InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Editorial
Año 3, Nº 90, Viernes 16 de septiembre de 2005
¿Cuánto vale un cisne?
Francisco Martorell


Particular forma tiene el ministro de Economía, Jorge Rodríguez Grossi, para enfrentar los temas ambientales.

Hace unos días, a propósito de la eventual construcción en Aysén de cuatro centrales hidroeléctricas, dijo que si los ambientalistas se oponían a ellas, debían entonces pagarle al país por el dinero que gastaba en otro tipo de combustible.

Para el funcionario de Gobierno, sin duda, el que altera el ecosistema paga y quien no lo hace, pero además impide que otros lo hagan, debe pagar más. Es decir, si le entendimos bien y el periodista que le hizo la nota no lo traicionó, Rodríguez Grossi reduce el medioambiente a una mercancía. El que paga más, lo daña o lo protege. No hacen falta otros controles. La billetera regula.

Si en Valdivia, entonces, los ciudadanos logran reunir más que Celco, pueden proteger los cisnes; pero, si la empresa forestal cancela el equivalente a cada especie de cuello negro y sus hipotéticas crías, por unos 50 años, por ejemplo, puede hacer con ellos lo que quiera. Saque la cuenta: ¿Cuánto vale un cisne? Siempre, al empresario, le saldrá más barato dañar y luego pagar. Las multinacionales, además, tienen más recursos que los que protegen el ecosistema.

Por eso se han creado controles y existen instituciones encargadas de velar para que la normativa, que en algunos casos se ha mejorado, se respete.

El crecer a cualquier costo, favoreciendo la destrucción del medio ambiente, es un retroceso.

Es cierto que el país necesita energía y ella debe generarse. Lo que no es cierto es que la única forma sea en Aysén, un lugar hermoso que se presenta al mundo equilibrado y hoy es una reserva fundamental para la vida del futuro.

Equivoca el camino el Ministro, entonces, cuando se pone del lado de los emprendimientos eléctricos antes que éstos sean aprobados e intenta frenar la oposición de los grupos ambientalistas reduciendo el conflicto a un problema económico. No todo es plata, aunque él sea titular de Economía.

En la difícil ecuación progreso-medioambiente, las autoridades deben velar porque el resultado del emprendimiento tome en cuenta a todas las generaciones, incluidas las que no han nacido. Esa es su máxima responsabilidad. Pretender un crecimiento desmesurado, pensando en el corto plazo, especialmente cuando el funcionario está con fecha de vencimiento ad portas, sólo genera dudas y cuestionamientos.

Hasta permite recordar que, cuando Jorge Rodríguez Grossi fue nombrado en el cargo que actualmente detenta, el diputado PPD Guido Girardi (ahora candidato a senador), sin pelos en la lengua dijo que era como "poner al gato a cuidar la carnicería".

 

Otras editoriales
Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Brasil
Buscador

Ingrese una palabra
Columnistas
Redactores
Ediciones Anteriores
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Director: Francisco Martorell
Dirección: José Manuel Infante 1960 - Ñuñoa
Teléfonos: 2046958 - 2046953
director@elperiodista.cl

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine