Año 2, N.45, Domingo 28 de septiembre de 2003
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Pagos por Internet
El dinero vuela
(Por Oscar Valenzuela)Aunque todavía existe desconfianza en torno a los trámites relacionados con dinero que se realizan a través de Internet, cada día cobra más adeptos el pago virtual. O sea, no hay donde perderse entre pagar frente al computador o hacer interminables filas.

"Dinero vete, dinero regresa, dulce y buena porquería", apunta el clásico "Money", de Pink Floyd. Una buena manera de retratar esa ambigua relación que mantenemos con los billetes y que ahora -en manos de la tecnología digital- se vuelve más etérea. Así es, porque en estos tiempos en que casi todo puede comprarse a través del pago electrónico (llámese tarjetas de crédito o bancarias), Internet ha logrado que el dinero pase a ser algo virtual. Y aún así, continúa siendo el bien más preciado.


Ahora no es necesario cargar con un fajo de billetes para pagar. Basta con hacer un clic ¿y listo? Aunque a que los sistemas son seguros, todavía aflora cierta desconfianza al comprar "en el aire", sin sentir el característico sonido cuando se abre la caja registradora.

Ya en 2001 un documento de la ACTI (Asociación Chilena de Empresas de Tecnología e Información) señalaba que "la dirección de las grandes empresas nacionales está en manos de prestigiosos empresarios y ejecutivos que han basado su éxito en el modelo exportador y privatizador. Para ellos no resulta natural comprender la profunda transformación hacia una economía de e-business". Pese a esta poca alentadora visión, diversos estudios sitúan a nuestro país junto con Brasil como uno de los líderes en cuanto a comercio electrónico en la región.

Una posición que incluso va a mejorar con la entrada masiva de la firma electrónica, la factura digital y la masificación de Internet. Por el momento, existen varias iniciativas en ese sentido que ya están funcionando. Para decir que algo se mueve en Chile cuando hablamos de esa relación entre dinero y web.

PAGOS FLUIDOS

Se supone que la tecnología está a nuestra disposición para facilitarnos la vida. En otras palabras, y tomando específicamente el tema de los pagos, los beneficios de utilizar Internet saltan a la vista cuando hablamos de impuestos o cotizaciones. Y lo que a la postre interesa más, es que se ahorra tiempo y -naturalmente- dinero.

Un tiempo que muchas veces se pierde haciendo cheques, imprimiendo planillas y, el engorroso trámite que llega a la hora de pagar las cotizaciones a los empleados o declarar impuestos: las eternas e interminables filas, generalmente bajo el sol y a la hora de almuerzo, algo tan típico de la burocracia criolla. Pero en el último tiempo las cosas están cambiando.

Sin ir más lejos, en nuestro país la Tesorería General de la República se atrevió a ser una de las instituciones pioneras en aprovechar los nuevos procesos. En su primer año de funcionamiento recaudó alrededor de 700 mil millones de pesos vía web, por distintos conceptos.

Otro sitio que se ha consolidado para el pago de cotizaciones sin moverse del escritorio es Previred (www.previred.com). De propiedad de las siete AFP que operan actualmente en Chile, este portal está dirigido a las empresas y a los trabajadores independientes. En julio pasado recaudó 25 mil millones de pesos, provenientes de los 26 mil empleadores inscritos, lo que representan cerca de 557 mil trabajadores y pensionados. Aunque la mayoría de sus usuarios se encuentran en Santiago (77 por ciento), también ha tenido un gran crecimiento en las regiones V y VIII.

A través de este sistema, por ejemplo, BancoEstado paga las cotizaciones de 7 mil 500 funcionarios todos los meses, en un trámite que dura algunas horas. Antes de implementar la red, el mismo pago demoraba por lo menos tres días. Además, las plantillas y certificados utilizados en este trámite fueron reconocidas como documento válido por la Dirección del Trabajo.

También el sitio del Servicio de Impuestos Internos tiene habilitado un sistema para declarar a través de Internet. Aunque la página se atiborra cuando se acerca el plazo final para realizar el trámite, ha demostrado un funcionamiento impecable durante los tres años que lleva en servicio. El 2001, cerca de 212 mil personas optaron por esta vía, un número que se disparó el año pasado, llegando a 39 mil 500 personas, o sea, un 61 por ciento, contra el 38 (25.085) que lo hizo con el tradicional papeleo.


Ojo, que aunque a nosotros ya nos parece habitual, en la mayoría de los países recién se vislumbran las posibilidades de utilizar la nueva tecnología en el área tributaria. Por ejemplo, en naciones tan desarrolladas como Francia y Alemania, no existe aún un sistema tan ordenado como el chileno, tardándose mucho más en realizar las operaciones. Además, somos uno de los pocos lugares donde se registra en línea a los contribuyentes, se les presenta un borrador de sus declaraciones y ellos pueden rectificarlas y pagar en línea. Algo bastante sofisticado, tomando en cuenta la experiencia de -por ejemplo- algunos países escandinavos, donde se envía por correo un borrador a los contribuyentes, el que no puede ser corregido en línea, sino que exclusivamente por correo, lo que demora todo el proceso. Y a nadie le conviene que haya retrasos, menos en los veloces tiempos actuales, donde se cree a pie juntillas eso de "time is money".O al menos es lo que nos gustaría. Que el tiempo y el dinero no fueran tan volátiles.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
El Periodista S.A. Derechos Reservados
Presidente del Directorio: Eugenio González Astudillo - Director: Francisco Martorell - Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine