Año 6, N° 147, viernes 11 de abril 2008

INVESTIGACION

Guerra del aire en Brasil

Pocas líneas se han escrito del proceso que hoy enfrenta en São Paulo a un fondo de inversiones norteamericano, aquellos conocidos como “buitres”, con sus socios brasileños, en la empresa VarigLog. Marco Antonio Audi, el empresario local, apunta contra Matlin Patterson, cuenta su verdad, los acusa de sabotaje y responsabiliza a la prensa de su país de silenciar un escándalo financiero. El Periodista, tuvo acceso a documentos exclusivos y revela en Santiago una bomba que explotará en todo Brasil.


El 1 de abril, el brasileño Marco Antonio Audi, y sus otros dos socios, Marcos M. Haftel y Luiz Eduardo Gallo, quienes en 2006 junto con el fondo norteamericano de inversiones Matlin Patterson (MP) compraron Varig Logística S/A -principal compañía aérea de carga de Brasil, y que ocupa (o por lo menos ocupaba hasta hace poco) la mitad de ese importante mercado que la chilena LAN tanto quiere-, fueron excluidos del cuadro societario de esa empresa por orden del juez José Paulo Camargo Magano, del 17º Juzgado Civil de São Paulo.
Audi le contó a "El Periodista", en entrevista exclusiva, detalles de la lucha que tiene contra el fondo estadounidense por el control de esa empresa argumentando que no es un "palo blanco", como lo han tildado, porque fue él quien buscó a Matlin Patterson cuando percibió que tras la publicación de la "Ley de Recuperación Judicial" sería un gran negocio adquirir la empresa VarigLog. "Con base en esa ley, usted compra la parte buena de la empresa, sin la parte mala", señala hoy el empresario.
Audi dice que después que tuvo la idea y como el negocio era millonario, salió a buscar inversionistas. Encontró al chino Lap Wai Chan, socio y representante en América Latina del Fondo MP, cerraron el negocio y juntos compraron la VarigLog.
Los brasileños se quedaron con un 80% de las acciones con derecho a voto, puesto que así lo exige el "Código Brasileiro de Aeronáutica". El mismo que, hasta ahora, ha impedido que LAN entre al mercado local, extremadamente celoso de sus cielos y empresas aeronáuticas, las que caben dentro del rubro de las estratégicas.
El fondo estadounidense se quedó con el 20 por ciento restante y la totalidad de las acciones preferenciales. Todo esto, en la punta final, significa que un 40% de la empresa pertenece a los brasileños y un 60% al Fondo MP. La función de los brasileños era administrar la empresa, pues la ley exige que así sea. La de los extranjeros, por su parte, prestar los recursos económicos.
Según Audi, el plazo para devolución de esos préstamos, así como para la realización de los lucros, era 2011, prorrogables por dos años. La única situación que podía adelantar esa fecha era la venta de VarigLog.
El empresario brasileño afirma que apenas dos días después de haber comprado la VarigLog, él y los otros dos socios brasileños fueron obligados por los socios del Fondo MP a firmar un contrato denominado "Put and Call Option", bajo la amenaza de no recibir recurso alguno para la empresa, lo que sería una catástrofe para los brasileños, pues a esa altura ellos ya eran los administradores y por lo tanto únicos responsables por los problemas civiles, tributarios y criminales que de eso pudiesen resultar. "Por ese contrato, el Fondo MP podría, por un valor insignificante, adquirir o ceder a terceros nuestras acciones en la empresa". Así y todo firmaron. "En la época nos dijeron que ese contrato jamás sería usado y que era apenas para tranquilizar a los inversionistas extranjeros y a los otros socios del Fondo MP. Sin ninguna alternativa, firmamos ese documento, nos subimos las mangas y continuamos trabajando más de 15 horas por día, mis dos socios brasileños y yo", afirma Audi. Según nos cuenta, su administración fue tan buena que poco tiempo después la VarigLog, que es la parte de cargas de la antigua Varig, compró de vuelta la otra parte, la de pasajeros, lo que es un hecho. Es un hecho también que algunos meses después, la VarigLog vendió la Varig pasajeros a GOL, la otra gigante brasileña, percibiendo por eso cerca de trescientos millones de dólares, poco menos de cien millones depositados en una cuenta bancaria de la VarigLog, y el resto en acciones preferenciales de GOL.
El dinero fue enviado a otras cuentas bancarias que la VarigLog tiene fuera de Brasil. "Fue en este momento que los problemas empezaron", afirma Audi. "Lap Chan quería tomar inmediatamente ese dinero, argumentando que, en su opinión, habría ocurrido la hipótesis que adelanta la fecha para la realización de lucros, o sea, la venta de la empresa. Ocurre que la empresa que fue vendida no fue la VarigLog y si la Varig pasajeros, que era, claramente, un activo más de la VarigLog. Como no aceptamos esa nueva imposición, Lap Chan y el Fondo MP empezaron a sabotear a VarigLog. Primero, cortaron todos los recursos financieros que se habían comprometido a aportar. Después, con el falso argumento de que no les avisamos que el dinero de la venta había sido depositado fuera de Brasil, y alegando que lo habíamos escondido, dijeron que estábamos intentando apropiarnos de esos valores, con lo que convencieron a un juez norteamericano y consiguieron una orden judicial que bloqueó los recursos financieros de la empresa en el extranjero. En seguida, hicieron lo mismo en Brasil. Por último, dieron inicio a una serie de acciones judiciales, nacional e internacionalmente, con el objetivo de paralizar las actividades de la VarigLog y de responsabilizar, a mis socios brasileños y a mí, por la supuesta mala gestión de la empresa, consiguiendo con esos falsos argumentos sacarnos de la administración y, después, de la sociedad, robándonos la parte que nos corresponde".
Audi acusa a los socios del Fondo MP, especialmente a Lap Wai Chan y al argentino Santiago Born, miembro de una importante y adinerada familia bonaerense, de haber practicado una serie de delitos, incluso contra la seguridad del Estado brasileño, para apoderarse de la empresa. Cuenta que avisó de todo eso a las autoridades de su país, pero que está todo parado, "que nadie está haciendo nada". Para él, lo que el Fondo MP hizo con el juez Magano, para que este lo excluyese de la sociedad, "no pasa de una extorsión, a la que el magistrado, desafortunadamente, sucumbió".

¿La exclusión judicial de usted y de sus dos socios brasileños del cuadro societario de la VarigLog es definitiva?
No, no lo es. Aun caben muchos recursos. La pelea judicial puede durar mucho tiempo. Estoy convencido de que la voy a ganar.

¿Por qué el juez lo excluyó a usted y sus socios de la sociedad?
La justificación que el juez Magano dio en su sentencia fue que era por gestión temeraria, con exceso y abuso de poder. Dijo que mis socios y yo habíamos preferido utilizar el dinero de la compañía en provecho propio, incluso para la compra de vehículos y gastos personales, en vez de pagar sueldos y tributos, pero no dijo cuáles eran o en qué consistían esos gastos personales, y desconozco a qué gastos se refiere. ¡Jamás! Nunca mis socios o yo compramos un vehículo para nosotros con dinero de la compañía. Esta acusación es ridícula. Cualquier bien que se haya comprado con dinero de la empresa, es seguro que está registrado a nombre de ella. Caso contrario, hace mucho que habrían llamado a la policía, pues eso es delito. Con relación a la falta de pago de saldos y tributos, el juez sabe que eso ocurrió no por mala gestión nuestra y sí porque la empresa está siendo saboteada. Él mismo reconoce que los socios del fondo MP, de manera deliberada hicieron escasear los recursos financieros de la empresa y que el resultado de eso es un cuadro de falencia. La empresa tiene liquidez de más de 200 millones de dólares, sólo que está todo bloqueado por el fundo MP.

¿Cuál es su teoría?
El juez sucumbió a un chantaje, hecho con apariencia de legalidad. A no ser esa razón, nada más explica que haya dado una sentencia que él sabe que es contraria a la ley. Él sabe que decidió contra lo que dice el Código Brasileño de Aeronáutica, que es una ley federal, y que prohíbe terminantemente que el capital extranjero tenga más del 20% de las acciones con derecho a voto en una empresa aérea nacional. En estos momentos, con la decisión del juez Magano, el 100% de esas acciones y por lo tanto el control total de una línea aérea brasileña está en poder del capital extranjero. Y lo que es peor, está en manos de los llamados "buitres", que acaban de quebrar la ATA, una empresa aérea norteamericana en la que entraron e hicieron lo mismo que están haciendo con la VarigLog.

¿Tiene pruebas de ese "chantaje, hecho con apariencia de legalidad" y al cual habría sucumbido el juez?
Basta leer la sentencia, que está publicada en internet. El juez prácticamente lo declara. Él reconoce que el fondo MP está haciendo escasear, deliberadamente, los recursos financieros de la empresa casi llevándola a la banca rota, al mismo tiempo en que dice que la "propuesta" que el fondo MP le hizo es que, si nos excluye, se comprometen a liberar paulatinamente el dinero depositado en Suiza. Instantes antes que el juez tomara la decisión que nos excluyó de la sociedad, fue advertido -o amenazado, es una cuestión de punto de vista- por uno de los miembros del comité judicial que él mismo nombró, que yo no sé quien lo indicó, sólo sé que no fui yo, de que "¡Esa propuesta es lo único que puede salvar la empresa!", lo que además no es verdad, pues el juez, como tal, tiene otros mecanismos para hacer que esos dineros sean liberados, no habiendo razón, de ningún orden, para aceptar un chantaje.

¿Usted entiende que esa sentencia es un precedente judicial que puede ayudar a abrir los cielos brasileños al capital extranjero?
Pienso que sí. Después que nos excluyó de la sociedad, el juez le dio 60 días al Fondo MP para encontrar nuevos socios brasileños, o para entenderse con la ANAC, Agencia Nacional de Aviación Civil, que es el órgano del gobierno encargado de fiscalizar el sector. Si esto prevalece, y si todos son iguales ante la ley, entiendo que en este momento cualquier persona, brasileña o no, podrá tener una línea aérea por sesenta días sin socios nacionales, y por lo tanto sin la autorización del gobierno, desde que dentro de ese plazo encuentre un socio, o se entienda con la ANAC. Yo mismo, con base en esa decisión, entiendo que no estoy más restringido a vender mi parte o mis derechos en toda esta historia sólo a brasileños.

¿Cuál es su opinión acerca del juez Magano?
Le voy a dar la opinión de mi abogado, la cual comparto. Él me dijo que no cree que el juez sea venal, y que no conoce motivo alguno para pensar diferente. Piensa que el magistrado está bien intencionado, pero que le parece que es de esas personas que por sentirse bien intencionadas creen estar justificadas para hacer y poderlo todo, incluso decidir contra la ley. Me dijo que por su experiencia, esas personas normalmente tienen una percepción muy particular de las cosas, y que esa percepción no pocas veces es determinada por prejuicios que la persona tiene, o por pura ignorancia.

¿Por qué el diario "O Estado" de São Paulo publicó que para el juez usted era "palo-blanco" del fondo MP, y que esto habría pesado en su sentencia?
El juez cree, o quiere creer, no lo sé, puesto que las evidencias son todas en el sentido contrario, que fue el fondo MP que me convidó para la sociedad, como forma de burlar la ley que exige a brasileños en el comando de una línea aérea nacional. La verdad es que fue al contrario, fui yo el que convidó al fondo MP. Además de que la idea de comprar la VarigLog era mía, y de tener la capacidad de gestión, yo tenía una característica indispensable para la realización del negocio: ser brasileño. Por otro lado, si yo soy "palo-blanco" de ellos, no tendría sentido que les entregue la empresa. Al final de cuentas, o yo estoy completamente loco, o la conducta de quién usa un "palo-blanco" es siempre más grave que la del usado como tal.

¿El señor Lap Wai Chan, socio del fondo MP, que incluso reside en Brasil, lo acusó a usted de desviar algo en torno de 12 millones de dólares de la empresa?
Me acusó, pero nunca oficialmente. Lo hizo por medio de los diarios. Nada más.

¿No existe ningún proceso criminal del fondo MP, o del señor Lap Wai Chan en contra de usted por ese motivo?
Ni por ese motivo, ni por ningún otro.



¿Y de usted en contra de ellos?
Los estoy procesando civil y criminalmente. En uno de los procesos criminales, para no tener que responder, Lap Wai Chan mandó a su secretaria a decir que no residía más en São Paulo y que se había ido a vivir en Nueva York. En otro proceso, que es muy grave, a él y al argentino Santiago Born los investigan por sabotaje, atentado contra medios de transporte y estafa. Este proceso empezó con un pedido de investigación, hecho por mis socios y yo al Jefe de Policía de São Paulo a cargo del Grupo Especializado en Estafas en el Departamento Contra el Crimen Organizado/DEIC, que inmediatamente determinó que se iniciase la investigación, y pidió al juez una orden de allanamiento contra Lap Chan, Santiago Born y el fondo MP. En dos ocasiones, los fiscales del Ministerio Público Estadual fueron favorables al allanamiento. El juez de São Paulo encargado de decidir, ante la gravedad de los hechos, y destacando que pueden ser constitutivos de delitos más graves, incluso contra el sistema financiero y la seguridad nacional, le mandó la carpeta investigativa a un juez federal, en grado de urgencia. Este juez federal le mandó la carpeta al Ministerio Público Federal, que aceptó la investigación y también fue a favor del allanamiento. Todo eso ocurrió en apenas 18 días, en diciembre de 2007. Después de eso, el proceso extrañamente se paró, y hasta el día de hoy está igual.

¿Con base en qué usted los acusa de esos delitos?
Los hechos y circunstancias, con los documentos y pruebas de ellos, fueron analizados por los Decanos de Derecho Civil y Derecho Penal de la Universidad de São Paulo, que así como la Universidad de Chile es la más tradicional del país, y ambos declararon que el comportamiento del fondo MP, aparentemente lícito, está cubierto de mala fe. Según la opinión del Decano de Derecho Penal, las maniobras del Fondo, incluyendo las judiciales, forman parte de una serie de acciones destinadas a sabotear, impedir y dificultar las actividades de la VarigLog. Lo absurdo es que, con otras palabras, el juez Magano reconoció eso en la sentencia en que nos excluyó de la sociedad y aún así les entregó la empresa.

Usted mencionó un crimen de estafa.
Lap Wai Chan y Santiago Born intentaron transferir nuestras acciones para una empresa de propiedad de ellos mismos, denominada Voloex, pero que en realidad no pasa de un artificio ilegal para transferir nuestras acciones para el propio fondo MP, y de esa forma quedarse con la VarigLog entera para ellos, controlándola 100%, y eso está terminantemente prohibido por la ley brasileña. Incluso hubo un momento en que para tratar de quitarnos las acciones, ellos llegaron a colocar esa empresa Voloex en nombre de una hermana de Lap Chan que vive en São Paulo, llamada Chan Lup Wai Ohira.

¿A qué o a quién atribuye usted todo esto que le está sucediendo?
En asuntos de este tamaño, nunca hay un único motivo y tampoco un único responsable. Sin embargo, estoy convencido que una buena parte de todo esto se debe a mi ex-abogado, que me traicionó y ahora trabaja para el otro lado, llamado Roberto Teixeira. Sin él, y sin sus influencias, Lap Wai Chan y Santiago Born ya estarían presos por lo que están haciendo en Brasil.

¿Es cierto que el abogado Roberto Teixeira es amigo y "compadre" del Presidente Lula?
Exactamente.

¿Tiene usted pruebas de que Teixeira lo traicionó, que trabaja para la contraparte y que participa de todo esto que usted está denunciando?
Como enseña el dicho popular, "el diablo enseña a hacer, pero no a esconder". En una investigación iniciada en diciembre de 2007 por el Departamento de Narcóticos de São Paulo (Denarc), acerca de tráfico de drogas vía encomiendas aéreas, los policiales que estaban investigando llegaron al contador que montó una empresa para uno de los sospechosos. Esa empresa era la misma que recientemente fue transformada en Voloex, para ser usada por ellos como medio fraudulento para apropiarse de nuestras acciones. Continuando con las investigaciones, los policías fueron a la dirección donde está Voloex. En ese local fueron informados que en la oficina había una empresa hacía meses, sin funcionamiento, y que si alguien preguntaba por ella debía hacer contacto inmediato a una dirección y un teléfono que son del fondo MP.

¿Y dónde entra Roberto Teixeira?
En seguida, los policías del Denarc fueron hasta las oficinas del fondo MP, donde les dijeron que para cualquier información debían hablar con una abogada llamada Larissa, y les dieron un número de teléfono, que es el número del estudio jurídico de Roberto Teixeira, en São Paulo.

¿Qué piensa hoy de sus ex socios del Fondo?
Le respondo con un hecho. El abogado norte-americano Mark Palmer le escribió un e-mail a su cliente Lap Wai Chan diciendo así: "¡Como tú dices, bienvenido al tiempo real del mundo de los mercados emergentes, donde sagacidad y rapidez rápidamente se sobreponen a las leyes y a las reglas en la definición de los negocios!". Sepa usted que ese "mercado emergente" es Brasil, las "leyes y reglas" que con "sagacidad" pueden ser sobrepuestas son las brasileñas, y los "negocios", donde todo eso debe acontecer, son los que el fondo MP realiza en Brasil.

¿Como usted supo de ese e-mail?
Como le dije antes, el diablo no enseña a esconder. Por engaño, ellos copiaron ese e-mail para mi socio, Marcos Haftel. Por favor, permítame leerle una parte de lo que dijo el Decano de Derecho Penal de la USP acerca de esa frase, que como cualquier buen brasileño está indignado con ella: "la impactante indiferencia por las leyes y reglas de nuestro país, mencionadas como si hubiese anomalías brutales en el sistema jurídico nacional, demuestra claramente la naturaleza y el carácter de los inversionistas extranjeros. Verdadera conciencia mórbida de la supuesta superioridad que ellos sienten de estar por sobre las leyes y que miran para nuestro país como una ‘republiquita de bananas’. Si, grande territorialmente, pero incapaz, por sus deficiencias normativas, de impedir la criminalidad transnacional que, no raro, se disfraza de inversión. El regocijo de los inversionistas de estar por sobre las normas brasileñas y la reiterada utilización de medidas judiciales para desestabilizar la administración de VarigLog demuestran el antecedente, y también, el dolo, tan característico de los fraudes cuyas consecuencias sólo serán sentidas cuando aparezcan los perjuicios".

Pruebas a la vista
Documentos a los que tuvo acceso "El Periodista" dan respaldo a las acusaciones que hace el empresario brasileño: de hecho, existe un e-mail en inglés, enviado por Mark Palmer a Lap Wai Chan diciendo "As you say, welcome to the real time world of emerging markets, where wits and quickness quickly overtake laws and rules in defining deals!".
Es un hecho que algunos abogados que trabajaron para Audi hoy están haciéndolo para el fondo MP.
El histórico de la empresa "Voloex Participações e Investimentos Ltda", indica que: esa empresa inició sus actividades como micro-empresa en noviembre de 2000, tenía dos socios, estaba localizada en Santana de Parnaíba, una pequeña localidad al interior de São Paulo, su nombre era "Health Translating Ltda/ME, su capital social alcanzaba los mil reales (no más de 600 dólares) y su objeto social era "comercio de libros al por menor". Este histórico se mantuvo inalterado por más de seis años.
El 6 de septiembre de 2007 esta empresa de "Health Translating Ltda/ME" pasó a denominarse "Health Finance Participações Ltda.", su objeto social mutó de "comercio de libros" a "Holding de Instituciones Financieras", dejó de ser micro-empresa, de Santana do Parnaíba fue transferida para un barrio comercial noble de São Paulo y se retiraron los dos fundadores, ingresando en sus lugares una única socia, de nombre Chan Lup Wai Ohira. Ocho días más tarde, la antigua empresa de comercio de libros aumentó su capital social de mil a quinientos mil reales y cambió nuevamente el nombre, esta vez a "Voloex Participações e Investimentos Ltda". Por último, en noviembre de 2007, salió la socia Chan Lup Wai Ohira e ingresó en su lugar Volo Logistic LLC, empresa totalmente controlada por el fondo MP. El contrato celebrado entre la Volo Logistic LLC y la Voloex Participações e Investimentos Ltda., en que la primera, utilizando un contrato denominado "Put and Call Option" cede y transfiere a la segunda la totalidad de las acciones de los socios brasileños, está firmado por Lap Wai Chan como representante de la Volo Logistic LLC y por Santiago Born, en representación de la Voloex.
El 30 de octubre de 2007, el magistrado del Primer Juzgado Civil del Foro Regional de Pinheiros en São Paulo, Régis Rodrigues Bonvicino, reconoció que "dos días después de haber adquirido la Varig Logística S.A. (febrero de 2006), los embargantes (socios brasileños) se vieron obligados a firmar el referido contrato, en la medida en que en a esa altura no sería posible cancelar el negocio, ante toda la responsabilidad social, civil, tributaria y, eventualmente, criminal de los socios brasileños, en cuanto administradores y controladores de Varig Logística S.A. y de su controladora". El 4 de diciembre de 2007, la jueza Jane Franco Martins Bertolini Serra, del 40 Juzgado Civil de São Paulo, en relación a ese "Put and Call Option", observó que "el contrato en tela de juicio contiene más de una cláusula ilegal o abusiva". Después, esa misma jueza dijo que el fondo MP "escondió informaciones importantes, en la medida que ya había otra demanda, discutiendo el mismo contrato", y condenó al fondo MP por actuar de mala fe en el proceso. Ese mismo día, Mauro Guimarães Soares, Jefe de Policía de Represión al Crimen Organizado Especializada en Estafas, al solicitar una orden de allanamiento en contra de Lap Wai Chan y Santiago Born, argumentó que "después de la adquisición de la Varig Logística S/A, en febrero de 2006, aprovechándose de su poderío económico, los extranjeros obligaron a sus socios brasileños a firmar un contrato denominado Put and Call Option Agreement, el cual, en última instancia, permitiría a los extranjeros, mediante el pago de un precio vil, disponer de los socios brasileños la parte que a estos corresponde en la sociedad".
Dos fiscales del Ministerio Público del Estado de São Paulo fueron favorables al allanamiento en las casas y empresas de Lap Wai Chan y Santiago Born, y el 5 de diciembre de 2007, una de ellas, la fiscal Alessandra Andrez C. J. Borowski, llegó efectivamente a decir que la empresa "Voloex Participações e Investimentos Ltda y sus socios Santiago Born e Lap Wai Chan, puede estar envueltos en ilícitos civiles y penales".
El 29 de octubre de 2007, el Decano de la Facultad de Derecho Penal de la Universidad de São Paulo, Sergio Salomão Shecaira, opinando por la instauración de una investigación policial contra Lap Wai Chan y sus socios por el delito de sabotaje, ya había advertido que "parece claro que la seguridad del Estado brasileño, su economía y su soberanía están, concretamente, en peligro".
El 20 de diciembre del año pasado, el juez estadual Vinicius de Toledo Piza Peluso, hijo de uno de los ministros de la Suprema Corte de Brasil, envió a la Justicia y a la Policía Federal, "con urgencia", la carpeta de la investigación que ya se había iniciado contra Chan y Born, afirmando expresamente que "ante la gravedad de los hechos narrados, que pueden eventualmente caracterizar otros delitos, como está dicho en el parecer anexado por los requirentes, incluso contra el sistema económico-financiero nacional y contra los servicios de transporte aéreo, con claras repercusiones, incluso, en el sistema de defensa nacional, las investigaciones deben proseguir y profundarse".
Ocho días más tarde, Mauricio Zanoide de Moraes, profesor-doctor de derecho procesal penal de la USP, declaró sobre estos hechos que "puede haber sabotaje apenas colocándose zapatos entre los engranajes de las máquinas, como ocurría en la Revolución Industrial. Modernamente, y en situaciones tan sofisticadas y raras como las tratadas en el caso, puede el sabotaje derivar apenas y solamente de un atraso en el envío de valores para pagar la mantención de aeronaves". "Ese actuar sofisticado y perpetrado por varios medios, apenas aparentemente civiles, pero de posible intención criminal, fue muy bien notado y singularmente expuesto en el parecer penal de autoría del Profesor Sérgio Salomao Shecaira".