Año 4, Nº 102, viernes 7 de abril de 2006
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Tres años después, las dudas sobre la legitimidad de la invasión a Irak siguen creciendo
Guerra de infamias y silencios (segunda parte)
(Por Raúl Encina Tapia)La siguiente es la segunda parte -y final- del reportaje especial y exclusivo preparado para El Periodista por el escritor e investigador Raúl Encina. La conclusión clara y precisa de estos antecedentes es que los motivos de Washington para invadir Irak hace tres años se relacionan más con negocios que con la defensa de la democracia en Bagdad. ¿Será que Bush, Bin Laden y todos los demás son realmente lo que dicen ser? ¿Quién es el que miente en esto?...


"Fue soprendente que ganara. Me enfrentaba a la paz, la prosperidad y el poder"(George W. Bush, 14 de junio de 2001, en conversación con Goran Perrson, primer ministro de Suecia, inconsciente de que una cámara de TV seguía grabando. Publicado por Michael Moore en "Estúpidos hombres blancos", 2003).

(Viene de la edición anterior)

...Y si de confesiones se trata, el depuesto primer ministro pakistaní Nawaz Sharif, dijo que en 1991 el jefe del Estado Mayor del ejército y el director del ISI le pidieron permiso para traficar heroína, para poder financiar así operaciones encubiertas. Fue precisamente Sharif quien, en 1999, se comprometió con el entonces presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, a poner fin a los campos de entrenamiento existentes en la frontera con Afganistán, así como a entregar en forma pactada a Osama Bin Laden, el terrorista "enemigo público número uno de Estados Unidos".

Pero fue precisamente cuando estaba a punto de hacer efectivo tal compromiso que un "oportuno" golpe de Estado puso fin a sus pretensiones& ¿Quién derrocó a Sharif? El general Pervez Musharraf, uno de los más férreos aliados de Estados Unidos durante la invasión de Afganistán.

En efecto, Musharraf ha concentrado sobre sí la acusación de ser una "marioneta" de los intereses estadounidenses, a tal punto que se ha ganado el sobrenombre de "Busharraf", por su incondicionalidad a George W. Bush.

Pero bien, ¿por qué no habrá querido Musharraf (el "honorable") acabar con los campos de entrenamiento "terroristas" y lograr -por fin-la entrega de Bin Laden? ¿Fueron quizá las autoridades americanas las que no quisieron capturarlo? Es difícil saberlo, pero ya antes, en 1996 el ministro y general de división sudanés Elfatih Erwa había propuesto la extradición de Osama desde Sudán a Estados Unidos, pero las autoridades de Washington declinaron el ofrecimiento y exigieron en cambio que se le expulsara del país y que permitiesen su ingreso a Afganistán.

Recordemos, finalmente, que después del atentado a las Torres Gemelas el gobierno talibán negoció con las autoridades del ISI y ofreció a Estados Unidos juzgar a Bin Laden en Pakistán, pero Bush declinó la oferta y decidió iniciar la invasión a tierras afganas.

Los atentados y Pakistán

¿Y cuál era el nombre del jefe del ISI que negoció con los talibanes la eventual entrega de Bin Laden? El teniente general Mahmoud Ahmad, un nombre que no puede ser pasado por alto.


Durante la investigación realizada en torno al principal inculpado del 11 de septiembre -el "secuestrador" Mohamed Atta, acusado de "coordinar" los ataques-, el nombre de esta alta autoridad pakistaní volvió a cobrar protagonismo.

Según una relevante información aparecida en el Times de India el 9 de octubre de 2001, el general Mahmoud habría sido removido de su cargo debido a graves acusaciones en su contra. Según el autor del artículo, periodista Manoj Joshi, "las autoridades estadunidenses buscaron que fuera removido tras confirmar que 100 mil dólares fueron enviados al secuestrador de aviones Mohamed Atta desde Pakistán por Ahmad Umar Sheikh, bajo pedido del general Mahmoud".

¿Quiere decir esto que el jefe del Servicio de Inteligencia de Pakistán, uno de los aliados más importantes de Estados Unidos, fue acusado de financiar al principal inculpado por los ataques al World Trade Center? Sí, pero eso no es todo.

Entre el 4 y el 13 de septiembre, la semana en que ocurrieron los ataques a las Torres Gemelas, Mahmoud estuvo precisamente en Washington conversando con las más altas autoridades norteamericanas. Entre ellos, el subsecretario del Departamento de Estado, Richard Armitage, y quien fuera director de la CIA desde julio de 1997 hasta el 3 de junio de 2004, George John Tenet, uno de los más cercanos amigos de George W. Bush.

Según la agencia Reuters, Armitage "entregó (al líder del ISI, Mahmoud Ahmad) una lista de pasos específicos que Washington quería que Pakistán tomara".

De hecho, el escritor Michael Chossudovsky -ya mencionado antes- es categórico al afirmar que "la existencia de un `eje ISI-Osama-talibán' es un asunto público. Los vínculos entre el ISI y las agencias del gobierno estadounidense, incluyendo la CIA, también son un asunto público". Y finalmente, en un artículo reproducido por el diario Jornada, de México, concluye que "faltaría comprobar si esto representa una patente complicidad de la administración Bush".

Aún así, las conexiones de este eje "ISI-Osama-Talibán" denunciado por Chossudovsky tienen todavía más aristas que analizar. Para lograr con éxito la invasión de Afganistán, los estadounidenses necesitaban el apoyo de las fuerzas de la Alianza del Norte. Es decir, los mismos contra quienes habían luchado antes, financiando las actividades de los talibanes cuando los negocios con estos últimos prometían prosperidad.


Pero había un obstáculo, sin embargo, que era fundamental resolver: el general Ahmed Shah Massoud, el valiente y carismático líder de la Alianza del Norte& Y entonces ocurrió otra "coincidencia". El 9 de septiembre de 2001, dos días antes de los atentados al WTC, dos supuestos periodistas de origen argelino solicitaron entrevistarse con el general Massoud y, llegado el momento, hicieron estallar sendas bombas que portaban, dejando al borde de la muerte al líder afgano.

Estos terroristas habían sido enviados por Osama Bin Laden. El 14 de septiembre de 2001 y producto de sus graves heridas, dejaba este mundo el "León Massoud". El camino ahora estaba despejado para las aspiraciones del Departamento de Estado norteamericano&

El escritor Gore Vidal es claro al afirmar que la conquista de Afganistán no tiene nada que ver con la captura de Bin Laden. En un artículo llamado "The enemy within", explica que éste supuesto terrorista "ha sido, sencillamente, el pretexto para reemplazar a los talibanes por un gobierno relativamente estable, que permita a la Union Oil of California (Unocal) el tendido de su gasoducto, para beneficio -entre otros- de la junta Cheney-Bush".

¿Cómo ser un terrorista "top one"?

Ahora bien, si de acuerdo con toda la evidencia existente Bin Laden es un personaje que responde "matemáticamente" a los objetivos de la CIA o bien sus acciones coinciden en forma "muy oportuna" con los intereses de este organismo de inteligencia ¿Cómo llega a convertirse en "el enemigo público número uno de Estados Unidos"?

Un conjunto de crueles ataques terroristas, ocurridos entre 1996 y especialmente 1998, "posicionaron" a este antiguo aliado comercial de la familia Bush y de otros importantes personeros estadounidenses e ingleses, a través de la poderosa compañía "Carlyle Group". Principalmente, los atentados a las embajadas estadounidenses de Nairobi (Kenia) y Dar es-Salaam (Tanzania), ambos en 1998.

En Nairobi murieron 213 personas, doce de las cuales eran americanas, y hubo más de 4 mil 500 heridos. En Dar es-Salaam, en tanto, hubo once muertos y 85 heridos, ninguno de los cuales era estadounidense. Asimismo, los atentados de Luxor y Argelia, en 1997, no tuvieron como víctimas principales a ciudadanos estadounidenses. Sobre este caso, el analista político y sociólogo Gilles Kepel explica en su libro "La yihad. Expansión y declive del islamismo", que "así, los muertos de Luxor eran, en su mayoría, turistas suizos; los de Argelia, habitantes de barrios pobres; en cuanto a los dos atentados de Africa (Kenia y Tanzania), la gran mayoría de las víctimas no era americana".

Pero, ¿cuáles fueron las fuentes que vincularon a Osama con estos terribles atentados? La principal fue la declaración de un testigo clave, quien en su momento fue el brazo derecho de Bin Laden en Al Qaeda, y que era un fanático islamista de origen egipcio, que llegó incluso a entrenar a los propios guardaespaldas de Osama.


Se trata del sargento de las fuerzas armadas estadounidenses Alí Muhhamad, un destacado profesor en Fort Bragg, cuartel general de las herméticas y selectas Fuerzas Especiales. Este preparado soldado, especialista en temas de política internacional y cercano a instituciones como la CIA, se benefició de un programa de exención de visado para miembros del servicio de inteligencia, y en su momento aprovechó una licencia del ejército norteamericano para combatir en Afganistán contra las prestigiosas Spetsnaz (Voiska spetsial'nogo naznacheniya, o ex fuerzas especiales del ejército soviético o de la KGB).

Peter Bergen, un especialista de la Universidad de Oxford, fue el primero en entrevistar a Osama para occidente. En su libro "Guerra santa S.A., la red terrorista de Osama Bin Laden" (2001), escribió así sobre la importancia de este sargento-testigo: "La hoja de servicios de Muhhamad en Fort Bragg revela que era un hombre de inteligencia y versatilidad considerables. Además de su lengua materna, el árabe, hablaba inglés, francés y hebreo, y en sus momentos libres encontró tiempo para preparar un doctorado en estudios islámicos. No cabe duda de que era un soldado entregado a su profesión. Se inscribió en cursos de paracaidismo, fue elogiado por su `rendimiento excepcional' (...) Causó una excelente impresión a sus superiores, que dejaron constancia escrita de su conducta `irreprochable' y de que era a la vez `indefectiblemente diligente' y `totalmente responsable'".

Aunque parezca inverosímil, este importante agente de las FFAA norteamericanas, fue detenido en 1998 por conspirar contra objetivos estadounidenses. Sin embargo, negoció su "libertad", a cambio de aportar el testimonio que incrimina a Bin Laden.

Cuando se hizo público que este supuesto "topo" o agente encubierto de Al Qaeda era miembro de las FFAA norteamericanas, ciertos analistas hablaron de infiltraciones terroristas en el corazón de América. Pero si es cierto este argumento, también sería pertinente preguntarse ¿qué tan alto se han logrado infiltrar los "terroristas" en el corazón del aparato estatal americano? ¿El Pentágono? ¿El Departamento de Estado?

Preguntas de fondo

Para explicitar quién era Osama Bin Laden antes de los atentados del 11/9, el citado profesor Kepel, director del Centre National de la Recherche Scientifique (CNRS) y responsable del programa de doctorado sobre el mundo musulmán del Institut d'Etudes Politiques de París, cita en su libro un importante testimonio de Milton Bearden, un ex dirigente de la CIA que participó en la ayuda de esa agencia a la yihad afgana y más tarde estuvo destacado en Sudán.

Antes del atentado a las torres gemelas y a propósito del tratamiento mediático que se había hecho de Bin Laden, este experimentado agente declaró que "establecer una relación entre él y todos los actos terroristas que se cometieron en la pasada década es un insulto (a la inteligencia) de la mayoría de los americanos. Y esto realmente no ayuda a que nuestros aliados nos tomen en serio en estas cuestiones".

Parece de sobra elocuente, pero ¿cómo es que el gobierno de Estados Unidos y las grandes agencias de comunicación lo responsabilizan a él de los atentados? Es muy extraño, porque el mismo Bin Laden en su primera entrevista posterior a los atentados, dada al periódico pakistaní Ummat (Karachi) el 28 de septiembre de 2001, negó toda participación en éstos.

Pero, entonces, ¿qué hay con Al Qaeda?

Bin Laden, un importante miembro de una de las familias más acaudaladas de Arabia Saudí (la tierra de los dos Santos Lugares) creó Al Qaeda (al Qa'ida, literalmente "la base de datos") en 1988, durante la etapa final de la lucha contra la ex Unión Soviética ¿Por qué eligió un nombre tan peculiar para denominar a un grupo de luchadores islamistas? Es otra de las grandes interrogantes que plantea este supuesto "líder religioso", quien al parecer no tiene muchas complicaciones para aliarse con organizaciones que fomentan la fabricación de heroína y trafican con ella, cuestión que para el "islamismo fundamentalista" talibán sí es un contrasentido.

La versión que se entrega en torno a este nombre no resuelve el aspecto tan "poco espiritual" de la denominación. Se dice que Bin Laden habría dado el nombre de "base de datos" al movimiento, porque se trataría de un registro de los militantes que combatieron en la yihad antisoviética y de aquellos que participaron en las madrasas (centros de estudio del Islam, ligados habitualmente a las mezquitas) y campos de entrenamiento financiados por el eje USA-ISI-Saudíes.

¿A quién podrían servirle esos datos al final de la lucha contra los soviéticos?

Además, ese mismo año 1988 y por motivos desconocidos, Bin Laden rompió con su profesor en materias islámicas y líder de la yihad afgana, Abdallah Azzam. Curiosamente, un año después Azzam murió en un misterioso atentado que aún no ha sido aclarado.

Por último, también parece algo extraño que este líder "antioccidental" se preocupe tanto por la protección de los pozos petroleros en sus arengas contra los "infieles". En efecto, ha tenido especial cuidado en pedir a los miembros de la yihad que se abstengan de hacer cualquier cosa que perjudique a la industria petrolera. Citado en el libro de Kepel mencionado antes, Bin Laden argumenta que tal industria constituye una "gran riqueza islámica y amplio poder económico, necesario para el Estado islámico que pronto va a establecerse, por la gracia y con el permiso de Alá".

La "caída" de las Gemelas

Un conjunto de situaciones sobre lo ocurrido ese fatídico 11 de septiembre han comenzado a trascender a través de los medios de comunicación, de investigadores independientes y de la propia Internet. ¿Qué pasó realmente ese día? Es difícil de saber, pero lo que sí está claro es que las evidencias se alejan cada día más de la versión "oficial".

Aquí expondremos algunos elementos de análisis, basándonos en la evidencia que se ha hecho pública y especialmente en el elocuente trabajo del escritor y economista Walter Graziano, expuestas en su libro "Hitler ganó la guerra". Las conclusiones son para el lector:

¿Sabía usted qué...

... Las Torres Gemelas fueron diseñadas para resistir el impacto de los aviones que se estrellaron contra ellas (Boeing 757 y 767).

... La torre sur fue impactada 18 minutos después del ataque a la torre norte. El avión no golpeó en el centro del edificio, por lo que no afectó directamente su estructura central. Sin embargo, fue la primera en colapsar.

... Los testimonios de personas (bomberos y sobrevivientes) que escucharon detonaciones en zonas situadas bajo los impactos fueron suprimidas de los medios de comunicación.

... La versión oficial señala que 17 personas, mayoritariamente saudíes, lograron controlar a la tripulación de cuatro aviones usando cortapapeles cubiertos de plástico, y consiguieron estrellarse contra tres de los cuatro objetivos previstos.

... Thierry Meyssan, autor de "La terrible impostura", señala que varios de estos 17 terroristas están vivos en Arabia Saudita.

... A pesar de la supuesta "conexión saudí" con los atentados, todos los miembros de la delegación saudí presentes en EEUU -incluidos los familiares de Bin Laden- fueron evacuados 48 horas después de los atentados, sin ser interrogados por los servicios de inteligencia o por los tribunales.

... En dos entrevistas sobre los atentados, el presidente George W. Bush relató haber visto por televisión, en una escuela de Florida, el ataque a la primera torre. Agregó que luego su asistente le informó del atentado a la segunda torre. Sin embargo, ninguna cadena televisiva, pública o privada, trasmitió en vivo el atentado a la primera torre.

... En su libro, Meyssan demuestra cómo el avión que habría impactado en el Pentágono simplemente no entra en el hueco producido. No existen evidencias fílmicas del supuesto impacto del avión, a pesar de que es un edificio de alta seguridad. Las fotos entregadas no muestran rastros del avión, de los cuerpos ni de los equipajes.

... La conocida corresponsal de la cadena ABC en la Casa Blanca, Ann Compton, quien cubría la visita de Bush a la escuela de Florida, declaró que éste estaba al tanto de los atentados antes que éstos se produjeran. Cuando fue presionada para precisar sus afirmaciones, simplemente dijo: "Lo leí en sus ojos".

... Menos de dos meses antes de los atentados, el empresario Larry Silverstein había alquilado las Torres Gemelas por 99 años. Después de los ataques, habría reclamado a la aseguradora suiza Swiss Re una indemnización de 7 mil 200 millones de dólares, afirmando que se trató de dos atentados diferentes. Silverstein es propietario del "Runway 69", un cabaret de Queens que se vio envuelto en un escándalo por tráfico de heroína, lavado de dinero y corrupción...

Cinco datos para la memoria

- Durante el apogeo del régimen nazi y cuando Alemania tenía clausurados todos los créditos, el Union Banking Corporation, propiedad de industriales nazis, consiguió el crédito necesario para desarrollar su industria armamentística. Uno de los 7 directores y principal accionista de esta entidad era nada menos que Prescott Sheldon Bush, abuelo del actual presidente George W. Bush y padre del ex presidente George H. Bush. Las gestiones se hicieron por medio de "amigos cercanos": Franz Thyssen, Friedrich Flich y el líder de las Shutz Staffel (SS), Heinrich Himmler. Cuando Washington expropió los activos y el banco fue disuelto, Prescott Bush y su padre, Sam, recibieron 1,5 millones de dólares.

- El mismo Prescott Sheldon Bush perteneció a la sociedad secreta "Hermandad de la Muerte" (Skull & Bones: Calaveras y Huesos), a la cual también pertenecen importantes líderes políticos, altos ejecutivos y directores de compañías petroleras, destacados académicos, directores de organismos de inteligencia y otros personajes del más alto poder. Su centro de reunión se denomina "La Tumba" y está situado en el corazón de la Universidad de Yale. Esta sociedad ha sido acusada de profanar cementerios y robar cadáveres para supuestos rituales. El propio Prescott Bush fue acusado de profanar el cementerio apache y robar el cráneo de Jerónimo. El propio actual presidente reconoció en su autobiografía haber ingresado a esta siniestra organización.

- Según distintos medios -el Washington Post, entre otros-, George W. Bush ha sido acusado de estar vinculado al consumo de cocaína y alcohol (se dice que estuvo preso por conducir en estado de ebriedad? Y de haber sido detenido por robo durante una de las "incursiones" de su hermandad universitaria. Asimismo, fue desertor de su servicio militar en la Guardia Nacional Aérea de Texas.

- Otro que ha estado detenido dos veces por conducir ebrio es el actual vicepresidente, Dick Cheney, ex secretario de defensa de Bush padre (gestor de la invasión a Panamá y la Guerra del Golfo). También estuvo vinculado al negocio petrolero como director de Halliburton Industries, una de las empresas ligada comercialmente con Sadam Hussein durante su mandato y posteriormente implicada en la "reconstrucción" de Irak.

...La Real Fuerza Aérea británica (RAF) "roseó" repetidamente a rebeldes iraquíes y kurdos con gas mostaza en los años `20. El régimen Baaz lo hizo contra los kurdos en los `60. Ninguno fue juzgado en un tribunal por el delito de genocidio y tampoco acompañan hoy a Sadam Hussein los proveedores alemanes, ingleses y norteamericanos que surtían al gobierno iraquí mientras Donald Rumsfeld visitaba ese país y establecía lazos comerciales y políticos con Hussein.


Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Brasil
Buscador

Ingrese una palabra
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine