Año 5, N° 120, viernes 22 de Diciembre 2006

Reforma previsional

La extensión del pilar solidario

“Se estima que el 60 por ciento de los beneficiarios de las pensiones básicas serán mujeres ya que la mayoría de ellas no cotizan nunca pero trabaja ‘gratis’ dentro de la familia”


Después de 25 años de privatización del sistema de previsión estamos ad-portas de una seguramente larga discusión parlamentaria, de la reforma del sistema de previsión chileno a iniciativa del actual gobierno. Sin duda un proyecto de ley "emblemático", de envergadura y tal vez el mas trascendente del período 2006-2010.

La iniciativa del Ejecutivo tiene distintas aristas y niveles de complejidad, pero hay un aspecto de todos ellos que posee especial importancia para el logro de una mayor cohesión social y éste dice relación al reforzamiento del carácter solidario de la previsión social. En efecto, por una parte se crea un Sistema de Pensiones Solidarias que garantice una pensión básica (60 mil pesos el 2008 y 75 mil el 2009) a todas las personas mayores de 65 años que pertenezca al 60 por ciento más pobre de la población, que cumpla con requisitos de permanencia en el país, y al margen de si ha participado o no en el régimen contributivo (AFP) y sin importar el período de cotizaciones que registre.

Por otra parte, se crea un Aporte Previsional Solidario (APS) para las personas que habiendo cotizado durante su vida laboral, acceden a pensiones muy bajas, naturalmente el monto de estos aportes decrece a medida que mas alta es la pensión que obtiene por sí mismo el afiliado. El monto de este complemento solidario decrece hasta extinguirse para las personas cuyas pensiones alcancen un nivel de 200 mil pesos cuando la reforma este plenamente operando (2012).

Es cierto que ya el Estado se estaba haciendo cargo antes de la reforma de las personas de la tercera edad que quedaban botadas por el sistema de AFP. En efecto al Estado garantizaba una pensión mínima para aquellos que habiendo cotizado 20 años obtuvieran menos que el mínimo. Ahora, la reforma propuesta elimina el requisito mínimo de los 20 años y entrega una pensión básica para el 60 por ciento de la población de menores ingresos. Además, al crear un aporte previsional solidario para personas de escasos recursos y que tienen baja densidad de cotizaciones pero que han hecho un esfuerzo de ahorro, el Estado les completa una pensión hasta 200 mil pesos a partir del 2012. Asimismo, el Estado está ya entregando una pensión asistencial (Pasis) de 45 mil pesos a poco mas de 400 mil personas, con la reforma esta suma va aumentar a un valor garantizado de 75 mil pesos (2009) que corresponde a un 70 por ciento del salario mínimo actual. Monto además que puede ser multiplicado por dos sí es recibido por ambos cónyuges. Se estima que el 60 por ciento de los beneficiarios de las pensiones básicas serán mujeres ya que la mayoría de ellas no cotizan nunca pero trabaja "gratis" dentro de la familia, o cuando salen al mercado alcanzan una densidad de cotización muy baja. Además la Reforma establece beneficiar a toda pensionada con una bonificación por cada hijo vivo equivalente a 12 cotizaciones por el sueldo mínimo con un interés anual de 4 por ciento. Igualmente la reforma propone un subsidio a las cotizaciones y contratos de los trabajadores jóvenes cuyo ingreso mensual no sea superior a 1,5 veces el salario mínimo.

En síntesis la reforma previsional propuesta por el actual gobierno es entre otras cosas una extensión, cambio y fortalecimiento del débil "pilar solidario" que heredamos del régimen militar, sin por ello tocar la exclusividad y estructura básica del sistema de capitalización individual. El financiamiento de la reforma (estimado en 1 por ciento del PIB, es decir mil 300 millones de dólares de hoy) no se hará con impuestos a las utilidades de las empresas o los ingresos del 5 por ciento de hogares más ricos del país, ni tampoco con un aumento del IVA. Los recursos provendrán básicamente de los excedentes del cobre ahorrados y con el crecimiento futuro de la economía. Desde este ángulo es una reforma "blanda" que no debiera tener mayores dificultades en ser aprobada a lo menos este capítulo. Se mantiene el Estado subsidiario que socializa las perdidas del sistema y privatiza sus ganancias.