Año 3, N°62, Jueves 20 de mayo de 2004
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
La Historia de Rapa Nui (continuación)
Distribuciones menores

Escribe Alberto Hotus Ch. (*)

Además de la distribución por Mata (confederación) y Ure (tribus), estas últimas se subdividían en una categoría menor llamada Paenga, relativa a los distintos linajes que conforman la población. La tribu es la que definía la distribución territorial de la Paenga.

Como se podrá apreciar, a partir de toda la información, la propiedad de la tierra de Te Pito o Te Henua se daba en una función corporativa.

Pero era una dominación de territorio que traía ciertas "cláusulas". Por ejemplo, los derechos del tenedor estaban sujetos a que continuara en un miembro "aceptable" de dicha agrupación, ya que no eran absolutos en ningún momento sino que constantemente se fortalecían o debilitaban hasta desaparecer, si la persona se ausentaba del territorio por un tiempo prolongado.

Las diferentes jerarquías sociales también daban derechos especiales sobre el uso de la tierra. Las personas de más rango, que habitaban por lo general en la costa o inmediatamente junto a los centros ceremoniales podían, por ejemplo, restringir o reservarse el derecho de pesca y extracción de especies.

Otros con capacidades especiales eran los Jefes, quienes podían reservar el uso exclusivo de ciertas tierras dentro del territorio de la tribu, por medio de Rahui, la que tenía como efecto retirar la calidad de territorio comunitario regularmente cuando se necesitaba dedicar una plantación con el fin específico de alimentar a constructores de botes, o una fiesta especial. Rahui es una prohibición temporal. Una vez que ha cumplido con su cometido, es levantado.

No así Tapu, que es una prohibición permanente. No obstante ambas eran aplicadas en cualquier aspecto que se requiriera, no sólo en este aspecto de posesión de tierras.

Como las delimitaciones de Mata, Ure, Paenga, también estaban delimitados con Pipi Horeko, Puke', O'one u otros; y no era debido transitar por estos límites sin la autorización requerida. Si no se cumplía, se sancionaba con la muerte,si la persona era descubierta, o la amenaza inminente del castigo por parte de los Akuaku.

Estos últimos son los espíritus protectores y vengativos familiares de los que hasta la actualidad podemos encontrar referencias.

Algunas veces se sucedían ciertos conflictos y los perdedores eran llamados Kio, obligados a servir a sus conquistadores, pagándoles un tributo de lo producido en sus tierras o extraído en las costas. Pero nunca se perdía el derecho a la tierra. Es decir, la producción, las personas y cualquier otra situación que llevara a la desavenencia era castigada con las posesiones, excepto la posesión y control de la tierra propia; esto por la existencia de los Akuaku que eran en realidad seres bastante territoriales.

Una historia muy relevante, en la que participa un Akuaku, es la siguiente: "Avanzado ya el tiempo, los hijos de Tu'u Maheke (hijo de Hotu Matu'a) Hongo y Tekena, vivían en distintos sectores de la Isla. En el lugar en donde vivía Tekena, no había agua dulce y era un poco complicado encontrarla, por lo que era mejor mandar a sus hijos a pedirla a su hermano Hongo.

Hongo negó el agua a sus sobrinos, por lo que Tekena decidió que no podía permanecer en la Isla y tomó la embarcación en la que había llegado su abuelo y la reparó para preparar su partida (Esta embarcación, estropeada por los embates de las olas y el viento debió ser "parchada" y por ello tomó el nombre de Rau Hono). Subió a toda su familia y se fue de la Isla.

Avanzado el tiempo se dio cuenta de que faltaba entre ellos su hijo menor, Teke Mata Moko. Pensando que éste había caído al agua durante el viaje, no volvió a la Isla a buscarlo. Pero el niño había quedado olvidado en tierra, y fue encontrado por un Akuaku llamado Moaha, el cual le procuró alimento y protección.

De Teke mata moko desciende la familia actual de apellido Ika.

*Presidente del Consejo de Ancianos de Isla de Pascua.
Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Brasil
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Lea además
Director: Francisco Martorell
Editora General: Francisca Celedón
Dirección: Sótero del Río 541, oficina 519 Santiago de Chile.
Teléfono: (56 2)662 14 51-662 14 59 Fax: (52 2) 696 88 52.
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine