Año 3, N°93, Viernes 28 de octubre de 2005

Lo importante, lo urgente y lo accesorio

"Le invito a imaginarse que la elección ya se ha realizado, y nos encontramos en el día siguiente de asunción del poder"


Constatar que el debate sea precario para muchos o que el contenido de los discursos y propuestas de la campañas no se ajusten a las proyecciones o desafíos reales que tiene Chile dado su posición, expresan probablemente el sentir de muchos quienes -y más allá de su ideología- desearían ver un país con una mayor cultura política o un mayor grado de convergencia respecto a identificar lo urgente de lo importante y de lo accesorio. En los hechos, la campaña presidencial y, por extensión, la parlamentaria se centra en lo urgente y accesorio como fórmula para capturar el voto de los indecisos o como también se les denomina, del partido "ninguno".

Le invito a imaginarse que la elección ya se ha realizado, y nos encontramos en el día siguiente de asunción del poder. Ya no nos interesa, pues no es signo de crisis, si el triunfo se obtuvo en primera o segunda vuelta. El ganador es el que usted desee dentro de las alternativas existentes, es decir, el próximo presidente puede llamarse Michelle, Joaquín, Sebastián o Tomás. Elija el que más le agrade.

La pregunta que nos interesa responder es cuánto va a cambiar la forma de gobernar luego de que todos ellos ofrecen reformas y cambios estructurales, de rostros y de prioridades. Quizás una de las preguntas evidentes se orientan a saber quienes serán ministros y subsecretarios, mientras que los más perspicaces y conocedores de la tradición presidencial y personalista de nuestra democracia, apuntan a conocer quienes conformaran el mítico segundo piso de La Moneda, emblema de la influencia tras el trono. O probablemente habrá muchos -se dice que sobre dos mil- que esperan ser nombrados en algunos de los puestos o cargos de designación presidencial.

Veamos. Si quien triunfa es Bachelet su propuesta es clara y consistente. Promueve un cambio de rostros y una incorporación sustantiva y equitativa de mujeres en la Administración del Estado. La pregunta es quiénes aparecerán. Parece evidente que varios rostros femeninos son los que han estado en niveles de asesoría o en ONG´s o en cargos menores dentro de la administración del Estado. En el caso de los hombres, el tema es más complicado pues muchos que han estado en las primeras líneas de los tres gobiernos de la Concertación desean emigrar hacia otros espacios nacionales o internacionales. Nos quedan entonces que provendrían del aquel sector que algunos denominan "la otra concertación" aquel sector que no ha tenido los beneficios del poder en las anteriores administraciones y que visualizan en Michelle Bachelet la posibilidad de acceder a él. Se trata de un grupo homogéneo y heterogéneo a la vez, donde conviven visiones progresistas y ortodoxas con expresiones de alta calidad y otras simplemente centradas en la visión histórica y la revancha. Estructurar un proceso decisional en lo político, a partir de dicha conformación, no sólo es complejo sino puede demorar al menos un año, tiempo en que el país se administraría sobre fundamentos principalmente económicos.

Si por el contrario, su preferencia favorece a Lavín o Piñera resulta obvio que una parte importante de quienes ocupen los cargos será nuevos y su principal desafío inicial será el de reconocer la estructura del Estado que han dejado tres gobiernos concertacionistas que es bastante diferente a la recibida el año 90. Si se consideran las propuestas de ambos candidatos, es inevitable el énfasis en lo económico y social, pero siempre en lógica de eficiencia y evaluación. Y si se trata de criterios políticos, prevalecerán los liberales y personalistas de parte de Piñera y los valóricos y neoliberales de parte de Lavín. El diseño e implementación de un proceso decisional con visión estratégica no demoraría menos de dos años en el mejor de los casos.

En el caso que su favorito sea Hirsch, naturalmente el cambio sería total, con un grupo totalmente heterogéneo, diverso y disperso y donde los criterios económicos estarían supeditados a los políticos, y probablemente con un conflicto permanente con el Congreso donde claramente no tendría mayoría.

Por suerte, el precio del cobre se mantendrá al alza, las exportaciones de recursos naturales aumentarán por la demanda de China e India. Por tanto, esto pareciera no ser lo importante sino que más bien lo accesorio, pues debemos preocuparnos de cómo gastamos el excedente.


Director: Francisco Martorell
Dirección: José Manuel Infante 1960 - Ñuñoa
Teléfonos: 2046958 - 2046953
director@elperiodista.cl