Año 6, N° 154, viernes 08 de Agosto 2008
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Helios Nogués
“No le creo a la fiscal Grace Salazar”
(Por Equipo El Periodista)El profesional chileno radicado en Sao Paulo y que siguió muy de cerca el caso Chat, por la amistad que lo une al empresario que fue acusado por la ahora ex fiscal Grace Salazar, analiza desde Brasil la destitución de la prosecutora talquina.

La fiscal de Talca, Grace Salazar, fue destituida de su cargo, por la responsabilidad que le cupo en una causa donde debía acusar a 16 narcos y que se atrasó, posibilitando la libertad de todos los inculpados.
La decisión fue tomada por el titular de la fiscalía regional, Juan Pablo Kinast, y ratificada –luego de la apelación de Salazar– por el titular de Ministerio Público, Sabás Chahuán.
La prosecutora destituida, a su vez, anunció que apelaría ante los tribunales por la medida, a la que calificó de injusta y la asociación que reúne a los fiscales, señaló que la apoyaría, no descartando acudir a organismos internacionales.
Mientras tanto, en otros lugares de Talca, la medida contra la fiscal fue recibida como una reparación tardía, pero necesaria, por la situación que vivió el empresario José Selim Chat y su empleado, Valerio Bravo, quienes estuvieron un año en prisión preventiva por los cargos de Salazar, los que fueron desvirtuados en un segundo juicio ordenado por la Corte Suprema.
El abogado chileno radicado en Sao Paulo, experto en criminalística y amigo de José Chat, quiso analizar desde su óptica lo ocurrido con Salazar y las implicancias del error que posibilitó la libertad de los narcos.

Usted, por su participación en el caso Chat, conoció a Grace Salazar. ¿Cómo calificaría su actuación en dicho caso?
En la época denuncié a la fiscal Salazar Barra ante el Fiscal Regional Fernando Coloma Amaro y posteriormente ante el Fiscal Nacional, Guillermo Piedrabuena. La responsabilicé de haber tergiversado pruebas para acusar y obtener la prisión preventiva de Valerio Bravo y de haber mentido e inventado pruebas contra José Selim Chat con ese mismo objetivo, favoreciendo con su conducta a los dueños del edificio intencionalmente siniestrado, sospechosos naturales del delito de incendio y uno de los empresarios más ricos y poderosos de la región.
El Fiscal Regional la protegió, afirmando que nada había de errado en el comportamiento de Grace Salazar. Piedrabuena, entre tanto, la sancionó. Es importante dejar en claro que ella fue sancionada exclusivamente por lo que le hizo a Valerio Bravo. Cabe consignar además que, extrañamente, el sumario administrativo contra Salazar se preocupó de investigar exclusivamente las denuncias en relación a lo que ella le hizo a Bravo, omitiéndose acerca de Chat. Hasta el día de hoy no sabemos por qué los dos fiscales regionales que investigaron el caso no se preocuparon en saber por qué la Fiscal Salazar, sabiendo que era mentira, le dijo al juez de garantía que decretó la prisión de José Chat que éste había "sacado las cosas y quemado el negocio para cobrar el seguro" y que "en los escombros sólo había dos máquinas", siendo cierto e indiscutible, insisto, que ella siempre supo que eso no era verdad, puesto que el Inventario Físico elaborado por los liquidadores oficiales y fotografías de los objetos encontrados demostraban la presencia, entre los escombros, de la totalidad de las máquinas aseguradas por Chat.

Ella fue sumariada además por tergiversar a un testigo en ese juicio... ¿Cometió otros errores?
Ante lo que hizo Grace Salazar en el caso Chat, la palabra errores debe ser colocada entre comillas, entre muchas comillas, y le digo por qué: inmediatamente después de haber formalizado a Bravo y Chat por el delito de incendio doloso, el 6 de mayo de 2004, ella fue advertida de que las cosas aseguradas por Chat estaban entre los escombros, y por lo tanto que la acusación contra él y su empleado era improcedente. Además, ella fue advertida que Chat no tenía documento protestado alguno en el momento del incendio y que él era el único perjudicado con el siniestro, a diferencia de los dueños del edificio, que tenían enormes deudas, protestos, acciones judiciales de cobranza, y que fueron extremadamente favorecidos con lo ocurrido. Sintomáticamente, además, habían sufrido una semana antes otro incendio, en otra de sus muchas propiedades, también de forma intencional y con "modus operandi" similar al incendio que destruyó el edificio donde funcionaba la Heladería El Rey, que ocupaba apenas un 25 por ciento del inmueble, siendo que el otro 75 por ciento estaba desocupado hacía muchos años y se encontraba en total estado de abandono e insalubridad.
A pesar de que fue advertida de todo esto, y de otras cosas no menos importantes, la fiscal Salazar insistió en acusar a Chat, llevándolo a juicio oral en enero de 2005 bajo la misma imputación falsa, de "haber sacado las cosas y quemado el negocio para cobrar el seguro", en lo que fue acompañada justamente por los dueños del edificio, que no contentos con su extrañísima situación y conducta, dividieron con ella la tribuna de acusación.

¿Quedó conforme usted y su amigo, José Chat, con los resultados del sumario?
¡Claro que no! El Ministerio Público está debiendo mucho. Debe, por ejemplo, la investigación contra Grace Salazar por lo que le hizo a Chat. La sensación que quedó con el sumario contra ella fue que investigaron sólo las denuncias que tenían una "explicación". Lo que no se podía "explicar", simplemente no fue objeto del sumario. Le doy un ejemplo, que no tiene que ver directamente con Chat o Bravo, pero que hizo parte de la no investigación: Grace Salazar, para justificar el haber inventado una supuesta declaración de la polola de Valerio Bravo, dijo que en la audiencia de formalización había dos policías de Investigaciones sentados atrás de ella y que habían sido esos dos funcionarios los que le habrían informado acerca de esa declaración. Lógicamente, se le tomaron las declaraciones a esos dos policías, los que negaron fehacientemente lo dicho por la Fiscal. O sea, o ella o los policías estaban mintiendo ante un Fiscal Regional que investigaba un caso grave, donde dos ciudadanos inocentes habían estado presos y privados de su libertad por mas de un año por causa de las "imprecisiones" de la fiscal Salazar. Ocurre que el Fiscal Regional que investigaba se conformó con ello y no hizo diligencia alguna para aclarar quién estaba mintiendo. Pero aún más: ese mismo Fiscal Regional opinó que Salazar no había tenido la intención de mentir, sugiriendo que fuera sancionada sólo porque no había colocado por escrito lo que había oído de esas personas, o sea, un "descuido", o si usted quiere, un "equívoco" de la fiscal. En esa misma investigación, para justificar su ausencia en una diligencia, ella dijo que estaba de vacaciones, lo que después se comprobó era falso. Una vez más nada ocurrió, seguramente porque entendieron que se trataba de otro "equívoco" de la fiscal.

Esta es la cuarta vez que Salazar fue sumariada y dos veces, además del caso Chat, fue por acusar fuera de plazo. Ella dice que llegó tarde por la sobrecarga de trabajo... ¿Usted le cree?
No, no le creo...

Dijo que estaba amenazada de muerte...
Tampoco le creo, pero es posible. Si es verdad que está siendo amenazada, no creo que sea porque respetó los derechos de esas personas que ahora la amenazan. No nos podemos olvidar jamás que todo ciudadano es inocente hasta que exista contra él una sentencia condenatoria definitiva. Parece, entre tanto, que algunos fiscales faltaron a clases el día en que eso fue explicado.

Si no le cree... ¿qué piensa usted que pudo haber sucedido en estos casos y, especialmente, en el último donde 16 narcotraficantes quedaron en libertad por el atraso de la fiscal Salazar?
Como no tengo elementos concretos sobre el caso de los 16 narcos, prefiero hablar en un plano abstracto, hipotético, usando la experiencia que tengo con situaciones de corrupción: Imagínese un miembro del Ministerio Público corrupto y que es acusado de corrupción públicamente, con nombre y apellido, formalmente y por todos los medios de prensa. Una consecuencia es automática: nadie más quiere hacer "negocios" con ese fiscal corrupto, pues pasa a ser muy arriesgado. Consecuentemente, ese fiscal pasa a "ganar" menos dinero y a tener que vivir con su sueldo solamente, pero como está acostumbrado a una vida mejor le es muy difícil volver a una vida mas simple, sin camionetas caras, con casa más simple y no en condominios exclusivos, sin fiestas ni discotecas, pocas joyas, sin ropas finas y caras, hijos en escuela pública y no en la más cara de la ciudad, etc. Desesperado, ese fiscal puede perfectamente hacer un acuerdo del tipo de perder un plazo que resulte en la libertad de 16 narcos. Es importante que se diga que si el fiscal que perdió el plazo no tiene malos antecedentes, estamos obligados a creer en él, lo que no significa que lo dejemos impune. Pero si tiene tales antecedentes, lo mínimo que debemos hacer es investigarlo no sólo administrativamente sino sobre todo criminalmente, empezando por la quiebra de todos sus secretos: bancario, fiscal y telefónico. No hacerlo es, a lo menos, ingenuidad.

José Chat interpuso varias acciones judiciales contra Grace Salazar, la aseguradora Mapfre y los abogados de ésta, ¿perjudica a esas causas que el MP haya destituido a la Fiscal?
Me parece muy temprano para hacer esta evaluación. Prefiero esperar un poco.

Helios Nogués, abogado, “No le creo a la fiscal Grace Salazar”
Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Brasil
Buscador
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine