Año 3, N°65, Viernes 2 de Julio de 2004
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Un Shakespeare contemporáneo
(Por Carlos Bórquez)


El actor y director Cristián Keim ("La Tempestad") es el responsable de uno de los montajes teatrales -si no el más- interesantes en lo que va de este año. La obra en cuestión es "Máquina Hamlet", escrita por el dramaturgo alemán Heiner Müller (1929-1995 R.D.A.). Estrenada en 1990 en Berlín, un año después de la caída del Muro y la desaparición de la República Oriental, hasta la fecha sólo contaba con dos versiones montadas en nuestro país. La primera en 1996 a cargo de la compañía argentina "Periférico de Objetos" y la segunda el año 2000, representando un examen semestral de los alumnos de la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile y dirigida por Rodrigo Pérez.

El rupturista lenguaje de Müller está articulado desde la crisis y la desconexión con la poética aristotélica (principio, medio y fin) que sí está presente en el original de Shakespeare. El texto es una reescritura del clásico isabelino en donde se concentran en el personaje de Hamlet los arquetipos del Hombre y la Cultura Occidental para establecer una aguda reflexión sobre la Historia y su decurso a través del tiempo. Acerca de los efectos de los grandes procesos sociales, sus fracasos y frustraciones que han dado como resultado a sujetos individualizados y alienados.

Una de las dificultades de enfrentarse a escenificar piezas contemporáneas como "Máquina Hamlet", compuestas desde fuera de las claves de la escritura teatral tradicional, es precisamente perderse en ello. Es decir, vagar por fuera de la verdadera naturaleza de los textos sin poder penetrar en el real sentido de estos, encandilándose y sucumbiendo frente al encanto irresistible que representa la sonoridad y la potencia de la palabra solamente dicha pero sin mayor resonancia. Este fenómeno en el teatro chileno, ya más que un riesgo, parece un vicio. Pero la puesta en escena de Cristián Keim destroza la estadística con inteligencia y simpleza. Tal vez una de las más interesantes y posibles formas de aterrizar la dramaturgia de Heiner Müller.

Todo comienza con encontrar un espacio de sentido para las múltiples posibilidades que "Máquina Hamlet" ofrece. El lugar escogido para el espectáculo es una pequeña sala ubicada en el subterráneo de la Estación Mapocho en donde se da circunstancia a la obra situándola en un espacio escénico compuesto por un conjunto de artefactos de uso doméstico. Es así como los actores Claudia Cabezas y Rafael Contreras transitan por el lugar calefaccionado por una estufa a gas intencionalmente visible, mientras ven televisión, preparan cabritas en un horno microondas y sentados en un comedor de diario toman cervezas en lata que ellos mismos sacan de un refrigerador.

Simultáneamente existe una dimensión poética determinada por un insistente diálogo con la historia y el original de Shakespeare: durante los primeros minutos de la función en el televisor se muestra la versión fílmica y referente obligado de "Hamlet" interpretado por Lawrence Olivier y en otros momentos se utilizan textos de la versión original en inglés. Otro recurso realmente atractivo y significante es una miniatura a escala del tipo de escenario característico del teatro isabelino (s. XVI) utilizado como plataforma para nuevamente establecer un cruce con el pasado.

La puesta en escena bordea una hora de duración. Tiempo suficiente para exponer con precisión y lucidez la interesante mirada que esta compañía silenciosamente ha preparado durante meses de investigación. "Máquina Hamlet" de Heiner Müller dirigida por Cristián Keim, con actuaciones de Claudia Cabezas y Rafael Contreras se presenta sólo hasta el 4 de julio en el subterráneo de la Estación Mapocho.


El colectivo Gritos de Niños Trío Teatral, conformado por Celeste Arístegui, Christian Cubillos y Pedro Vidal, surgió de la necesidad de mostrar un teatro autogestionado que abriera espacios culturales espontáneos, adaptados a las necesidades del público, en lugares que generalmente no se abren a mostrar teatro. Con la obra "7 días de la creación + 1" ya han cumplieron ciclos de presentaciones en el Bar Sísmico y en el Pub La Máquina. Este mes es el turno del Café N'aitún: cada jueves de julio presentarán esta obra de estilo Conteur Mimmeur (Mimo Narrador) en fusión con el teatro de sombras. El espectáculo revisa con una mirada irónica y mucho humor la parábola bíblica de la creación del mundo.

"7 días de la creación + 1"
Gritos de Niños Trío Teatral.
Todos los jueves de julio a las 22:30 hrs.
Café N'aitun (Cumming 453)
Sólo consumo. Reservas al 6718410

Con el objeto de homenajear a Neruda desde las tablas, el Teatro Nacional Chileno convocó a un proyecto inédito: invitó a cinco dramaturgos para que cada uno escribiera una obra vinculada al poeta. Así, los textos de Marco Antonio de la Parra, Benjamín Galemiri, Alejandro Moreno, Flavia Radrigán, y de alemán Roland Schimmelpfennig, serán llevados a escena por los directores Marco Antonio Monsalve, Luis Ureta, Manuela Oyarzún, Gustavo Meza y Raúl Osorio, respectivamente, en una maratón de obras que llamaron "5 veces Neruda". Los montajes serán estrenados entre el 12 y 17 de junio en la sala Antonio Varas, y permanecerán hasta el 21 de agosto en funciones dobles.

5 veces Neruda
"Un ser perfectamente ridículo" de Flavia Radrigán
"Tengo un nombre y quiero otro" de Alejandro Moreno
"La rebelión de la alegría" de Marco Antonio de la Parra
"Canto minor" de Roland Schimmelpfennig y Justine del Corte
"Ese lujurioso sol de verano" de Benjamín Galemiri
Funciones dobles a las 20 y 21:30 hrs.
Sala Antonio Varas (Morandé 25)
General función doble $6000, Est. y 3ª edad $4.000
Reservas al 6961200
Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Brasil
Buscador

Ingrese una palabra
Ediciones Anteriores
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de
Lea además
Director: Francisco Martorell
Editora General: Francisca Celedón
Dirección: José Manuel Infante 1960 - Ñuñoa
Teléfonos: 2046958 - 2046953
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine