Año 2, N.40. Domingo 20 de Julio de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Un "lavidía" de Placer
( Escribe Dis Cepolo )La geisha chilena ya tiene competencia. En un abrir y cerrar de ojos debió compartir pantallas y portadas con Nelson Mery, el otrora respaldado director de Investigaciones quien, tras caída libre, cuenta los días para agregarle una J a su cargo: jubilado.

El policía de 61 años, con 12 en el alto mando, nunca pensó que todos, menos los cuatro mosqueteros, le darían la espalda. Pero así fue y hoy prepara las maletas, aunque no quiera admitirlo.

La frase cliché de la quincena: lo tendrá que resolver la Justicia. ¡Hace treinta años que está por hacerlo! Juega en favor de Mery, en este caso, que la diputada Laura Soto es quien defienda a Odette Alegría.

La abogada de DDHH, mujer informada, fue al programa de Fernando Paulsen y dijo que cuando presentaran la querella (lo habían hecho el día anterior) ella planificaría la defensa. Luego que Paulsen le dijera que el juicio sería oral y público, porque estaba radicado en la Séptima Región, la abogada asintió y ambos, periodista y diputada, hablaron de la transparencia del nuevo sistema.

El problema es que la causa está en Santiago y la reforma procesal, por estos lados, falta un tiempito para que llegue. ¿Leerá los diarios Laura Soto?

El día anterior, en el mismo programa, Jaime Naranjo, el senador, y Paulsen, tampoco se ponían de acuerdo sobre la edad de Mery en 1973: 23 o 24 años, decían... No, tenía 31 y había salido en mil medios de comunicación. Gajes del oficio. Naranjo, por su parte, sostuvo que no tenía idea de la denuncia de Odette Alegría: fue público en 1999. ¿Leerá los diarios?

Frei, por su parte, dicen que miró a la Martita y le preguntó: ¿qué es el ADN? La Larraechea, ni corta ni perezosa, tomó el teléfono y llamó a su amiga en EEUU, Hillary, para que le explicara (porque algo escuchó de que ella había descubierto no sabía qué cosas de su marido gracias a un vestido que tenía algo de Clinton y que ello sirvió, entonces, para saber si Clinton era demócrata). ¡No!, le dijo la Martita a Hillary después que le contó la firme, ¿tan demócrata era? Y agregó: "Eduardo es más cristiano que demócrata". "Nadie me verá el ADN", dijo Frei", indignado, casi sin saber de qué se trataba y sólo porque escuchó a la Martita hablando con una sonrisa socarrona.

El alarido llegó a Palacio y el vocero tuvo que pedir disculpas y poner su otro ADN por la afrenta. El país entero entendió que el ex presidente tiene su ADN extra concertación pero que, finalmente, cualquiera podría convencerlo de lo contrario. Es decir, con dos buenos injertos concertacionista, Frei volvería a ser lo que fue: Un ADN. ¿Hay ADN concertacionista? Descubrieron, en todo caso, que si lo hay prima el gen de la desunión y el chaqueteo. Ojalá no la clonen.


Bajó la temperatura en Santiago y "lavinevó" a orillas del Mapocho. Miles de niños debieron hacer cola para entrar y disfrutar la "lavinieve" que estaba más fría y bonita que nunca. El alcalde se lució con la idea y le salió harta barato. El cititour, en estos días, es el siguiente: vaya al centro, monte en un triciclo, haga ring raja con los botones de pánico, compre sin pagar IVA y más barato al comercio clandestino, vea a los lanzas en acción, tómese un café con piernas y con mucho más que eso, juegue con la "lavinieve" y regrese a su casa. El sueño de todo chileno: un lavidía de placer.

¿Y el otro? Por allá lejos, orondo y sonrisa ancha, dándole la mano a los líderes progresistas. Dios no pille...

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine