Año 6, N° 151, viernes 20 de junio 2008
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Susan Sarandon
“McCain es peligroso para todo el mundo”
(Por Cynthia Valdivia E.)De temas políticos, algo que a ella le fascina, hablamos en Madrid con la actriz Susan Sarandon, protagonista de filmes como “Thelma y Louise” y ferviente activista proderechos humanos y contraria la invasión a Irak. Fascinada con Barack Obama, de quien dice que es “el cambio” que su país necesita, alerta sobre la peligrosidad de la política exterior y el temperamento del candidato republicano.

Notablemente afectada por el jetlag, bebiendo coca-cola y un poco más relajada, luego de caminar por una de las principales calles de la capital española, Susan Sarandon no tuvo problemas en hablar con El Periodista sobre el panorama político-social de Estados Unidos.
Llegó a Madrid a presentar su última película, "Aritmética Emocional", precedida de la fama que le otorgan más de una decena de filmes, entre ellos "Pena de Muerte" por el que ganó un Oscar en 1996.
Defensora de los Derechos Humanas, activista contra la invasión a Irak, causa que le costó una detención, y partidaria de Barack Obama, la actriz nacida en 1946 en la ciudad de Nueva York, está casada desde 1987 con el también actor Tim Robbins a quien conoció en la película "Los búfalos de Durham".

Por estos días se ha llevado a cabo un juicio a un grupo de activistas en la base militar estadounidense de Guantánamo. Sabiendo la labor que ha hecho, sobre todo durante la invasión contra Irak, qué recuerda de esa época...
Bueno, no me han llevado a Guantánamo aún (suspira). Recuerdo que hubo momentos dolorosos y solitarios. Fue al empezar la guerra, había grupos de ultraderecha, (si se puede decir pues no están totalmente catalogados) que se tomaron la radio, la prensa, en fin, fue la peor época que hemos pasado. La prensa sobre todo, se aprovechó de ese caos, para publicar artículos sobre mis hijos que no eran ciertos. Les hicieron mucho daño, los amenazaron... Creo que el peor sentimiento es sentirse que estás separada de tu tribu. En ese entonces, EEUU era un lugar que daba miedo. Todo el mundo prefería callar y no cuestionar.

¿Su carrera se vio afectada?
Hubo eventos que se cancelaron por mi presencia, porque estaba involucrada en ellos, sobre todo porque era una de las principales personas que estaba "cuestionando" al Presidente antes de ir a la guerra.
Me escribían cartas con amenazas, creo que mi teléfono estaba intervenido.
No sé si pueda probar que perdí trabajos porque Hollywood, en alguna forma, no es político, aunque éramos muy pocos los que formábamos estas manifestaciones en contra de la guerra. Tengo que decir, que en esos días era necesario castigar y acallar a aquellos que hacían preguntas. Era importante mantener a la población con miedo y así reducir los derechos civiles más y más. Y la prensa cooperó completamente en la reducción de ellos.

Una activista, una actriz, parecen dos cosas muy opuestas. ¿Cómo llega a ser ambas cosas, cómo las combina?
Nunca estudié actuación así que cualquier cosa que haga lo invento, lo que te demuestra que cualquiera puede actuar. Está mucho en la intuición y, si tengo que defenderme, la uso, como el intelecto al elegir mis papeles. Creo que tienes que creer en ti primero.
Por otra parte, sé escuchar y eso ayuda. También desarrollar la imaginación y la empatía te ayudan a estar presente. Ése es el primer paso para convertirte en una activista. Porque si te puedes imaginar a una madre que pierde a un hijo en una guerra y luego empatizas con esa mujer, es difícil no hacer algo acerca de eso, de ahí que no puedes dejar de no involucrarte. Nunca decides volverte activista, no es una profesión ni un oficio, simplemente lo eres.

Junto a su pareja, el actor Tim Robbins no sólo ha trabajado en la pantalla grande, sino también ha luchado con usted. ¿Cómo lo llevan sus hijos?
Llevo junto a Tim casi veinte años, hemos cambiado, pero seguimos compartiendo esas inquietudes, nos apoyamos si, pero no nos dejamos inducir por el otro. Y con mis hijos, ya están grandes y no los puedo tratar como niños. Pero la cosa es similar. Aunque nunca los llevé a una manifestación, siempre les expliqué qué podría ocurrir, qué haría en ella y que existía la posibilidad que me llevaran a la cárcel. De hecho, más de alguna vez llegué a casa con las esposas que me habían puesto, para enseñarles qué pasaba. Bueno, ahora ya tenemos amplitud para hablar de muchas cosas, de hecho ellos están muy emocionados con la campaña de Obama.

"OBAMA ES EL CAMBIO"
¿Qué opina que Barack Obama sea el candidato demócrata?

Creo que es fantástico, es una posibilidad de cambio. Su aparición y toda su campaña se veía tan imposible como lo que sucedió en Paraguay con su presidente Fernando Lugo: él no tenía dinero y nadie sabía quién era. En cambio, ella –Clinton– es la máquina y tiene todo el dinero. Se había hecho un trato de que continuaría con la dinastía Clinton. Y ha sido la gente, que ha aportado dinero para que la campaña de Obama surgiera y así, poco a poco, las cosas han cambiado. En un principio yo apoyaba a Edwards, pero cuando tienes al primer candidato negro, a la primera mujer y a un tipo blanco, éste último lo tenía todo perdido. Ni la prensa le hacía caso.

Ha tenido oportunidad de conocer a Obama, qué es lo que lo hace diferente, qué es lo que la lleva a confiar en él…
Conocí a Obama recientemente, la forma de que ha llevado su campaña es un gran indicativo de cómo podría hacerlo en la Presidencia. Realmente escucha a la gente, es curioso, ha viajado y sabe del mundo, ¡ha viajado! cosa rarísima comparándolo con nuestro actual Presidente que fue una burla en cuanto a conocimiento de cultura general; está dispuesto a hablar con la gente que puede representar una amenaza, entablar un dialogo sin contestar con otra amenaza, lo que seria un cambio radical en mi país.
En los últimos ochos años, la diplomacia norteamericana ha tenido la estúpida idea de hablar con gente que piensa y hace lo mismo que nosotros. Y la diplomacia premia eso.
Y con los que no están de acuerdo simplemente no se les habla lo que es realmente estúpido.

Todo el mundo se pregunta si seria una buena dupla Obama en la presidencia y Hillary como vicepresidenta…
Ella aún no ha dicho que quiere ser vicepresidenta. Lo único que ha afirmado es que (se detiene y cambia a un tono sarcástico) "debemos curar los daños del pasado". Pero siento que todo lo que sale de ella, es todo una hipocresía, su supuesta vicepresidencia sería una hipocresía porque a ella no le interesa el cambio en absoluto. No ayudaría a Obama en lo absoluto. Hay muchas mujeres mejores que ellas en el partido, que podrían estar a su lado. Sin embargo, creo que Obama no ganaría nada teniéndola en su gabinete. Ella es una mujer completamente política y no humana.

Pero Hillary Clinton parecía la respuesta lógica para Estados Unidos. Quiero decir, una mujer al mando respaldada por lo que fue el mandato de su marido, sin duda todos esperaban eso. ¿Qué podría decirse que falló en este intento?
Vamos a ver, ella es senadora de mi Estado, soy de Nueva York. Muchas mujeres la apoyamos en tiempos pasados. Y cuando vino la guerra, cuando comenzó, ella fue un tremendo desastre como persona, nunca dijo nada, no se manifestó, no tomó posición para nada, se escondió. Por lo mismo, perdió a muchas mujeres que estuvieron allí para ella. Y la forma en la que ha llevado su campaña (enfatiza) es simplemente una mentira.
Sé que habrá muchas mujeres que estarán defraudadas que no haya una mujer en la candidatura presidencial, pero creo que lo importante es que sea la mujer correcta y no cualquiera. O sea, a lo que me refiero, yo no apoyaría a Condoleezza Rice, jamás fui una fanática de Margareth Thatcher, creo que tienes que saber lo que realmente significa el feminismo y sus diferencias con la política. No debemos actuar según género, sino que mirar sobre él, ir más allá.

¿Qué hay de eso que declaró hace algún tiempo, acerca de que si ganase las próximas elecciones el candidato republicano John McCain, usted se iría del país?
Es sorprendente como lo que digo sale a la luz, es tan importante y se masifica de una manera tan rápida, en cambio nadie le prestaba la atención a Colin Powell en su trabajo en la Naciones Unidas.
Lo que dije es que esta es una elección crítica y decisiva. Pero que tengo fe en los estadounidenses. Considero que la política exterior y el temperamento de John McCain son realmente peligrosos no sólo para el país, sino para el mundo. Y pienso en la seguridad de mi familia si él ganara, por ejemplo en un supuesto bombardeo a Irán que podría estar en la agenda de los republicanos, y claro, ahí pensaría si querría quedarme en Nueva York.
Por desgracia, la gente ha simplificado mi comentario, y lo han presentado como si yo me enfadaría mucho por el simple hecho de ver ganar a McCain y me iría, sin lo argumentos que acabo de decir. Como si fuera un capricho. Obviamente, he estado enfadada y disgustada por los últimos ocho años y no me he ido aún.
Espero que ahora que Hillary Clinton ha dejado las primarias demócratas, sirva para que se deje de repetir las cosas que yo digo y más que todo, de malinterpretarlas, porque a mis hijos les encanta Nueva York y sus vidas y no quieren mudarse a Montreal.

Invasión a Irak
"Una guerra de civiles contra civiles

Usted protagonizó "En el Valle de Elah", una película en la que se critica la forma en que eran tratados o transformados los soldados que participaron en la invasión de Irak. ¿Podríamos decir que en el cine ya está manifestando las primeras críticas hacia Estados Unidos en cuanto a ese tema?
No fue una crítica a los Estados Unidos. Lo que se mostraba en esa cinta es cómo cuando envías a gente brillante a la guerra, ellos cambian. Sin duda, es una total crítica a la guerra. Y en esto hay que hacer una distinción: en Norteamérica hay dos tipos de guerra, la política que se hace en el país donde todos hablan y opinan, demagogia pura. La verdadera es en la cual la gente muere sin razón aparente. Para hacer una idea, en el país realmente todo este conflicto de Irak sólo afecta a un uno por ciento porque está lejos, no es como Vietnam, en ella hubo un reclutamiento. Los chicos que han ido a Irak, lo han hecho. Nos enfrentamos a su regreso, y qué sucede: los veteranos de Irak permanecen en la sombra, nadie les pregunta nada, no aparecen en las noticias, no tienen la oportunidad de contar lo que realmente pasó allí. Y para colmo, Bush acaba de derogar una ley de apoyo a los veteranos de guerra. Ese apoyo que necesitan al regresar se los ha quitado. Y así seguimos enviando a estos jóvenes una tras otra vez. A nadie le importa lo que les pasa interiormente, en sus espíritus, en sus cabezas.

Y eso tiene consecuencias importantes en la sociedad también, después de todo, son niños jugando a la guerra…
Por supuesto, hay una tasa altísima de suicidio, de violencia en sus hogares. Ellos vuelven con sus armas, y deben enfrentarse a un mundo donde realmente la guerra no existe, es lejana, es falsa. Peor aún, deben vivir con lo que han hecho para sobrevivir, y son cosas horribles, porque ésta ha sido una guerra de civiles contra civiles, matan bebes, mujeres, anciano. No puedes mandar a alguien y esperar que vuelva de la misma manera.

¿Cuál es el grado de conciencia que hay entre los norteamericanos, acerca de cómo afectan estas decisiones de sus gobernantes? ¿Se sabe, se comenta?
Pues primero creo que se debería llamar a referéndum para que la gente en EEUU entendiera que existe vida fuera de su país y cómo afectamos al resto del mundo. La mayoría no sabe qué pasa fuera. Me gustaría que la gente saliera del país. En Estados Unidos la gente cree que los iraquíes están felices de tenernos allí, y que los estamos ayudando. Nos dan las gracias. Eso es lo que se oye, al menos que no se intente buscar un medio alternativo de comunicación. Como mucho una noticia que no dura más que un día, entonces lo que escuchan de los voceros de gobierno y lo que creen es que la guerra va genial y todos están felices, en todo el mundo. Volviendo al jardín del Edén, algunos quieren comer de la manzana envenenada y otros no. A veces es más fácil creer una mentira que soportar una verdad.

Susan Sarandon, actriz y activista, “McCain es peligroso para EEUU y el mundo”
Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Brasil
Buscador
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine