Año 4, Nº 101, viernes 24 de marzo de 2006

Trazabilidad



Cuando apareció el concepto de la sustentabilidad, para muchos pareció un sinónimo de ecología, y lo mismo pasó con responsabilidad social empresarial (RSE) y filantropía.

Sin embargo, con el tiempo ambos conceptos -más allá de nuevos términos-, demostraron ser una nueva manera de mirarnos a nosotros mismos como seres humanos, insertos en un planeta que ya no nos ofrece las mismas garantías, y que redefine nuestros roles.

Y este marco es un mundo nuevo no sólo por todo lo que ofrece en sí mismo, sino también por todos los nuevos horizontes que comienza a mostrar cada día.

La trazabilidad es una de esas nuevas y enormes capacidades. Definida por el Parlamento Europeo como "la posibilidad de encontrar y seguir el rastro, a través de todas las etapas de producción, transformación y distribución, de un alimento o sustancia destinada a ser incorporada en alimentos o con probabilidad de serlo"; es la factibilidad de rastrear el origen, proceso y destino no sólo de alimentos, sino de absolutamente cualquier producto, servicio u objeto inserto en una cadena.

Si bien hasta el momento ha sido utilizada mayormente en la industria alimentaria como una manera de resguardar y asegurar la calidad de los alimentos a los consumidores, la globalización y RSE comienzan a abrir toda una nueva serie de requerimientos de trazabilidad o rastreabilidad.

Llevada a la práctica mediante una serie de complejas plataformas, acciones, medidas y procedimientos, la trazabilidad ofrecerá a los consumidores en el corto plazo la posibilidad de elegir los productos no sólo por su calidad, genética, origen o composición de cada una de las sustancias que lo conforman, sino también por el impacto medioambiental, social y económico de su realización.

Las empresas responsables socialmente, que de manera creciente se preocuparán del origen de hasta los más mínimos insumos o servicios que forman parte de su cadena de proveedores o compradores, podrán verificar efectivamente si en esa cadena hay eslabones irregulares desde cualquier punto de vista.

Lejos de beneficiar solamente a los consumidores -primera gran utilidad que se le advirtió-, la trazabilidad permitirá ordenar los procesos productivos al interior de la empresa; unificar la información de comercialización de productos; cumplir de manera más expedita con estándares internacionales; identificar rápidamente errores en una cadena productiva con ahorro de tiempo, recursos y mayores consecuencias;

Y no estamos hablando de futurismo. La trazabilidad es algo tan real, que desde el 1 de enero, se exigen determinados requisitos de rastreabilidad en los mercados japonés y europeo para todos los productos alimentarios.

Y de este revolucionario concepto, nacen otros que ya se están estudiando es nuestro país, como la "trazabilidad microempresarial", que tiene que ver con la posibilidad de individualizar y medir las fracciones de la cadena de valor de una empresa, de manera que microempresas locales puedan identificar y dimensionar oportunidades de negocio, además de ser un indicador del aporte de una empresa a la economía local y la manera de evaluar diferentes estrategias de negocios o de RSE orientadas al desarrollo de las comunidades.

O por ejemplo, las dudas que muchos tenemos acerca de si productos extranjeros extremadamente baratos en el mercado se han valido de mano de obra infantil o sub-remunerada, por ejemplo, será fácilmente despejada. Definitivamente, una herramienta que nos ofrece la oportunidad de un mundo mejor, siempre y cuando sepamos aprovecharla.