Año 2, N.41, Domingo 3 de Agosto de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Carta Astral
SOLEDAD ALVEAR
(Por M.Cristina Lovretic)Poderosa, con deseos de brillar y dirigir junto a cierta dosis de humildad , que en ocasiones mella su autoestima, reflejado en restricciones de la expresión de su personalidad. Estas son algunas de las características que se conjugan en el temple de Soledad Alvear, actual mini stra de Relaciones Exteriores. Una parte está a la vista y otra parte es desconocida incluso para ella, q ue la lleva a tener momentos de cuestionamient o y necesidad de transformación; si lo consigue , logrará descubrir esa par te oculta e inconsciente que le entregará equilibrio y enriquecimiento en su forma de ser , y en la manera como enfrenta las situaciones de su vida personal y profesional.


Su Sol en el signo de Virgo -signo relacionado con el trabajo (la metodología, el análisis, entre otras cosas)- indica que posee numerosas actitudes para enfrentar y solucionar con éxito los desafíos que van surgiendo, y poder cumplir así el rol social que le corresponde. En algunas ocasiones puede llegar a ser obsesiva y excederse en las críticas, pero esto depende mucho de su evolución personal, ya que es muy probable caer en la descalificación. Sin embargo, en un nivel superior, se trata de un buen discernimiento y reflexión con buen sentido práctico, siempre tratando de no caer en la excesiva búsqueda del detalle.

Sus deseos de superación en general son muy grandes, en especial lo relacionado con su ego y capacidad intelectual, los que quiere desarrollar constantemente. Para ella, éstos constituyen una de sus más grandes posesiones y le proporcionan una gran seguridad emocional. Probablemente es por lo que se ha destacado siempre, y aspira en forma constante ser la mejor en todo -algo que no le cuesta, puesto que hay ambición, creatividad, perseverancia y necesidad de expansión en ella-. Por lo demás su mente -que debe conservar siempre clara- y su intelecto, son los que le corresponde utilizar para desenvolverse en el entorno de su vida profesional, contactándose y comunicando de manera original y equilibrada, y desarrollando de igual forma sus dones organizativos. Todo esto, junto a su fuerza de trabajo y gran conciencia profesional, le permiten acceder a trabajos de responsabilidad y puestos de autoridad.


Soledad Alvear sabe lo que quiere y cómo conseguirlo, y pese a tener un buen autocontrol, tiene asimismo impulsividad que debe cuidar, ya que estos impulsos la pueden empujar a cometer exageraciones y que se precipite en determinadas ocasiones. Además, es muy importante que se preocupe de no caer en el autoritarismo, porque podría terminar siendo una tirana por falta de tolerancia, aunque no es algo que se note a primera vista. Muy por el contrario, tiene apariencia calma, pero en realidad es muy impaciente, poco flexible y con exceso de individualismo. Esto le acarrea algunos problemas y bloqueos en las relaciones y comunicación con los demás, especialmente con otras mujeres, pese a que desea ser agradable y conciliadora, razón por la que debe desarrollar la diplomacia y sensibilidad. Entre otras cosas tiene una gran dosis de competitividad, por lo tanto aspira siempre al triunfo. Sin embargo, es fundamental que reconozca sus sentimientos agresivos para no dañarse a sí misma o para evitar tener la sensación de que son los demás los que la agreden. Seguramente la Ministra busca momentos de soledad -que en realidad necesita- a pesar de ser hiperactiva y tener la capacidad para vivir bajo presión.

De sentimientos e ideales humanitarios que le provocan anhelos de entender la vida y querer dedicarse a actividades que tengan sentido, donde la justicia juega un papel importante. Lucha entusiasta por sus creencias y le agrada perseguir alguna causa con mucha fe. Actúa igual con sus convicciones ideológicas y políticas en las que pone mucha ilusión, aunque le cuesta expresarlo de manera efectiva y creativa.

La familia ocupa un lugar importante en su vida, aunque constantemente se ve enfrentada a optar entre ella y su trabajo, el que termina siendo su prioridad. Ello le puede provocar angustia y cierta culpabilidad, refugiándose en sus deberes para eludir el enfrentamiento de sus problemáticas personales. En su carta se lee un permanente conflicto entre la realidad y cómo le gustaría que ésta fuera, lo que puede resultar algo caótico y confuso. Debido al intenso movimiento, es fundamental la independencia y la libertad en la relación como también fomentar una buena comunicación, promover la amistad y compartir sus ideales con el otro. Independientemente de esto, en el transcurso de su vida, la relación familiar pasará por pruebas y tendrá transformaciones en el hogar y en lo más interno de ella, necesitando la búsqueda de un compromiso para lograr la armonía que quiere.


En lo que respecta al momento actual, es importante que la canciller tenga tranquilidad, que sea prudente y no se exceda en sus acciones. Es tiempo para aprender de la agresividad y reconocerla, como también para estructurar y dar forma a nuevas y originales ideas, escapando de la rutina o situaciones de la vida a las que se encuentra atada. También se hace necesario finalizar con viejos esquemas y desechar todo aquello que ya no tiene valor, y que entorpece su regeneración y evolución, adecuando así su vida al futuro. Además, es oportuno que Soledad Alvear aproveche esta época, ya que puede disponer de la inspiración y poner en juego su poder de transformación en aras de ideales colectivos -llevarlos a la acción-, estos le pueden producir resultados positivos para alcanzar sus objetivos. No debe inhibir la manera de expresar su individualidad y capacidad creadora por temor a la recepción de los otros.

En esta etapa son probables los estados de ansiedad, nerviosismo, tensiones y cambios, o pruebas de tipo emocional, familiares o en las relaciones con la gente en general. También la sensación de soledad y en algunas ocasiones no saber puntualmente los verdaderos objetivos y cambios que debe realizar, para afrontar un nuevo período que puede parecer negativo.

La ministra Alvear debe establecer contacto de manera positiva con su propio poder -ya que éste junto con la ambición pueden incrementarse- y con su capacidad de hacerse valer, aceptando además que su ego sea criticado. Pueden surgir del mismo modo conflictos con algunas situaciones desafiantes, que provocarían atracción y rechazo al mismo tiempo.

También es un buen momento para que Soledad Alvear transforme ideas, pensamiento y comunicación, tanto a nivel personal como grupal, ya que su palabra operará sobre los demás. La tensión mental y sicológica puede ser grande y además podría sentirse aplastada por los deberes y obligaciones, siendo entonces muy importante flexibilizarse y cambiar algunas estructuras para realmente avanzar.

Base de Datos
Nombre: María Soledad Alvear Valenzuela
Nació: En Santiago, 17 de Septiembre de 1950, 04.05 horas
Estado Civil: Casado con Gutenberg Martínez
Hijos: Tres
Profesión: Abogada
Cargo: Ministra de Relaciones Exteriores
Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine