Marcel Claude ¿estás?

Qué hace hoy el ex director de Oceana

Desde su bullada salida de Oceana que Marcel Claude no ocupa un lugar público determinado, sin embargo, cada cierto tiempo deja oír su opinión y trabaja desde su “guarida” en la construcción de un país con menos desigualdad. De su accionar contra la ideología imperante han sabido distintos miembros de la política nacional, tanto de la Concertación como de la Alianza, pasando por diversos grupos de poderes fácticos, contra quienes ha escrito libros e incluso enfrentado en juicios. Hoy, Claude ha encontrado un nuevo aliado en su lucha: Internet, desde donde pretende masificar sus ideas para poder algún día “agarrar la guitarra”.


El popular juego infantil se ha personificado en la realidad dándole el papel principal a un personaje que trata de ser fiel a su estampa de defensor del pueblo, al economista Marcel Claude, quien al igual que el lobo carga sobre con una serie de prejuicios, siendo admirado por muchos, resistido por otros y temido por varios.

Su casa en comuna de La Reina, donde nos recibe, es en efecto como sacada de un cuento y en cuyo patio interno tras un camino delimitado por plantas y antorchas se llega a una pequeña oficina de madera, su guarida, el espacio personal donde resguarda sus sueños políticos, sociales y económicos.

La cabaña en su interior mezcla lo antiguo con elementos modernos, comparten espacio un computador y un equipo de grabación y edición de videos, con libros, instrumentos musicales, pinturas, chupallas y muebles de madera. Ambientado todo con fotos importantes para su dueño, donde destacan la de su padre hace poco fallecido, la de su familia y la de una de sus principales ídolos: el padre Hurtado.

Haciendo consultarías orientadas a fortalecer la capacidad de articulación y el poder de las organizaciones sociales, sindicales y civiles, más impartir clases en la Escuela de Gobierno de la Universidad de Chile, escribir columnas en el Diario Estrategia y de vez en cuando en El Mostrador es como hoy se gana la vida Marcel Claude, Economista y Magíster en Economía de la Universidad de Chile, Master of Arts y Candidato a Doctor de la Universidad Católica de Lovaina, Bélgica.

En su currículum destaca que "en 1993 fue designado como jefe del proyecto de cuentas ambientales del Banco Central de Chile, que dio origen a los informes sobre el bosque nativo chileno, la pesca y la minería. Desde 1997, ejerció como director de la Fundación Terram. Desde el 2003 hasta el 2006 se desempeñó como director de la Fundación Oceana para América Latina".

Además ahí mismo se subrayan dos importantes litigios ganados: uno contra el Estado chileno en la Corte Interamericana por acceso a la información pública, y por otra parte una demanda interpuesta en su contra por los hermanos Adolfo y Andrés Zaldívar que enfrentó desde el 2002 por denunciar conflictos de intereses en la discusión de la Ley de Pesca. "Fue una victoria que me deja muy satisfecho por la honestidad de lo que se planteó, no se hizo para ganar prensa ni para humillar a una persona, sino simplemente para defender los intereses de los pescadores artesanales y los recursos naturales marinos, que gracias a personajes como los señores Zaldívar, que actuaron como funcionarios del grupo Angelini en el Senado, se han depredado y destruido inmisericordemente, porque ellos son los operadores políticos, los que se prestan en el Estado para los grupos económicos que están detrás, operando para obtener leyes favorables, que les den el ochenta por ciento de las cuotas de captura, que los dejen pescar por 15 o 20 años sin el obstáculo de la pesca artesanal".

Admite que su principal ocupación está en tratar de construir una plataforma de transformación política orientada a modificar el modelo económico, social, político y el que establece la vinculación entre la naturaleza y la actividad económica, en el sector progresista chileno, sin pertenecer a ningún partido en particular, intentando involucrar intelectuales más bien de pensamiento de izquierda que de derecha.

"Mi problema con la Concertación y las políticas que lleva es con el enfoque ideológico que está detrás: el de la rentabilización del capital. Aquí lo que se busca es que las inversiones tanto nacionales como transnacionales del capital se rentabilicen y tengan tasas suculentas y sustantivas. Yo reivindico un enfoque de interés público, si aquí el Estado tiene recursos naturales, esos tienen que orientarse al bienestar y al beneficio de la ciudadanía, de los chilenos. Entonces yo no puedo aceptar y me parece intolerable, que el año pasado 20 mil millones de dólares se los hayan llevado las empresas trasnacionales que operan en el cobre. Esa cifra corresponde al 80 por ciento del presupuesto del Gobierno, riqueza que se va de Chile y que no vuelve más, que se deja de utilizar en un costo de oportunidad".

Mundo ecológico

"Parte de mi salida de Oceana es por una visita que hicieron enviados de CELCO a Washington, donde se reunieron pocos meses antes. Si posteriormente al fin de mi desempeño, Oceana cambió de postura, y dijo querer negociar, llegando a acuerdo con organizaciones como CELCO. Entonces hay mucha plata involucrada para detener los procesos sociales, a frenar los obstáculos, los esfuerzos que hace la gente para estas transformaciones, entonces ellas se demoran, son lentas, pero siempre llegan y van a llegar en Chile, y nosotros estamos preparándonos para ese momento, para el que va haber que estar preparado, tener equipos técnicos y capacidad, para que luego de esos procesos emerjan gobiernos, propuestas que conduzcan, no que contribuyan al paso de descomposición política que generalmente forman esos movimientos sociales".

Mantiene una reflexión crítica sobre el movimiento ecologista nacional, "prácticamente no existe en Chile, por lo menos las organizaciones tradicionales, han errado profundamente su camino, se han centrado básicamente en el tema de medios de comunicación y recursos financieros venidos desde el exterior, no han sido capaces de ninguna manera de construir un partido político verde aunque han tratado de hacerlo de manera sistemática. Es un mundo atravesado por rencillas de muy pequeña categoría, que me tenía bastante agotado por su corto alcance. Con esas organizaciones no se puede hacer nada, no tienen destino como proyecto político y lo que aquí se necesita es tener uno claro de transformación de la sociedad chilena, en esa dirección hay que apuntar".

Registra que la agenda ecologista está manejada por Douglas Tompkins y su proyecto personal de construir un parque de preservación, "con él no se puede construir nada, primero porque confunde el proyecto ecologista con el personal, y segundo, porque es inconsistente desde el punto de vista político, tu no puedes aliarte un día con los salmoneros para luchar contra ENDESA y luego con ENDESA para luchar contra los salmoneros, utilizando todo tu background como ecologista para ponérselo al servicio de la causa al grupo Matte y lavar su imagen pública. Así no se avanza, esa inconsistencia e inconsecuencia política no sirve. Además el mundo ecologista en Chile está básicamente centrado en la problemática de la conservación y yo no entiendo la lucha por el medio ambiente sin ligarla a la causa social, desde ahí es la única posibilidad de construir un proyecto político, vinculando esas dos vertientes de preocupación y articulación".

Analiza que las organizaciones ecologistas están completamente derrotadas por la historia, "no tienen ningún punto de apoyo ni capacidad de inflexionar la agenda ambiental en ninguna dirección. El actuar del gobierno en el área es para la foto de la primera página en El Mercurio, no tiene fondo. ¿Qué significa que haya un ministro sin ministerio y además sin ningún peso político?".

Concluye que la historia de la Concertación ha ido contra el medioambiente y la preservación de los recursos naturales: "el actual gobierno me merece absoluta reprobación en la materia, no hay atrevimiento y no lo puede haber, porque cualquier compromiso significaría comprometer el modelo de acumulación y concentración de la riqueza basado en la explotación de los recursos naturales y el trabajo. Es decir, para reorientar el problema ambiental tendrías que en primer lugar transformar la economía y modificar las relaciones de poder en la sociedad chilena, lo que no se logra a través de un presidente o un ministro, se hace por la voluntad de un pueblo, la que es imposible de ver expresada hoy en Chile, porque no existen medios de comunicación abiertos, masivos, libres, que opinen y construyan opinión, pensamiento, articulación y reflexión; tampoco un sistema electoral que permita la expresión de diversos intereses".

Opina que el nombramiento de Ricardo Lagos por la ONU es simplemente una operación política urdida por su socio Heraldo Muñoz, quien consiguió su designación de representante y vocero del cambio climático a nivel internacional. "Hay muchas maneras de entenderlo. Primero es algo que tiene que ver con el personal ego de Ricardo Lagos, su necesidad de figurar y de estar presente en la política tanto nacional como internacional, en segundo lugar, obedece a la influencia de Estados Unidos en la Naciones Unidas. Si una de las primeras cosas que planteó recién asumido fue la necesidad de llegar a un protocolo de Kyoto menos restrictivo, porque precisamente ello es un problema para Estados Unidos que no quiere firmar ese tratado, que tiene que ver con el cambio climático, fundamental para bajar las emisiones de carbono".

Agarrar la guitarra

En vez de escribir un libro criticando la política económica de la Concertación, dice que preferiría estar instalado en un ministerio: "me encantaría que me nombraran el economista responsable de la reforma fiscal que construya una estructura tributaria en Chile, donde rebajemos el IVA y los impuestos a las pymes, y los aumentemos a la contaminación y el aporte de la gran empresas al erario nacional. Me agradaría estar a cargo de la reforma de las AFP, del sistema de las ISAPRES, de todo ese trabajo técnico, es decir, de tomar la guitarra. Porque yo no comparto ni el modelo de educación que tenemos, ni el de salud, ni el tributario, ni el de gasto fiscal, ni el de administración del Banco Central, por eso los critico, porque creo que van en la dirección de concentrar la propiedad, de empobrecer al país, de desbancarlo, descapitalizarlo de sus recursos naturales y me encantaría que un gobierno de verdad progresista pusiera los puntos sobre las ies".

"Hoy día tenemos un estancamiento político-social, tenemos a todos los chilenos callados, comiendo y mascando mierda. No hay ninguna posibilidad de expresar el descontento y de eso profesan el señor Matte, el señor Luksic y el señor Angelini, con el apoyo político de hombres como el señor Lagos y de presidentes como la señora Bachelet. Ese es el problema de fondo y eso es lo que yo quiero apostar a cambiar, y ojalá algún día podamos estar en el gobierno, pues me interesa ser parte de un proyecto político que efectivamente transforme este país en esa dirección, y eso tarde o temprano va a llegar".

"En política se piensa demasiado en la presidencia y creo que no es lo más importante, mira a Bachelet, hace poco decía que cuando terminase su período iba a escribir un libro en contra de la impunidad, uno piensa, esta señora pareciese que no fuera la presidenta de Chile, va escribir un libro contra la impunidad, y por qué no hace algo si ella es la presidenta, si tienen el mando. No hace nada porque no puede, porque los poderes fácticos impiden que hoy día un presidente sea consistente o consecuente con su fuero interno".

El fenómeno Internet

El 21 de diciembre de 2006 marca un antes y un después en el activismo político de Marcel Claude, ese día abre sus ideas a Internet donde están disponibles para quien quiera conocerlas a través de su blog personal (http://marcelclaude.blogspot.com/) en el que se puede acceder a todas sus columnas publicadas en El Mostrador y en el Diario Estrategia, junto a copias de sus libros en versión PDF.

No obstante el blog ser bastante visitado la idea de llegar a las nuevas generaciones, particularmente a escolares y universitarios, siempre lo han inquietado para lo cual creó, este 18 de agosto, un fotolog (www.fotolog.com/marcelclaude), para finalizar quizás con uno de sus proyectos más ambiciosos y que al parecer más resultados le ha dado en el corto plazo: desde hace tres semanas realiza un programa quincenal vía Youtube donde analiza la contingencia política.

Dicha transmisión es una columna de opinión que el mismo graba y edita en su oficina de su casa, titulado como "Ironías políticas para llorar" que lleva según las estadísticas que concede la misma página más de 2 mil 500 visitas en su primer capítulo, y que hacen estar orgulloso a su autor quien realza el hecho que "obviamente esa cifra da el interés de los navegantes de Internet en lo que uno hace, es extraordinario en comparación a lo que ven a Lagos y a Piñera por ejemplo, a quienes el promedio de frecuencia de visitas a sus páginas debe andar entre los 200 y 300 registros en periodos largos de uno o dos años, por lo que tener 2 mil 500 en dos semanas es realmente bueno".

El primer capítulo se llamó "los pobres no pueden esperar", analizando la desigualdad y la distribución del ingreso, mostrando la incompatibilidad del sueldo mínimo entre la opinión de la Iglesia y la encuesta Casen, el manejo de las cifras de MIDEPLAN, concluyendo que dicho informe fue mal efectuado y remarcando las desigualdades existentes en nuestra sociedad y el nivel de pobreza que según la encuesta es menor que en la comunidad europea.

El segundo de ellos en tres días ha superado las mil visitas y es titulado "de la revolución a la renegación", donde se analiza la declaración del ex senador y ex secretario general del PS, Carlos Altamirano, quien en entrevista con La Tercera expresó "El gobierno de Ricardo Lagos fue el mejor gobierno del último siglo que la derecha ha tenido". Lo mismo que Claude asume haber descrito en su libro "El Retorno de Fausto: Ricardo Lagos y la Concentración del Poder Económico", donde según lo descrito en su fotolog "muestra hasta qué punto Altamirano tiene razón, pues como nunca en la historia del último siglo, los grupos económicos, las trasnacionales y la banca, es decir, la derecha, acumularon y concentraron tanta riqueza como en el gobierno de Lagos".

Y en el libro dice textual: "Al analizar económicamente la administración de Lagos, es posible concluir que gobernó para una pequeña elite, representada en poderosos grupos económicos que han sabido mantener el control sobre el excedente económico obtenido gracias a la explotación de nuestros recursos naturales. Es por ello que los principales grupos económicos están vinculados a determinadas materias primas: Luksic a la minería; Angelini a la pesca y al sector forestal; y Matte a este último".

¿Lobo está?