Año 6, N° 151, viernes 20 de junio 2008
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
D.O.S
¡No me preguntes en qué gasté la plata!
(Por Francisco Martorell)"El fondo de la DOS aún no puede cerrar sus operaciones de 2007 por encontrarse con observaciones en alrededor de un 64 por ciento de los proyectos financiados, sin que se haya iniciado investigación o cobro alguno a las organizaciones que no han cumplido las normas.

Si el Contralor General de la República (CGR), Ramiro Mendoza, hubiese acogido la petición que le hizo el ministro Francisco Vidal cuando asumió por segunda vez esa cartera, serían tiempos más fáciles para algunas reparticiones públicas que dependen del vocero de Gobierno.

El ministro quería que la CGR se instalara permanentemente en su ministerio y todos los servicios relacionados para realizar una "auditoría integral", es decir, vigilar in situ todos los actos de la administración.

Probablemente se habría destapado antes el escándalo del Consejo de las Américas, encargado de gestionar los 39 millones de dólares que entregó el Fondo Global contra el SIDA a Chile para combatir la enfermedad y sobre el cual pesan serias denuncias de corrupción, especialmente sobre su ex director Jorge Osorio.

Según se ha acreditado, pese a que su cargo era "ad honoren", Osorio recibió varios pagos, viáticos y préstamos injustificados desde el Consejo a sus cuentas personales.

La "auditoría integral", solicitada por Vidal, habría corroborado una suerte de combate interno de bandos en el Consejo entre Osorio y el ex director de finanzas de la entidad, Cristián Moscoso. Ambos ejecutivos serían parte de manejos irregulares de recursos en beneficio propio. Intrincado enredo, en el que también tendría parte un anterior director de finanzas de la entidad, el sociólogo Germán Appel, quien durante el 2007 prestó servicios remunerados al mismo ministerio Secretaría General de Gobierno.

MIRADA PROFUNDA

El trabajo de la Contraloría, si es que ésta hubiera seguido las sugerencias de Vidal, habría podido detener a tiempo o descubrir irregularidades, como las que afectan a otra repartición de su cartera, la División de Organizaciones Sociales que dirige el PPD Francisco Estévez.

Varios medios de comunicación han destacado que Jorge Osorio fue socio de Estévez en la creación durante los ‘90 de la Fundación Ideas, la cual a su vez era parte de la gestión del Consejo de las Américas y que fue dejada por el director de la DOS al asumir su cargo.

Lo que no había trascendido, hasta ahora, es que el ex socio de Estévez integró el Consejo del Fondo para el Desarrollo de la Sociedad Civil que gestiona la DOS, el cual es una instancia de gobierno destinada a financiar proyectos de ONGs y que padece de un desorden administrativo similar al que se descubrió ya en el Consejo Para las Américas. Las irregularidades se parecen bastante a lo que ya se vio en Chiledeportes: simulaciones de actividades y proyectos que se ganan concursos, que reciben aportes públicos, pero que no se realizan o se realizan a medias.

El Fondo de la DOS aún no puede cerrar sus operaciones de 2007 por encontrarse con observaciones en alrededor de un 64 de los proyectos financiados, sin que se haya iniciado investigación o cobro alguno a las organizaciones que no han cumplido las normas.

Pese a este desorden administrativo, el concurso de 2008 ya se realizó y se adjudicaron todos los recursos, aunque los proyectos no se han iniciado porque la Contraloría cuestiona la calidad de las garantías que ofrecen las entidades a las cuales se les traspasan los fondos. La DOS quería entregar los recursos sin pedir garantía alguna de fiel cumplimiento a las entidades que se ganan los proyectos, cuestión que fue prohibida por el organismo contralor.

Según personal de la DOS que solicita no ser nombrado, el desbarajuste interno llega incluso a la existencia de "sobresueldos". Ponen como ejemplo a dos choferes del organismo que además de su contrato reciben honorarios adicionales mensuales y, lo que es aún peor, existen al menos dos personas que reciben honorarios durante años, aunque nadie de los que trabajan en la DOS los conoce o sabe qué hacen.

"CHILEDEPORTES SOCIAL"

El Fondo para el Desarrollo de la Sociedad Civil, administrado por la DOS, maneja alrededor de mil millones de pesos al año con el objetivo de apoyar financieramente el desarrollo de organizaciones sociales que realizan actividades de interés público.

El organismo administra estos recursos mediante concursos a los cuales la juntas de vecinos y organizaciones ciudadanas, la mayor parte de ellas "progresistas", postulan para realizar actividades financiadas por el Estado.

El problema es que a la hora de rendir la correcta ejecución de los fondos, la rigurosidad de los "ejecutores" y la decisión del organismo de hacer cumplir las normas flaquean, constituyéndose un cúmulo de proyectos no realizados o simulados sólo para justificar el aporte estatal.

Hasta ahora, la DOS no ha iniciado investigación alguna sobre la materia, siendo la principal responsable de los fondos la ex jefa del departamento de Fortalecimiento de la Sociedad Civil, Ximena Rivillo, militante PPD y cercana al Ministro Vidal, que hoy se encarga de las oficinas de información en la DOS.

La muestra más evidente es que hasta casi concluido el primer semestre de 2008, la DOS no ha podido cerrar y cuadrar el otorgamiento y revisión de los fondos girados el 2007, pese a que las organizaciones que han gastado estos recursos tienen la obligación de utilizarlos, realizar las actividades y entregar las rendiciones de los mismos sólo hasta diciembre. El fondo de 2006 fue cerrado en octubre del 2007.

Internamente son varios los memorandos, informes y minutas que han circulado entre las jefaturas, incluido el director del organismo, pero hasta ahora, no se logra "conciliar" las cuentas.

Algunos de estos documentos, a los que tuvo acceso El Periodista, relatan situaciones difíciles de comprender en un país que pasó por el trauma del MOP-GATE, los acuerdos Insulza-Longueira y la comisión presidencial de probidad y transparencia.

Por ejemplo, la Fundación Museovivo, la Unión Comunal de Clubes de Adulto Mayor de San Ramón, el Centro Cultural Indígena Kalfumallen, el Centro Cultural Palabras de Mujer, el grupo Juventud Alerta y varias decenas de juntas de vecinos y organizaciones no gubernamentales presentan proyectos en los que no se han realizado rendiciones o que han rendido gastos que no tienen relación con los proyectos adjudicados, la mayor parte de ellos son "encuentros culturales y ciudadanos".

Se ven en los informes boletas de supermercado, servicios básicos y otros gastos sin respaldo, como "movilización". Por ejemplo, como rendición de los Encuentros para la Multidiversidad Ciudadana, la fundación Museo Vivo, rinde boletas que consignan gastos de pañales, chupete, leche Nido Crecimiento, según el memo interno 194 de la DOS. Además la actividad rendida se realizó cuando formalmente el proyecto ya se había concluido. Museo Vivo, por otra parte, está dirigido por Margarita Ovalle, pareja de Jorge Osorio, el mismo involucrado en las platas del SIDA.

En el memo ya mencionado, enviado por la jefa de la Oficina de Administración y Finanzas de la DOS, Fanny Santander Muñoz, al director Francisco Estévez, con fecha 29 de mayo de 2007, se da cuenta que para rendir los 12 millones 690 mil pesos otorgados para la actividad Museo Vivo incurrió en gastos que "no justifican su pertinencia y necesidad dentro del proyecto". Esos gastos fueron vinos, cervezas, oleos, masajes e incluso sesiones de SPA.

Para el Proyecto "Encuentros itinerantes de Adulto Mayor en San Ramón" la DOS traspasó a la unión comunal un millón 470 mil pesos para una actividad en la que debían participar 800 personas como beneficiarios directos. La única rendición fue una boleta de honorarios de un millón de pesos, por dos almuerzos y un cóctel para 300 personas, pero el informe final de gestión del proyecto consigna que se hicieron dos actividades, el 27 de octubre y el 3 de noviembre de 2006 y que asistieron menos de 40 personas a cada una. ¿En qué se gastó el resto de los recursos? La DOS no ha hecho oficialmente nada para saberlo.

Otras organizaciones han realizando dos proyectos iguales en distintas fechas y, en una práctica que se repite, hay varios encuentros, con el mismo formato, programa e invitados que aparecen realizados dos veces por dos organizaciones distintas. En este caso están la Unión Comunal de Clubes de Adulto Mayor de Paine y la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Paine; el Club Cultural Ciclismo de Montaña y el Club Ciclista de Conchalí.

Para estos dos últimos proyectos, según consigna el memo 168 de la DOS de mayo de 2007, ambos clubes de ciclistas postularon con proyectos iguales y en sus respectivos informes financieros consignan facturas y boletas de los mismos proveedores y con números correlativos. Es decir, hicieron la misma actividad, en la misma fecha y compraron las mismas cosas a los mismos proveedores. Todo, con recursos ganados en concurso ante la DOS. En el informe final entregado por ambas agrupaciones, lo único que varía, señala la documentación, es el nombre del proyecto.

El caso de Paine es aún más llamativo. Los proyectos y las respectivas rendiciones de actividades no sólo son iguales, sino que además la Unión Comunal de Clubes de Adulto Mayor de Paine y la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Paine presentan en los informativos listas de asistentes y fotografías de los eventos financiados por la DOS. Las listas son idénticas y las fotografías son las mismas. Es decir, el Fondo para el Fomento de la Asociatividad financió dos veces, a dos organizaciones distintas, la realización de una sola actividad.

Nada de esto ha sido objeto de acción alguna por parte del organismo, ya sea solicitar la restitución de los fondos u ordenar una investigación interna.

Otra situación extraña es la de la Junta de Vecinos Nº 11 de la IV Región, que confiesa que postuló al fondo "a nombre" de una entidad sin personalidad jurídica y que fue esta última la verdadera ejecutora del proyecto, se trata de la Red de Prevención Pampa.

Los problemas continuaron durante 2007, cuando el Director de la DOS adjudicó proyectos y giró recursos a 8 organizaciones cuyos proyectos habían sido declarados no admisibles en el proceso regular, entre ellas se cuentan el Instituto de Ecología Política, la Corporación para el Desarrollo Sustentable, la Corporación programa Caleta Sur, la Fundación Margen, la Corporación "Las Manos" y la Fundación Ciudadana para las Américas (donde nuevamente se repite el nombre como director ejecutivo de Jorge Osorio, ex socio de Francisco Estévez, actual director de la DOS, y ex miembro del jurado que ahora le asigna recursos aunque no cumple los requisitos).

Tal situación fue denunciada en la resolución 200 por Felipe Araya Garnica, funcionario de la Oficina de de Administración y Finanzas de la DOS, quien dijo que "los proyectos declarados con observaciones (los ya mencionados) fueron modificados sin mi consentimiento" y con corrector, además tampoco fueron adjuntados los requisitos que faltaban en las postulaciones, por lo que solicitó que se anularan. Lo que no se hizo.

Sobre todas estas denuncias El Periodista quiso conocer la opinión oficial de la DOS, pero finalmente la entrevista no pudo realizarse. La respuesta implícita para nosotros es, al parecer, no me preguntes en qué gasté la plata.

Desorden en fondos sociales del Gobierno se asemeja a un Chiledeportes social, ¡No me preguntes en qué gasté la plata!
Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Brasil
Buscador
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine