Año 2, N.43, Domingo 31 de agosto de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
A 30 años del golpe
Tengo el honor de no pedir tu mano
( Escribe Louis Casado )"Andrés Zaldívar, en un gesto marcado por la consecuencia reaccionaria, se niega a entregar un testimonio de respeto por el Presidente que él contribuyó a derrocar"


En alguno de sus magníficos poemas de cantautor, Georges Brassens decide resolver un problema de relaciones amorosas diciéndole a su contrincante: "Tengo el honor de no pedir tu mano...". Porque, como explica en su canción, no tiene sentido ponerle a Cupido su propia arma en el pescuezo y obligarle a unir lo que no debe ser unido. En eso pensaba yo al leer la descripción de las contorsiones, desmentidos, interpretaciones, órdenes y contraordenes con las que el gobierno -léase Insulza y Lagos- han afrontando la rebelión de sus aliados democristianos sobre el homenaje a Salvador Allende.

Andrés Zaldívar, en un gesto marcado por la consecuencia reaccionaria, se niega a entregar un testimonio de respeto por el Presidente que él contribuyó a derrocar. Aylwin se desmarca negando haber sido un golpista como 'otrossss', mientras algún "moderado", inquieto y haciendo un ocho con el culo en la silla, acepta participar en un acto litúrgico que por cierto "no será un homenaje" al Presidente mártir.


Ricardo Lagos, en otra demostración de sus cualidades de líder, zanja el problema del modo más enérgico: "¿No quieren homenaje a Allende? Simple. No hay homenaje a Allende". Y demuestra que es el líder porque sigue a los otros para donde vayan. Mientras tanto, para despistar, Lagos da órdenes: "¡Al que no quiera venir... le ordeno que no venga!" Tal pareciera que el automóvil presidencial sólo tuviese marcha atrás. Con ello le da la razón a Eduardo Frei. No al golpista (Aylwin dixit) sino al otro, al hijo, que parece darse cuenta que su eventual candidatura y la presidencia bien valen una misa. Y, lamentable o afortunadamente, cada día que pasa acerca a Lagos al término de su mandato y le resta capacidad de liderazgo. Por si aun le quedase algo de voluntad política. La derecha calla y otorga. ¿La DC facilitó, promovió, estimuló, allanó el golpe? Aun no se arrepiente. Mejor aun: sigue reivindicando su papel de alcahueta del golpismo. "Al país le falta liderazgo", proclama Eduardo Frei, mientras se mira en el espejo y, hay que reconocerle mérito en eso, se auto convence de que es el más bello. Y reclama un programa que se concentre en el futuro, y olvide definitivamente el pasado. Si en eso coincide plenamente con la derecha y los militares... tanto mejor. Así se fraguan los conglomerados gobernantes. Y así se demuestra liderazgo. Afirmando sus propias convicciones, aun cuando ellas tengan más de un cadáver en el armario. Con ello la DC le cierra, una vez más, la puerta a la izquierda, pero abre la vía. Su vía. O al menos eso cree Frei, que olvida que en el arco iris de la centro derecha-derecha extrema tiene mucha gente en el camino. Mientras tanto le canta a Lagos la cancioncita aquella: "Tengo el honor de no pedir tu mano..." Y Lagos desperdicia otra ocasión de rescatar lo más noble y enaltecedor de la herencia de la izquierda, negociando el homenaje al Presidente Allende como en un mercado persa.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
Lea además
Sobre este tema
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine