Año 5, N° 129, viernes 01 de junio 2007

Villa Portales en Estación Central

¿Eclipse o renacer de un Sueño?

La ambición de las empresas por apropiarse de las 31 hectáreas sobre las cuales se emplaza este monumento arquitectónico, ha retomado fuerzas a través del Plan Regulador Comunal en proceso de aprobación por la Municipalidad de Estación Central. Pero, en la Villa Portales, ya se levantan voces firmes que se oponen a este nuevo intento por acabar con esta obra reconocida a nivel latinoamericano como expresión urbanística del estilo moderno.


Fue a mediados del siglo pasado cuando se le encargó a la oficina de Castillo Velasco, Bresciani, Huidobro y Valdés levantar para la Caja de Empleados Particulares la Villa Portales.

En 31 hectáreas se construyó una obra arquitectónica única en Latinoamérica, la que -con sus materiales a la vista-, incluyó innovadores puentes peatonales y calles elevadas, aprovechando la inclinación del terreno. Se sumaron en cada block bajorrelieves en hormigón del artista Ricardo Yrarrázabal.

Esta comunidad, integrada por 19 blocks y 14 plazuelas, alberga mil 943 departamentos y casas, cuyos espacios comunes han sufrido un importante deterioro en estos años, lo que hoy quiere ser revitalizado por el Programa "Quiero Mi Barrio", del ministerio de la Vivienda, que plantea una inversión de dos mil millones de pesos en áreas verdes e infraestructura para todos. Sin embargo, paralelo a este proyecto estatal se cierne el Plan Regulador Comunal, cuyo estudio de impacto ambiental está desde enero de este año en la Conama para aprobación. Este Plan, cuyo proceso de observaciones por los vecinos aún no concluye, daña en forma esencial a Villa Portales.

La Ley de Copropiedad que rige al lugar la blindó para que sus espacios comunes no fueran mal usados, determinando que para construir en ellos deben firmar todos los propietarios. Esto ha evitado los intentos por lotearla, pero también ha hecho complejos los avances en infraestructura, y la Municipalidad siempre ha argumentado que es "una burbuja" en la comuna, ya que al ser sus terrenos privados no pueden invertir ni ellos ni el Estado.

EL PLAN REGULADOR


La actualización de los planes reguladores es una iniciativa impulsada desde el ministerio de Vivienda. Se calcula que para el 2030 habitarán en la Región Metropolitana 1,8 millones más de habitantes que hoy por lo cual la gran bandera ha sido densificar.

De acuerdo a cifras de la Cámara Chilena de la Construcción, en 2005 se presentaron alrededor de 145 mil permisos de edificación en el país y 59 mil de ellos fueron en la Región Metropolitana.

En Ñuñoa, un grupo de vecinos creó una red ciudadana para frenar las nuevas modificaciones al plan regulador y han logrado congelarlo. En Villa Portales, los vecinos están organizándose para detenerlo.

El Plan Regulador de Estación Central plantea aumentar a 3 pisos la actual altura de las casas de 1 y 2 y a 7 la altura de los block que hoy llega a 6 pisos; permite la instalación de talleres en las plazuelas; cambia el uso del suelo de éstas y de un paño de terreno de 1 hectárea destinado a infraestructura y áreas verdes, permitiendo la instalación de un estacionamiento subterráneo, además, incorpora calles en toda la Villa aislando algunas zonas. ¿Para qué?

"El municipio no quiere inversión en la Villa y pretende desperfilarla porque detrás hay intereses económicos sobre los terrenos comunitarios. Una clara demostración es que nos ha costado mucho sacar adelante cualquier proyecto de pavimentación o áreas verdes", afirma Juan Bautista Henríquez, propietario de una de las casas de Plazuela Los Álamos y presidente de la comisión nacional de DD.HH del PPD. Añade que el plan regulador "atenta contra los derechos humanos, porque daña los intereses de los pobladores, destruye áreas verdes al pavimentarlas como calles siendo que somos el pulmón de la comuna; también eleva la altura de las construcciones de un piso a tres, lo que significa echar abajo lo que ya existe para hacer nuevos cimientos que correspondan a la nueva altura ¿cuál es la política de desarrollo detrás de estas iniciativas?", se pregunta.

El proyecto, además, "autoriza la instalación de talleres en las plazuelas. Está demostrado que la combinación de talleres y vivienda residenciales, significa deterioro y eso es lo que está impulsando la municipalidad en toda la comuna", añade Miguel Hernández, delegado ante el Plan Regulador por Plazuela Los Plátanos. El dirigente dice que la plusvalía de las 31 hectáreas alcanza a 66 mil 800 millones de pesos considerando a 11,6 UF el m2. "o sea, una cifra demasiado atractiva en juego", grafica.

"Villa Portales es una solución habitacional considerada como viviendas sociales por lo tanto no aporta contribuciones al municipio", declara Emilio Pérez delegado ante el plan regulador por Plazuela El Nogal. Y, prosigue: "si eventualmente desaparecen las casas, y en esos terrenos se construyen blocks, cada uno le generará recursos a la municipalidad. Estoy convencido de que existe una voluntad de las autoridades municipales por eliminar las casas de las villa. Si analizamos la propuesta de calles de 11 y 15 metros que plantea el Plan, visualizamos claramente un loteo. Desafectar a las plazuelas de su calidad de área verde, no tiene otro espíritu que allanar el camino para futuras construcciones", concluye.

EL PRIMER INTENTO

Este no es el primer intento por "destruir" la Villa. En 1994, parlamentarios presentaron un proyecto de ley ante el Congreso para lotear y expropiar este conjunto habitacional.

Juan Bautista Henríquez, uno de los dirigentes que detuvo la iniciativa, recuerda: "Formamos una Junta de Vecinos para oponernos a esa moción. Durante casi tres años, dimos una gran pelea hasta que fue retirado por inconstitucional porque buscaba desafectar bienes comunes".

El proyecto en cuestión, agrega, "permitía subdividir y expropiarnos pagándonos el valor fiscal para luego densificar. Facultaba a la Municipalidad a modificar nuestras escrituras y hasta redactar reglamentos de copropiedad si fuera necesario. ¿Por qué no eran más honestos y nos decían derechamente necesitamos levantar 40 mil viviendas en estos terrenos y por eso queremos que se vayan?".

Hoy, los dirigentes ven en este segundo intento una revitalización de quienes ya trataron de acabar con Villa Portales y esperan volver a ganarles.

Herencia Arquitectónica Moderna


La importancia arquitectónica de Villa Portales, ha hecho que sea considerada como una de las 14 obras arquitectónicas modernas, que el grupo Docomomo Chile resalta como necesarias de recuperar en el país. Ellos quieren que sea reconocida mundialmente como solución habitacional modelo de los años 60.

Docomomo es un grupo de trabajo activo en 37 países, orientado a la documentación y conservación de edificios, sitios y barrios del movimiento moderno. Tuvo su origen en 1988 en la Universidad Tecnológica de Eindhoven, Holanda, a partir de una investigación que demostró que la conservación de los edificios de ese período era posible. En nuestro país, lo lidera Horacio Torrent, catedrático de la Universidad Católica.