Año 6, N° 155, viernes 22 de Agosto 2008
InicioPortadaPublicidad¿Quiénes somos?
Marruecos
La puerta de entrada al norte de África
(Por José Pablo Cordero)Cuna de invasiones, disputas territoriales, grandes imperios y gobiernos monárquicos.

Durante siglos, Marruecos ha atraído a poetas, artistas, escritores y aventureros en busca del exotismo que profesan sus tierras.Para muchos viajeros representa el primer contacto con África y la cultura islámica. La experiencia, sin duda, no deja indiferente a nadie. Aguarda un país fascinante y desconcertante, lleno de contrastes, paisajes diversos, y una mezcla de aromas y sensaciones irrepetibles que cambian a cada minuto.

ALEJADO DEL SOL PONIENTE

Situado en el extremo occidental del continente negro y separado de Europa por el estrecho de Gibraltar, este país es el nexo del mundo árabe y musulmán con la cultura de Occidente. Marruecos era conocido por los antiguos árabes como Al-Maghreb Al-Aqsa o la tierra más alejada del sol poniente. Un territorio caracterizado por su intelectualidad, donde grandes universidades y centros de estudios profundizaban el conocimiento y las prácticas musulmanas de la época.

Este rincón de África ofrece infinitas aristas al viajero, empezando por una gran diversidad geográfica, que incluyen cadenas montañosas como la del Rif y el Atlas, largas zonas costeras y el comienzo del gran Sahara en las anaranjadas dunas de Merzouga. Además, mantiene una tradición artística y cultural increíblemente rica.

A esto se suman las imponentes ciudades medievales de Fez, Meknes y Marrakech, las cuales conviven con las cosmopolitas Rabat y Casablanca. Finalmente, su rica historia nos hereda ruinas romanas, grandes fortalezas de barro y una serie de majestuosos monumentos islámicos.

20 MIL AÑOS

Aunque los restos arqueológicos encontrados demuestran la presencia humana en la zona desde casi 20 mil años A.C., sólo a partir del año 5 mil A.C. hay registros de las primeras creaciones artísticas, principalmente grabados hechos por las etnias originarias del norte. Estas, llamadasen su conjunto bereberes, poblaban la región desde hace más de 3 mil años. Durante siglos, los bereberes se mantuvieron impenetrables a la dominación e influencia de otros pueblos expansionistas como los fenicios y romanos que se fueron asentando en sus costas.

En el siglo III se produjo una revolución cultural importante que marcaría el futuro de otros muchos pueblos cercanos: la llegada del cristianismo. Pero nuevamente, la población autóctona bereber se mantuvo en gran medida fiel a sus creencias y cultura tradicionales. Sólo apartir del siglo VII, que marcó la presencia de los primeros emigrantes árabes, comenzó a cambiar esta impermeabilidad cultural. Así, poco a poco, el Islam se convirtió en la guía religiosa y cultural de esas poblaciones a lo largo de los siglos siguientes, y hasta nuestros días. Al mismo tiempo que portadores de la nueva cultura, los emigrantes y conquistadores árabes se hicieron con el control político, relegando a la población autóctona a posiciones socialmente menos relevantes.

Marruecos fue una de las últimas zonas de África en atraer el interés de los países europeos que, durante el siglo XIX, pugnaban por hacerse con el mayor espacio africano posible. No fue sino hasta principios del siglo XX cuando franceses y españoles se repartieron Marruecos.Dividido entre colonias francesas y españolas, Marruecos alcanzó su independencia en 1956, aunque España continuó reteniendo los enclaves de Ceuta y Melilla en el norte, sitio que hoy permanece como una manzana de la discordia entre los dos países. El primer jefe del nuevo estado fue el Sultán Mohammad V, quien cambió su título por el de Rey de Marruecos.

A su muerte, en 1961, le sucedió su hijo, Hassan II. El punto más importante en la política marroquí desde mediados de los años 70 ha sido la disputa sobre el territorio del Sahara, anteriormente conocido como Sahara Español y en la actualidad, como República Árabe Saharaui emocrática.

Durante dos décadas las fuerzas del ejército marroquí y las del Frente Polisario (Frente para la Liberación de Saguia, el Hamra y Río de Oro) mantuvieron sus enfrentamientos armados. El intento de encontrar un arreglo con la mediación de la ONU llevó al alto el fuego en septiembre de 1991 como el primer paso para la celebración de un referéndum sobre la autodeterminación del territorio. Sin embargo, los impedimentospuestos por parte del Reino de Marruecos inciden en el por qué, hasta hoy, éste aún no se lleva a cabo.

A la muerte del rey Hassan II en julio de 1999 le sucedió su hijo, el rey Mohammed VI, el cual ha introducido cambios significativos en la apertura democrática del país, permitiendo a diferentes comunidades étnicas mayor participación en la toma de decisiones sociales y políticas.

Casos
A 30 años del golpe
Rabie
Cuba
Brasil
Buscador
Columnistas
Redactores
Sala de diálogo
Regístrese

Reciba en su correo a "El Periodista"

Otros artículos de

Sitio desarrollado con Newtenberg Engine