Año 2, N.40. Domingo 20 de Julio de 2003

Eduardo Ortiz, escribe *

Dos hombres buenos se han ido

"Daniel Moore y Enzo Faletto eran personas íntegras y honestas. Intelectuales que no transaban sus ideas. Luchadores que no se apartaban de sus principios"


Eduardo Ortiz

Se han ido dos hombres buenos de aquellos que van quedando pocos.

Luchadores recatados y enemigos de las bambalinas. Se fueron en silencio. Se habían apartado de la escena o tal vez los habían apartado porque no se ajustaban a los requerimientos de la vida pública como se concibe ahora.

Daniel Moore y Enzo Faletto eran personas íntegras y honestas. Intelectuales que no transaban sus ideas. Luchadores que no se apartaban de sus principios. Sus procedencias profesionales eran distintas. Enzo era Sociólogo o mejor Cientista Social. Daniel, Abogado y Economista. Ambos eran humanistas. Sus formaciones eran sólidas, su cultura extensa, su curiosidad infinita. Ambos pertenecían a un espacio social común. Eran representantes de la clase media ilustrada que se formó en la universidad del Estado, la Universidad de Chile.

Profundamente democráticos nunca transaron sus convicciones. Vivieron y murieron defendiendo la justicia. Jamás perdonaron los crímenes que se cometieron en este país. Nunca se doblegaron frente a la prepotencia o al abuso del poder. Ambos fueron temibles guerreros de la ironía y del desprecio hacia los que abusaron de la fuerza.

Libertarios e individualistas, se enfrentaron muchas veces con los convencionalismos y el conformismo.


Daniel Moore

A Daniel lo conocí en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile. En los años sesenta en medio de la reforma, se destacó por su espíritu innovador e implacablemente iconoclasta. En ese tiempo los progresistas chocaban con los conservadores y defensores del orden tradicional. La controversia era dura pero leal. No imaginábamos los horrores que seguirían a la represión que siguió al golpe militar. Daniel se envolvió de lleno en la lucha universitaria. Trabajamos juntos en el Instituto de Estudios Internacionales y posteriormente el fue vicerrector de la sede de Osorno de la universidad, asumiendo las posiciones más radicales que se pudiera imaginar. Su pasión y carácter abrazador lo llevaron al extremo del espectro. Chocó frontalmente con los moderados y los negociadores de siempre. Después del golpe se exilió en Suecia y recorrió el mundo en una lucha incansable por lo que estimaba justo. Se volvió contra el armamentismo, contra todas las formas de discriminación, contra la destrucción del medio ambiente. Volvió a Chile con la democracia y no logró insertarse adecuadamente en este nuevo país, que era muy diferente al de sus sueños. Muchas veces nos encontramos y recordamos momentos del pasado. De un pasado que se iba extinguiendo de a poco y que se llevaba nuestros ideales y nuestras utopías. Murió en Suecia, olvidado por muchos de sus amigos. En su segunda patria, allá muy lejos junto a su familia que se había quedado en el exilio. Sus enormes talentos, su imaginación chispeante, su palabra fascinante, se perdieron para siempre.


Enzo Faletto

A Enzo lo conocí más tarde. Trabajamos y luchamos juntos en Vector (Centro de Estudios Económicos y Sociales) en los años más sombríos de este país. Cuando nos embargaba la depresión, Falleto nos animaba con su espíritu irónico, con su lógica implacable y demoledora, con su irreverencia absoluta. Su inteligencia admirable no permitía concesiones. Fue uno de los analistas más certeros y realistas de los que tengo memoria.

Fiel a sus convicciones, jamás claudicó en sus ideales. Nunca acertó favores ni prebendas. Sentía y vivía una adhesión plena a sus principios, a sus raíces culturales y sociales. Creía en valores fundamentales como la libertad y la autentica democracia. Su fama rompió fronteras. Fue maestro de generaciones de sociólogos y cientistas sociales de América Latina. Leal hasta la intransigencia con los espacios culturales en los que se había formado y a los que se debía. El liceo, pedagógico, Ñuñoa y la Universidad de Chile.

Se han ido y Chile se ha quedado en deuda con ellos.

*Abogado y ex embajador

El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl