se recuperó increíblemente.

¿L leva una vida más normal?

No, tiene muchos problemas, no puede comer cualquier cosa, sólo lo del régimen; no puede hacer gimnasia, porque ya las piernas no le responden; no puede caminar por lo mismo y por eso ha engordado muchísimo& (reflexiona un instante cabizbaja) &no, tiene muchos problemas.

Sobre la demencia senil que lo libera de ser procesa do ante la justicia chilena ¿ recuerda hechos, conversa bien, logra mantener conversaciones largas?

Cuando dieron ese diagnóstico, fue absolutamente real, porque las radiografías de su cerebro marcan una gran cantidad de accidentes vasculares. Su cerebro tiene muchas zonas como lagunas blancas, sin embargo, yo no se si será por el cariño que le tengo, pero encuentro que está regio. Ahora yo no puedo tener objetividad en lo que digo, porque soy su hija, y mi cariño me hace ver cosas que no son reales. Yo mismo pienso eso, pero lo encuentro bien, es cierto que a veces está como distraído, como pensando en otra cosa, pero en general está bien.

Se habla de que su papá está muy solo y que de sus amigos muy pocos son lo s que van a ver lo ¿ quiénes son los más cercanos a él?


Bueno Cheyre lo visita de vez en cuando, pero más que como amigo, como ex subalterno de él; pero más que visitas, él está dedicado a hacer vida familiar. Mucha gente lo va a ver pero no quiere que se sepa. Hay quienes se han alejado y muchos otros que sólo están en privado con nosotros.

M ucho se habló lo necesario que era para aplacar los odios y divisiones del país que el general Pinochet hiciera un gesto de reconcili ación. ¿No cree usted que faltó eso de parte de ustedes?

¿Un gesto de qué? Lo que querían era que pidiera perdón público. ¡Pero mire qué especiales son! Ellos querían que mi papá pidiera perdón por las cosas que hizo gente que estuvo bajo su gobierno. Entonces, ¿por qué Lagos no pide perdón público por las cosas que han ocurrido y que han perpetrado funcionarios de su confianza? Ellos mismos, entonces, dicen "no, él no tiene por qué pedir perdón de nada porque no fue él sino que gente de su gobierno". ¡Es exactamente lo mismo!

¿Cómo califica la propues ta de Longueira en materia de DDHH?

Me parece óptima. Yo pienso que Longueira ha sido uno de los más leales a mi papá. El siempre ha mantenido una actitud abierta. En los diarios siempre lo rotulan como "pinochetista" y él nunca lo han negado.

¿Qué visitantes privados no quieren aparecer en público?

Labbé, Longueira, Cheyre, Arancibia, Martínez Bush... lo ven muchísimo, son sus más habituales visitantes,

¿Y usted piensa que la derecha sigue siendo leal a su padre?

Sí y creo que Lavín va a ser el próximo presidente y Longueira su ministro de Interior. Después será Longueira& lo están preparando para eso&

"MI PAPA ESTA EN OTRA"

¿Al re cordarse 30 años del golpe del 11 de septiembre de 1973 se ha pensado en hacer algún tipo de acto, celebración o reflexión?


Nosotros como familia no, lo que pasa es que mi papá está viejito, mi mamá no es una lola, cumple ahora 80 años, entonces ellos están en otra. Su vida hoy es disfrutar de las cosas sencillas, su familia. La parte política quedó lejos, en el pasado y no es bueno recordar.

¿Pero igualmente sus partidarios harán actos y se guramente lo invitarán como todos los años?

No asistirá porque su salud no se lo permite y la verdad es que ellos están en otra.

L a Fundación Pinochet es la única institución oficial que se dedica a mantener vivo el espíritu pinochetista ¿ cómo lo ve usted?

Yo fui directora de la fundación hasta hace tres años y me retiré y no tengo contacto con ellos. Se que siguen haciendo las mismas cosas y dando becas y ayudando en la parte educacional. Ahora no es que no me guste, sino porque paso muy poco tiempo en Santiago, paso más en el norte, me encanta el Valle de Elqui, tengo una casa y estoy tratando de hacer otra vida, una vida más sencilla y más tranquila. Estoy tratando de recuperar una vida que perdí durante muchos años.

¿Se siente tranquila ahora? ¿Sigue con guardaespaldas?

Ahora sí. Yo andaba resguardada, no porque quisiera sino porque me obligaban. Siempre he pensado que uno nunca va a morir antes del día que le toque. Si me llegan a hacer algo, pienso tanto que Dios me protege que por eso estoy tranquila. Nunca he tenido miedo a que me hagan algo.

¿Por qué el Valle de Elqui, la energía, se volvió mística?

(ríe) La energía también, pero me gusta más por la gente, la gente es cariñosa, sencilla. A mi me gusta el norte, los colores del norte. Me gusta el calorcito.

¿Está desarrollando algún proyecto?

En Elqui no. Yo me dedicaba a hacer arreglos de casa y a las antigüedades en Miami, pero está bastante muerto el negocio ahora.

¿En Miami qué tiene?

No, no tengo nada allá.

¿Y esa fundación... la Fundación Nacional de la Cultura?

Tuvimos problemas económicos graves. Ahora hicimos ajustes y seguimos bien acorde a los tiempos que estamos viviendo.

¿C on qué fondos se mantiene ? ¿Vienen del Ejército?

De nadie. Tiene que quedar muy claro. En un libro, siempre están sacando libros en contra de nosotros, dijeron que este era el juguetito que me había dejado mi papá porque recibía plata de la Polla Chilena de Beneficencia. Yo llevo 12 años a cargo y trabajamos sin el auspicio de ninguna institución.

¿ Tiene aspiraciones políticas?

Nunca la he tenido...

Pero sí su hermano mayor quien ha tratado de ser co mo el baluarte del Pinochetismo

¿Cuál hermano... Augusto...? No lo veo... al que veo con más posibilidades es a Marco Antonio...

¿Por su expresión al parecer usted está distanciada de Augusto?

Nunca hemos sido muy unidos. Somos cinco hermanos, y somos tan diferentes. Todas las familias son así.

¿Pero se notó más a raíz de la detención de su padre en Londres?

Sí, porque tuvimos posiciones radicalmente distintas, eso hizo que la familia se separara, tuvimos una crisis y se dividió la familia. En los momentos difíciles es cuando afloran las personalidades reales de cada uno.

¿Su hermano mayor siempre le produj o dolores de cabeza a su padre incluso en su mandato? ¿Está el caso de los llamados Pinocheques que aún no se aclaran?

(ríe) Es mi hermano y prefiero no opinar&

¿Es una mancha para la Familia Pinochet?

No digo que no (entre risitas nerviosas) mejor no digo nada&

Después de todos los sucesos pos t Londres, fue su hermano Marco Antonio el que apareció con una posición más ponderada.

Por eso es que yo creo que él es el único que tiene alguna posibilidad política. Es conciliador, equilibrado, tiene muchas cualidades, es estable&.

¿Y usted...?

Yo en lo que hago me quedo tranquila y contenta, apoyando a los artistas.

¿Y sus ganancias de donde vienen?

(ríe) Usted parece de Impuestos Internos& Yo sigo arreglando casas, proyectos habitacionales, en eso me muevo, desde que era una lola, comencé con mi casa&

¿ Dejó Estados Unidos y tiene algún temor a viajar? ¿Le han puesto problemas?

Sí, pero no tengo ningún problema para viajar, me tratan regio, me piden autógrafos. Hay una idea errónea, en países centroamericanos la propia policía me pide autógrafos. Estuve en Egipto y nunca he tenido problemas. Aquí en Chile he tenido problemas y me acuerdo una vez que una niña en un auto me maldijo y eso me dejó bastante mal.

¿Conversó alguna vez con su padre sobre la Caravana de la Muerte?

Es un tema judicial.

¿ E l general ® Arellano siempre ha sostenido que recibió órdenes?

Mi papá mantiene su posición en que cuando uno delega en la persona que tiene el mando ella es la responsable. El siempre ha pensando que hay un señor responsable.

¿Entonces su padre piensa que sus órdenes las pasaron a llevar?

Es un tema tan delicado& no es porque tenga temor, sino porque prefiero no seguir con esos temas. Cuando estoy con él hablo de temas gratos, temas agradables&


Próximo a cumplir 88 años, Augusto Pinochet, está cada vez más olvidadizo de las cosas recientes. "No se acuerda bien de lo que ha pasado en los últimos años", revela Marco Antonio Pinochet, es asistido en casi todos sus movimientos y controlado por su esposa Lucía y un enfermero. Sobrevive a su devastadora diabetes gracias a un estricto control diario que se le práctica religiosamente. Durante 16 días escapó del frío invierno de Santiago en Iquique, donde fue objeto de manifestaciones menores. Aunque "él ya no se da cuenta de esas cosas", según su hijo, igual se dio maña para comprar sus fetiches favoritos: zapatillas, tiene cientos en su casa y son su verdadero vicio comentan sus cercanos.

Para muchos la vida del ex gobernante es un misterio, casi una leyenda; pero es mucho más normal de lo que uno puede pensar y vive con los achaques propios de un anciano de su edad que padece variados males.

Su casa de Lo Barnechea no tiene el glamour y ese toque kitsh del Club de Lo Curro. En sus 250 metros cuadrados, la propiedad del matrimonio Pinochet Hiriart es más una casa hospital con tres habitaciones y un una gran "cueva prohibida", como le dice Marco Antonio Pinochet al estudio que el viejo general mantiene en el segundo piso de la casa, al cual sube a ratos dependiendo de cómo se sienta, eso sí siempre acompañado ya sea por un secretario o por el enfermero.

La casa está asistida por dos mayordomos y el equipo de seguridad conformado por un chofer y un guardia. No puede usar computador porque le hace mal, revela el hijo menor de Pinochet.

De las cosas propias de la casa se preocupa personalmente Lucía Hiriart, confidencia Marco Antonio Pinochet. El dormitorio principal, que aún comparte Pinochet con su esposa, está equipado con instrumental médico para enfrentar alguna emergencia: oxigeno y un resucitador son sus fieles compañeros. "El duerme con mi mamá y siempre han dormido juntos, nunca en dormitorios separados, salvo cuando ha estado muy delicado, pero sería peor para él estar sólo en una habitación. La permanencia de un enfermero es básico para el actual estado de salud de mi padre, porque le costaría mucho manejarse por sus propios medios", explica Marco Antonio.

Tanto Marco Antonio Pinochet como Lucía, su hermana mayor, relatan que su padre vive de manera bastante normal, pero no ocultan el creciente deterioro físico y mental del ex militar. Ambos coinciden en señalar que "está muy viejito, está en otra y se le olvidan las cosas&".

EL FIEL GARIN

De sus más estrechos colaboradores, Guillermo Garín, que fuera su vicecomandante, se ha mantenido a su lado como una suerte de enlace con su equipo jurídico y entre sus adherentes. Una especie de relacionador público personal. Garín lo visita día por medio. Sobre la rutina de Pinochet, el general ® es contundente: "hace muy pocos ejercicios, porque está limitado físicamente& se levanta tarde para lo que estaba acostumbrado. A las nueve y media de la mañana se despierta y su enfermero le toma una muestra de sangre para ver los niveles de glicemia. Esto es todos los días y depende de cómo marque si él debe inyectarse insulina o solamente debe tomar una pastilla que se coloca debajo de la lengua". Marco Antonio Pinochet agrega "la salud de mi papá es bastante delicada, "lo del control es diario e incluso se repite dos veces al día, hay que prevenir un coma diabético"

Marco Antonio habitualmente lo va a ver por la tarde y se queda hasta la hora de la cena: "no es muy contundente, come muy poca cantidad, ensaladas, carne blanca, pero poquito. Acompañarlo a cenar no es muy alentador porque uno no puede comer al lado de él otras cosas, seria maldad. Almorzamos juntos los fines de semana porque se desquita más y se sale de la dieta y ahí es mi mamá la que lo controla"

La gran entretención de Pinochet son sus nietos. Según Marco Antonio Pinochet, un día normal del ex comandante en Jefe del Ejército comienza alrededor de las 9:30 de la mañana, hora en que Pinochet se levanta, "hojea los diarios, luego se hace su aseo, dependiendo del día hace ejercicios con la kinesióloga, otros días lo van a ver cerca del medio día. Luego almuerza. Sus horarios son muy estrictos, después descansa unas dos horas. "Siempre está acompañado", comenta Marco Antonio.

Las reuniones de trabajo que mantiene Pinochet es con el general ® Guillermo Garín, quien le lleva los saludos y las listas de personas que quieren visitarlo: "él ve algunas cosas, yo le he llevado a embajadores y dignatarios extranjeros que han estado en Chile, pues quieren ir a visitarlo pero estos encuentros no pasan de los 10 minutos porque no puede escuchar muy bien y se cansa. Así es la mañana de él", cuenta Garín.

"Después del almuerzo descansa y cuando puede recibe a otras personas que -por lo general- son matrimonios jóvenes. Pero esto también depende de cómo salga el control de nivel de azúcar de la tarde, el toma una docena de medicamentos diversos", revela su ayudante y también general retirado.

Sobre el ánimo y el humor del octogenario general, Garín explica: "está bastante estable, más que hablar con las personas, mira y escucha. Yo en gran medida he tenido que ser el portador de noticias desagradables y él siempre las ha escuchado con profunda serenidad. El contempla todo con preocupación pero sin manifestarse. Nunca opina del gobierno por ejemplo", revela Garín. Y agrega: "ellos están dedicados a su familia. El general Pinochet ha perdido capacidad en todo sentido, no está cien por ciento facultado para dedicarse al día día. El ya no quiere figurar. Lleva una vida muy sencilla".

Sobre la afectividad del ex gobernante coinciden en señalar que "él es muy reservado. Eso sí, es muy devoto de la Virgen del Perpetuo Socorro", confidencia Guillermo Garín. "Mi padre no es un hombre que demuestre mucho sus sentimientos, pero pasa largos momentos ensimismado. Seguramente está meditando o rezando", agrega Marco Antonio Pinochet.

A las 10 de la noche a más tardar, Augusto Pinochet ya está durmiendo. "Seguramente está trabajando en algún libro o en algo que yo no sé que es pero sí está haciendo algo", confidencia Pinochet hijo.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
Sobre este tema
Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine