Año 2, N.45, Domingo 28 de septiembre de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Gonzalo Martner, presidente PS
"Zaldívar busca sus votos y nosotros los nuestros"
(Por Francisco Martorell)El sucesor de Camilo Escalona, casi bajándose del avión, repasó los asuntos que lo tuvieron como protagonista en las últimas semanas: sus declaraciones sobre Bolivia y la supuesta disputa con Adolfo Zaldívar en Europa. Marcó, asimismo, el único punto intransable en la negociación municipal: "el tema del porcentaje"


Dice que los meses que lleva a cargo del PS han sido "gratos". Y se le nota. Gonzalo Martner Fanta, ex funcionario del Gobierno de Lagos, llegó a la jefatura de su partido, con un amplio consenso y precedido de muchos prejuicios. Uno de ellos, su "incondicionalidad" al Gobierno. Después de todo su candidatura se había gestado cuando era subsecretario. Antes del 13 de agosto, sin embargo, pateó el tablero y apoyó el paro de la CUT.

Luego las cosas cambiaron en su tienda. Muchos de los que se le opusieron en las elecciones pasaron a formar parte de los adeptos. "Se comenzaron a respetar los acuerdos", sostienen.

Dice que sus declaraciones fuertes se refieren a temas "que tienen que ver con el destino del país". Y enumera: "los derechos de los trabajadores en Chile, el futuro de la coalición cuando una parte de ella tiene una actitud poco constructiva, el Chile que tiene vecinos con los cuales requiere -en virtud de su propio interés nacional- salir de conflictos permanentes. "Si son materia de controversia, bien, en eso consiste la vida democrática, lo contrario es la paz de los cementerios".

¿Se arrepiente de algo?

Francamente no. Uno no se siente perfecto, pero creo que cada situación trata temas de fondo, en los cuales corresponde pronunciarse y éstos en ocasiones provocan controversias. Pero es la vida política democrática.

Esos temas de fondo, sobre los cuales vale la pena pronunciarse ¿habían sido abandonados por el PS?

Presidir el PS no es fácil. Ricardo Núñez y Camilo Escalona, que por mucho tiempo han dirigido el partido, lo hicieron cada uno con su estilo. En lo esencial lo hicieron bien y esto no lo digo por hacer afirmaciones políticamente correctas. Pero yo tengo otro estilo y en otra etapa, una etapa que es distinta, que supone asegurar el buen éxito del gobierno del Presidente Lagos, pero pensando en preparar el futuro. Hoy, probablemente, hay un partido más opinante, porque cuando se prepara el futuro los temas son más abiertos. Para un partido de gobierno las cosas se hacen más difíciles porque necesariamente tiene que apoyar al gobierno. Nadie vota por lo que se hizo, la gente en democracia siempre vota -en buena hora- por lo que se va a hacer. Entonces es un momento más controversial y aparentemente con más toma de posiciones por temas que suscitan debates.

¿Antes de asumir se pensaba que sería un incondicional de Lagos?


El Presidente me conoce bien, no formo parte de su círculo más íntimo, pero sí tengo una relación de veinte años y los últimos tres de un trabajo más estrecho. El sabe que yo venía a cumplir un rol a la cabeza del PS y que no iba a ser de incondicionalidad, sino con estos tres elementos: apoyo, proposición y críticas constructivas. No necesariamente estamos de acuerdo en todo. Respeto enormemente su rol como Presidente y él entiende que presidir un partido como es el socialista tiene también sus exigencias.

¿Qué piensa de lo que dijo Camilo Escalona, después de su declaración respecto al paro de la CUT, en relación a que usted se había gastado en una noche lo que él tardó en ahorrar dos años?

Eso no es una declaración de Camilo, es una nota de prensa&

¿Escalona le dijo que no lo había dicho?

Exactamente, porque no es una declaración hecha por él. Se entendía como comentario de pasillo. Nadie comprendería que el PS no mantuviese y profundizara sus nexos con el movimiento social, que no está para ser designado ni por La Moneda ni por el PS, sino que está para que se fortalezca. En Chile la asimetría entre el mundo empresarial y el de los trabajadores es tan inmensa que es del todo lógico -y natural- que lo que haga el PS, desde su propia lógica y sin pasar por encima, es darle fuerza y potenciar al movimiento social. Siempre dijimos que no era un paro contra el Gobierno, sino que era uno a favor del respeto de los trabajadores, y la plataforma que estaba detrás nos merecía respeto y compresión. En el Gobierno se leyó de otra manera, que era un paro claramente en contra de ellos y tuvimos una disputa de puntos de vista. El que crea que se dilapida un capital político por eso, está un error.

Luego viene el debate en torno a la Coalición, que tiene en estos momentos una situación de tensión por dos razones: una directiva del partido Demócrata Cristiano que no necesariamente valora ni el origen de la Coalición ni su proyección futuro del mismo modo como otras directivas del PDC lo han valorado. Esa es una dificultad objetiva.

Da la impresión que el PS está tratando de cautelar el voto duro, ¿eso significa que su partido siente que tocó techo en su crecimiento hacia el centro?

Esa pregunta se hace con insistencia. La escala centro-izquierda-derecha existe. Hay un grupo importante de ciudadanos que tienen una percepción de las cosas y un voto que es relativamente independiente de las personas y los candidatos. Pero hay una buena parte del electorado que se determina por otras consideraciones, y muy en particularmente, por la credibilidad que los liderazgos tienen en cuestiones como la honestidad, rectitud y cercanía con las preocupaciones ciudadanas. Y eso no se define sólo en la escala mencionada. Ahora si me preguntas si somos un partido de Izquierda, lo somos y orgullosos de serlo, si me preguntas si quisimos reivindicar al Presidente Allende por una opción de calculo, nada que ver, es algo que está inscrito en nuestros genes.

Pero hace un tiempo querían sacar el hacha e incluso la figura de Allende no parecía tan valorada por el Partido Socialista&

A veces las apariencias engañan. Conozco bien al partido y no sé de ningún militante que no le tenga respeto o cariño a la figura de Allende, por lo que significó. Su legado no puede juzgarse de acuerdo al drama que Chile vivió, sino de acuerdo a lo que sembró. A nadie le debería sorprender o extrañar que el PS haya querido ser parte de este ejercicio de memoria y reivindicación de Allende. Me sorprende que se sorprendan.

Pasando al tema municipal. Pérez de Arce y Ominami, uno va estar para la campaña y el otro para las negociaciones. ¿Qué significan esos nombres? Algunos afirman que Pérez de Arce representa una posición más cercana a la DC ¿es así?

He sentido curiosidad por este debate que se ha producido mientras estuve fuera. El mismo día que nos constituimos como dirección le encargamos a Pérez de Arce que encabezara el grupo negociador. Es un ejercicio bastante tedioso y en el cual Jaime tiene mucha experiencia y cuenta con el apoyo de todos nosotros, incluyendo a Carlos Ominami, que fue uno de quienes lo propuso. Y le encargamos a Carlos, que es senador, conoce el tema electoral muy a fondo y tiene una gran energía y capacidad de trabajo, encabezar la campaña. Son dos ámbitos distintos con una intercomunicación. Y lo que ha habido es una especulación desde afuera del PS a propósito de quién tiene la responsabilidad. Y la responsabilidad la tenemos todos, todos nos pusimos de acuerdo en este esquema de trabajo y todos lo hemos revalidado.

Existe la percepción que por ser tercerista a que siempre ha tenido una inclinación a la DC.


Lo que se quiera. Pero fuimos todos los que le solicitamos a Jaime -como segundo vicepresidente del partido- que tomara esta tarea. No hay nada que pueda atribuirse como una conspiración o pertenencia a algún sector del partido. No hay ninguna diferencia respecto a lo que entendemos que debe ser el tipo de acuerdo con la DC. Estamos todos de acuerdo que debemos encontrar a los mejores candidatos para alcalde y al mismo tiempo debemos estructurar candidaturas a concejales en una lista única con las realidades políticas. Desde que soy presidente he dicho que no estoy de acuerdo con la asignación de porcentaje, y lo que tenemos que construir es la maximización de las capacidades de la concertación y el PS, de enfrentar a la derecha y mantenerlos en minoría. Esa es la tarea y no el tema de porcentaje y no el tema de porcentaje de otros partidos y menos la autodesignación de partidos en roles que supuestamente puedan ser lo únicos en disminuir a la derecha. A ellos los vamos a disminuir entre todos.

Ese es un punto intransable. ¿Hay otro punto de la negociación que es intransable?

Cuando uno aborda un pacto como lo hemos hecho tantas veces, evidentemente no se ponen puntos intransables porque entonces no hay voluntad de hacer ese pacto. Lo único es que esto no es un asunto de porcentajes, es sobre eficacia electoral y estamos convencidos de ese argumento.

Ese argumento puede incluir que haya un porcentaje sobre el 50 por ciento o inferior a esa cifra. Pero si todos consideramos que es razonable maximizar las oportunidades de la Concertación y sus partidos, entonces estoy convencido que vamos a llegar a un acuerdo muy rápido y para allá vamos. Sólo una cosa, entonces, es intransable: maximizar las oportunidades electorales para que la derecha no avance, además retroceda en las próximas elecciones municipales. En todo lo demás estamos dispuestos a buscar el mejor arreglo posible.

Respecto a Zaldívar. Se habla mucho de una pelea en Alemania entre usted y él. ¿De qué se trata esto: problema personal, mechoneo político o que ambos están tirando sus partidos al electorado que le corresponde?

En primer lugar quiero decir que a Adolfo Zaldívar no lo conocí mucho en todos estos años que hemos trabajado con la DC. Lo he conocido en el último tiempo, y que todas las conversaciones que hemos tenido han sido cordiales, constructivas y productivas. Otra cosa es la controversia entre los partidos, y aquí hay dos temas: este asunto de "porcentaje-no porcentaje", y la segunda controversia política, que sí fue importante, fue a propósito de la apreciación sobre Allende y su gobierno. Nosotros no podíamos dejar pasar afirmaciones que nos dolieron mucho como atribuirle a Allende responsabilidades en el golpe de Estado. Eso es falso. Los responsables son los golpistas; no el que defendió con su vida las instituciones democráticas. Al mismo tiempo, la afirmación que la Izquierda le fue funcional a Pinochet. Le hemos dicho que nos duele, hiere y nos parece profundamente equivocado. ¡Cuando la Izquierda tiene 3 mil muertos, vaya qué se es funcional! Francamente es un sinsentido. Cuando aquí se dividen las fuerzas democráticas con el centro político el país entra en crisis, y justamente nos hemos propuesto mantener un esquema de gobierno para dar estabilidad a Chile y a partir de éste ir avanzando en el proceso social sistemáticamente. En ese contexto es que cautelamos, desde el PS, y estamos seguros también desde la DC, que estas controversias son legitimas. Somos partidos distintos y, además, competimos. Adolfo Zaldívar busca sus votos y nosotros los nuestros, pero que esa controversia legítima y democrática no se transforme en ruptura. Y hasta acá no hay ningún elemento de ruptura. Hay controversia en dos aspectos y esperamos que ésta se canalice y se lleve en un mejor clima.

Este tironeo de Zaldívar hacia la derecha como para captar los votos que ha perdido frente a la UDI ¿No pone en riesgo a la Concertación?


Si la DC tiene una estrategia de ir a buscar votos a la UDI, me parece muy bien, eso contribuye a ampliar el ámbito de representación de la Concertación. Lo que no es correcto, sin embargo, es pensar que todos debemos trabajar como apéndice de la Democracia Cristiana, que sería supuestamente el único partido capaz de hacer una ampliación de los votos de la coalición. Todos los partidos vamos a lograr acrecentar nuestro apoyo ciudadano en la medida que nos pongamos en el centro de las preocupaciones de los chilenos.

¿Se produjo esa disputa a la que se refirió La Tercera de la embajada de Chile en Alemania?

No nos encontramos en Alemania de modo que eso es absolutamente falso. La Tercera suele inventar cosas que quedan como verdades. Tuvimos un encuentro en París, que fue bastante casual y tuvimos una conversación muy cordial, donde nunca se produjo un momento de tensión, sobre temas diversos y de manera muy distendida. Luego quedamos de vernos en Santiago.

¿Y le va a enviar la carta representándole la molestia del PS?

Nosotros lo hicimos públicamente y cuando nos volvamos a encontrar vamos a conversar el tema, por supuesto. Nuestro ánimo es decirlo: `no nos pareció'.

El senador Jorge Pizarro nombra a Adolfo Zaldívar como uno de los presidenciables, ¿el PS estaría dispuesto a apoyar su eventual candidatura?

En democracia es legítimo que todas las fuerzas políticas aspiren a conducir los asuntos del país. Nos parece del todo lógico que la DC, quiera tener candidatos presidenciales, pero ellos determinarán si es Adolfo Zaldívar u otro. Lo único que decimos es que nosotros también queremos mantener la conducción de los asuntos del país a través de un presidente de nuestras filas. Ellos deben considerar legítima nuestra propia aspiración y quienes tienen que dirimir son los ciudadanos, en el caso de nuestra coalición el pueblo concertacionista expresado en el mecanismo de las primarias abiertas. Si en ellas resulta ganador Adolfo Zaldívar, seremos los primeros en decirle que lealmente lo vamos a apoyar, así como aspiramos a que ellos tengan la misma actitud si uno de los nuestros resulta vencedor.

¿A pesar de lo que dijo de Allende?

Sí, porque nuestra decisión es a largo plazo: mantener unidos a la izquierda democrática y al centro político del país para ofrecer una fórmula de estabilidad que abra sistemáticamente el camino del progreso social.

¿Gana la Concertación el 2005?

Absolutamente. He dicho y reitero: el carácter autoritario de la derecha se mantiene. Ellos significan la regresión autoritaria en materia de conducta democrática. En materia económica está súper claro, Longueira lo acaba de reiterar, hace poco: para ellos nosotros somos unos burócratas que hacemos regulaciones y cobramos impuestos y no dejamos que la libre empresa evolucione. Es obvio que en la derecha hay una sola voluntad, que es la de tener un país socialmente polarizado y disgregado. Ellos no creen en las regulaciones del mercado laboral, nosotros sí creemos. Ellos no creen en la tarea social del Estado, nosotros sí. Creo que cada día va a quedar más claro para los ciudadanos que la derecha significa y expresa la regresión social y gobernar para los privilegiados. Y en tercer lugar, el tema cultural. La derecha es manifiestamente intolerante. Si Lavín llegara a ganar sería el primer presidente en el mundo del Opus Dei, no se conoce otro donde gobierne y -francamente- no vemos a Chile optando por un presidente del Opus. Vemos a un país crecientemente tolerante y valorizador de la diversidad, crecientemente laico, respetuoso de la creencia religiosa de cada cual. Un país que quiere vivir en libertad en el cual cada uno opine lo que mejor le parezca. No que se imponga desde el gobierno la lógica del integrismo. Lavín es un integrista del Opus Dei, es el integrismo por esencia, eso es conocido.

¿Cree que la derecha está juntando piedras para los últimos dos años del Gobierno?

Yo creo que sí y que va haber un endurecimiento sistemático. Ellos van a entrar en una lógica de confrontación dura y les va hacer daño porque el país no quiere eso.

Respecto al TLC ¿Qué hará el PS: un téngase presente o va aprobar con los ojos cerrados?


Hemos tenido un muy buen trabajo, nuestros técnicos han tenido largas sesiones de análisis de alrededor de 18 temas fundamentales, que están involucrados en el tratado, que es bastante complejo en su letra chica. Tenemos inquietudes en algunos aspectos, las que vamos a discutir en la comisión política, pero al mismo tiempo constatamos que en la línea del acuerdo con Europa, con Corea del Sur y con EEUU, también le ofrece oportunidades al país. Como toda negociación de este tipo, más aún, con la primera potencia del mundo, obviamente que implicó concesiones. Vamos a tener una conducta no de ojos cerrados, sino de hacer ver que hay concesiones y evaluar éstas, a su vez, respecto a las concesiones de la otra parte y hacer un balance en conjunto. Quiero adelantar una opinión personal, creo que puesto en el balance el tratado es conveniente para el interés nacional, pero tiene zonas oscuras.

Martner y Bolivia

¿Qué dijo concretamente sobre Bolivia?

Repito el argumento: si hemos consagrado acuerdos con Europa, EEUU y parte del Asia, ahora la tarea es consagrar acuerdos que definitivamente nos pongan a colaborar, como ya ocurrió con Argentina, con nuestros otros dos vecinos: Perú y Bolivia. La afirmación es que la soberanía se afianza con desarrollo, con desarrollo de nuestros vecinos y de la zona norte del país. Vamos a insistir en que ésta es una cuestión decisiva para el interés nacional y que, por lo tanto, cualquier lógica absurda, patriotera, la vamos a procesar. Nada más vamos a recordar que los únicos que se oponen son estos ex almirantes de la Marina que están ahora en el Senado, uno que por lo demás no lo eligió nadie, que hacen discursos patrioteros. Me permito recordarles que fue el régimen en el que ellos formaron parte el que planteó formalmente la cesión de una amplia porción de terreno a Bolivia. Son los mismos que nos critican porque queremos una negociación moderna que no incluye una cesión de territorio sino lo que llamamos una salida no soberana al Pacífico. Somos gente con vocación latinoamericana y -en este caso- con la firme convicción de que viene un consagrado afianzamiento indispensable, crucial y urgente con nuestros dos vecinos.

¿Pero qué va hacer el PS concretamente para que esta agenda se active?

He visto con mucha satisfacción las declaraciones del propio cónsul boliviano en Chile y de personeros gubernamentales bolivianos. La palabra muchas veces es tremendamente concreta si en Bolivia se percibe que acá existe una auténtica voluntad de conversar acerca de esquemas que nos permitan, con el respeto mutuo de los intereses de los unos y los otros, ampliar el desarrollo de Bolivia como país y de nuestra zona norte. Si en Bolivia se percibe esa voluntad chilena, es un hecho tremendamente concreto. Corresponde entonces, en este caso, no al PS pero a nuestra Cancillería bajo la conducción de la Ministra, llevar a cabo los aspectos precisos. Al Partido le corresponde expresar una voluntad y procurar que ésta se extienda a los chilenos y debo decir que todos los comentarios que he recibido de los más diversos sectores, abundan en el sentido de decir sí Chile tiene que abordar este asunto, tiene que tener la audacia de plantearlo.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
Lea además
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine